La fiebre del running

Correr adelgaza, fortalece los huesos, mejora el humor y la vida sexual

Mauro Fuentes, director de Social@Ogilvy, padecía un problema de sobrepeso. Casi tres años y dos maratones después, ha llegado a su peso ideal con 16 kilos menos.
En 2001, Manuel Marlasca, el jefe de investigación de La Sexta Noticias, tenía su rodilla izquierda destrozada. Comenzó a correr como terapia de rehabilitación: “fue muy dura, pero me enseñó que se puede con mucho más de lo que imaginamos. Así que empecé a medirme, a ponerme pequeños retos, poco a poco, hasta que di el salto a las medias maratones”. De ahí a Nueva York, después Berlín y Londres, para él, “el mejor maratón: por organización y cuidados al corredor”.

Correr no solo adelgaza y fortalece los huesos, también aumenta las endorfinas y los niveles de serotonina, es decir, nos hace estar más felices, menos irascibles e incluso más activos sexualmente.

Mauro Fuentes en el Rock'n'Roll Madrid Marathon 2013.
Fotografía de @Cuegalos

“Hay pocas cosas comparables a cruzar la meta de tu primer maratón”, asegura Marlasca que a sus 45 años se define como un “viejo trotón que piensa ya en su cuarto maratón”.

Manuel Marlasca en la maratón de Nueva York 

¿Por qué engancha el running?

Rocío G. Algora, reportera de MediasetSport, lo tiene clarísimo: “el running engancha porque si eres constante progresas rápido y liberas endorfinas, el estrés de todo el día se transforma en estado de bienestar”. Como dice el jefe de investigación de La Sexta Noticias: “de no correr nada a bajar de una hora en un 10.000 m. hay poco tiempo y eso estimula mucho”.

Rocío G. Algora, primera por la izquierda 

Las cifras hablan solas. Cada vez hay más carreras populares y los maratones registran récord de inscritos. Los corredores gastan más dinero que nunca en plantillas y proliferan las tiendas de zapatillas específicas, las revistas y webs especializadas. En este boom influye el factor generacional, según Mauro Fuentes: “Muchos corredores rondamos los 40 y a esa edad todos queremos ser más jóvenes”. Internet y las redes sociales también ayudan: “hay mil páginas y aplicaciones dedicadas al running, te puedes comparar con tus amigos, encontrar rutas nuevas, quedar para correr… todo eso hace que la gente se aficione y contagie incluso de un modo virtual”. Para Rocío, la fiebre del running tiene que ver con el contexto social: “la gente no tiene ni tiempo ni dinero y correr te permite planificarte tus propias salidas y gastar dinero en unas zapatillas y listo”.

¿Cómo puedes empezar a correr?

Lo mejor es empezar paso a paso, nunca mejor dicho, y con sentido común: “nunca debes acabar con sensación de agotamiento, con la cara desencajada”, aconseja Rocío. “Al principio tienes que correr para divertirte. Es fundamental terminar con ganas de más. Hay que empezar primero simplemente buscando sensaciones, luego llegan los 5 kms. Cuando los completas tranquilamente llegas a los 10. El paso a la media maratón, donde me encuentro ahora, requiere tiempo. Entrenar tres días a la semana y ver que las pulsaciones no se disparan… es muy importante escuchar al cuerpo”.

Una dieta equilibrada muy rica en hidratos y proteínas

Además de vitaminas y minerales (frutas y verduras), la dieta del corredor debe ser muy rica en hidratos de carbono (entre un 60% y un 65%), que aportan el glucógeno que da energía a los músculos; y proteínas, fundamentales para  la recuperación posterior  y el desarrollo muscular. Para entrenamientos largos, Ana González-Madroño, licenciada en Ciencias Biológicas y Máster en Nutrición y corredora, recomienda hacer el día anterior una cena rica en hidratos y un desayuno completo, y durante el entrenamiento, comer y beber a intervalos regulares.  Hay geles y barras específicas que aportan los hidratos necesarios para soportar el esfuerzo.

¿Cómo evitar los riesgos del running?

Como cualquier deporte de esfuerzo, el running conlleva riesgos. La Sociedad Europea de Cardiología recomienda a los corredores habituales la realización anual de una historia clínica, una exploración completa y un electrocardiograma. “El objetivo es detectar una posible alteración cardíaca", explica el doctor Juan Quiles, cardiólogo del hospital de Sant Joan. En Italia, tras implantar de manera sistemática la realización de estas tres pruebas, se comprobó que se había reducido de manera significativa la cifra de muertes súbitas durante las carreras.

Asimismo, es importante evitar el sobreentrenamiento, alternando momentos de trabajo con recuperación: “si no descansas puedes lesionarte: fascitis plantar, contracturas, calambres. Si las zapatillas que llevas no amortiguan el impacto o no son idóneas para tu pisada pueden aparecer lesiones en rodillas y pies. La práctica conlleva una teoría, sería bueno que las personas antes de salir a correr conocieran puntos básicos de este maravilloso deporte”, aconseja Rocío, ávida lectora de revistas y webs especializadas.

Si a ti también te ha picado el bicho del running, te gustará apuntar en un cuaderno los datos de cada salida: día, tiempo de entrenamiento, pulsaciones, circuito, distancia recorrida, sensaciones, temperatura y comentarios. Rocío lo hace y nos dice que “ver los progresos es realmente gratificante”.  Toma nota y ¡run!

Otros contenidos del dosier: Correr

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test