Cuidados del rostro durante el embarazo

El cuidado del cutis

Tal vez hayas observado que durante el embarazo la piel del rostro se embellece, volviéndose más fina y transparente. Los estrógenos tienen la capacidad de dilatar los vasos sanguíneos, con lo cual el cutis se ilumina y adquiere un tono ligeramente rosáceo que le aporta frescura y claridad. Naturalmente, suprimir el tabaco y el alcohol y alimentarse de forma equilibrada contribuyen a su buen aspecto.
Cuidados suaves
Sin embargo, debes saber que las hormonas también resecan la piel. Si la tuya es seca por naturaleza, ha llegado el momento de cambiar los productos para su cuidado. Evita las lociones tónicas con alcohol que pueden resultar agresivas para tu epidermis y aplícate una crema hidratante por la mañana y por la noche. Otra forma de compensar la sequedad es beber abundante agua (2 litros al día, lo que equivale a una botella de litro y medio más el vaso del desayuno). En cuestiones de maquillaje, puedes hacer lo que te apetezca, pues lo importante es que te sientas guapa. Sólo deberás tener cuidado con los productos perfumados o que contengan alcohol, ya que durante la gestación aumenta el riesgo de desarrollar alergias. Para desmaquillarte, utiliza productos suaves y no astringentes.
sol!
¿Te han aparecido manchas de color marrón en la frente, las sienes y los pómulos con los primeros rayos de sol? Se trata del cloasma gravídico o melasma, popularmente conocido como «máscara del embarazo», que afecta al 70% de las mujeres embarazadas a partir del cuarto mes. Las pieles mate son las que más sufren estos cambios de pigmentación, que durante el embarazo se deben a un importante aumento de las hormonas que favorece la síntesis de melanina. ¿Qué se puede hacer para prevenir el cloasma? Naturalmente, en primer lugar hay que evitar la exposición al sol. Aplícate una crema de protección solar total, aunque estés en la ciudad, desde los primeros días de sol. Utiliza gafas de sol y un sombrero de ala ancha cuando la exposición al sol sea mayor. Si a pesar de estas precauciones aparecen las temidas manchas, debes saber que por lo general desaparecen seis meses después del parto. En caso de que persistan, el dermatólogo podrá recetarte una crema despigmentante. Aplicando esta crema sobre las manchas cada noche y utilizando una protección solar durante el día, al cabo de unos meses incluso el cloasma más persistente habrá desaparecido. Este tipo de cremas suelen contener hidroquinona asociada a un corticoide, la vitamina A ácida o los alfa hidroxiácidos (AHA). Después del parto, y una vez despigmentada la piel, evita tomar una píldora anticonceptiva a base de estrógenos (consúltalo con tu ginecólogo).

Un desagradable ataque de acné

Las alteraciones hormonales que sufre tu cuerpo pueden provocar un repentino acceso de acné al principio del embarazo debido a la hipersecreción y a la retención del sebo que no llega a salir por los poros. Las zonas más afectadas son la cara, el pecho y la espalda. En este caso, tu médico te recetará cápsulas de zinc para regular el flujo de sebo, pues éste es el único tratamiento que puedes seguir estando embarazada. Para aumentar su eficacia, deberás seguir unas estrictas normas de higiene y lavarte la cara con un pan dermatológico para pieles sensibles. En cuanto a la alimentación, evita las especias, el café y, naturalmente, las bebidas con alcohol. El acné desaparecerá progresivamente al cabo de unas semanas.

Otros contenidos del dosier: En forma durante el embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test