¿Cómo superar la pérdida de tu bebé?

Según datos de la OMS, sólo en 2009 se produjeron 2,6 millones de muertes fetales en todo el mundo, lo que equivale a 8.200 muertes al día. Pese a los altos índices de mortalidad peri y neonatal, se trata de un hecho del que apenas se habla. Silenciar un aspecto que resulta tan altamente doloroso, no provoca olvido sino desamparo en quien lo sufre, agravando aún más, la situación. Hablemos del duelo perinatal, de su proceso emocional y de cómo podemos afrontarlo.

Qué es el duelo perinatal

Entendemos por duelo perinatal la pérdida del bebé durante el proceso de gestación a partir de la semana 22, hasta una semana después del nacimiento. Como todo proceso de duelo o pérdida, tras el shock o impacto inicial, se desencadenan una serie de alteraciones emocionales y /o estadios que dejan palpable la intensidad de tal vivencia, pudiendo dar lugar, a cuadros de mayor intensidad como: trastornos depresivos, ansiosos o, de estrés post-traumático. No hemos de olvidar que detrás de cada embarazo suelen haberse forjado una serie de expectativas. Hablemos ahora de diferentes causas que pueden ocasionarlo.

Causas de una muerte perinatal

Entre las principales causas que pueden dar lugar a este episodio encontramos:

  • Aborto espontáneo: Se trata de la pérdida del embarazo de forma no voluntaria. Se estima que el 25% de los embarazos tienen un aborto de este tipo, dejando secuelas en la mujer como el creerse imperfecta y/o forjarse dudas sobre su capacidad fecundativa.
  • Aborto voluntario: Aunque exista tal voluntad de interrupción del embarazo, la persona pasa por una experiencia altamente estresante que no siempre se sabe gestionar.
  • Interrupción del embarazo por complicaciones: Algunos embarazos se interrumpen por causas como malformaciones o determinadas enfermedades que se sabe tiene el bebé. Tomar la decisión supone un gran impacto emocional para la madre.
  • Pérdida de feto intrauterino: Se sabe que es cuando se pierde al bebé en un estadio bastante avanzado de embarazo.
  • Perdida de feto intraparto: Se produce la pérdida, en el momento del alumbramiento. Es un proceso altamente doloroso.
  • Muerte neonatal: Se produce la pérdida, los días siguientes al nacimiento hasta la primera semana. Conocido también como muerte súbita.

Consecuencias emocionales del duelo perinatal

El momento de shock o impacto inicial, suele durar entre unas horas y/o primeros días o incluso, semanas. Tras ello, aparece una fase conocida como la fase de enfado, donde la persona siente una profunda ira hacia la situación vivida. A su vez también se puede, o no, alternar con una sensación de profundo pesar, desamparo, malestar y/o tristeza. Es frecuente, la aparición de llantos seguido y/o acompañados de mucha rabia. Esta es una de las fases más duras, donde el apoyo social y/o profesional será vital para poder gestionarlo de forma adecuada. Durante éste, es normal la aparición de ideas de tipo recurrente y/o obsesivo en referencia al bebé perdido, dificultades para conciliar el sueño, alteraciones de tipo alimentario, normalmente por defecto, así como, sensación de injusticia, fracaso social y profundo pesar. En algunos casos, incluso ideación de tipo autolítico. Tras un gran periodo de negociación sin resultado acabamos aceptando lo ocurrido. La persona aprende a vivir con ese dolor y es entonces cuando hablamos de superar. 

Cómo afrontar la pérdida del bebé

Ante una vivencia de este tipo es muy recomendable que tengas y tengáis en consideración una serie de aspectos para poder sobrellevarlo del mejor modo posible.

  1. No te culpes: Sentirte culpable, no soluciona las cosas. La culpa es un sentimiento altamente tóxico que nos lastra. Desgraciadamente, a veces tenemos que vivir experiencias altamente injustas, dolorosas y sin sentido. Asumirlo es un gran paso.
  2. No permitas frases como: “Sois muy jóvenes ya vendrán más”, “Al menos sabes que puedes quedarte embarazada” o “Te vuelves a quedar preñada y ya está”. Antes de montar en cólera, entiende que probablemente quien te lo dice lo hace desde la voluntad de ayudarte, con un alto grado de torpeza por su parte, eso sí. Es importante que hagas saber que para ti y tu pareja esto ha supuesto un gran impacto y que, como tal, tiene un espacio en tu vida que has de gestionar.
  3. Dedica un espacio a llorar y canalizar tu dolor: esto no te hace más débil. Es absolutamente necesario que expreses tus emociones, sólo así, podrás superarlas.
  4. Respeta tu duelo y el de tu pareja: Habla con tu pareja y hazle saber cómo estás y preocúpate por cómo está. Darse apoyo emocional es muy importante para sentirse comprendido.
  5. Entiende que más personas pueden estar afectadas: Nadie duda que los padres son los principales afectados pero la familia también sufre ante este acontecimiento (abuelos, hermanos) y es importante hablar con ellos también.
  6. Grupos de ayuda mutua: asistir a terapia de grupo con personas que han vivido una situación similar produce mucho alivio y comprensión y es absolutamente necesario.
  7. Psicoterapia individual: Recibir apoyo psicológico en un momento así es de vital importancia para poder gestionarlo de forma óptima. Dedícate tu tiempo y no temas pedir ayuda.

Otros contenidos del dosier: Complicaciones durante el embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test