¿Cómo acabar con los calambres?

Nadar, correr, montar en bici... ¡disfrutas haciendo deporte! Concentrada en tu objetivo, estás pensando en lo bien que te quedará ese pantalón nuevo... ¡hasta que un calambre estropea el momento! Y no es la primera vez. Nuestro entrenador Vincent Viet, nos explica las principales causas y, sobre todo, cómo evitarlos.

¿Qué es un calambre?

Los deportistas, amateurs y profesionales, lo conocen bien: el calambre muscular es una contractura que aparece de repente. Se trata de una sensación intensa, muy dolorosa, pero que suele ser pasajera. "Al hacer deporte, el cuerpo utiliza músculos cuyas contracciones producen numerosos intercambios de sales minerales a nivel celular" explica el entrenador Vincent Viet. Si estás deshidratada o mal hidratada, este intercambio es más difícil y produce inevitablemente un calambre. En la vida diaria, no nos hidratamos lo suficiente así que cuando hacemos un esfuerzo deportivo ¡pagamos las consecuencias! El cuerpo reacciona señalando un desequilibrio a través de esta dolorosa contractura.

Los calambres pueden aparecer también a causa del uso de material inadecuado: una mala raqueta o un sillín muy bajo acortan el músculo; las zapatillas muy apretadas pueden limitar el flujo de sangre y propiciar la aparición de los calambres… El entrenador es tajante: “utiliza el material adecuado tu actividad y ¡que sea cómodo!".

¡Luchar contra los calambres!

"Hay que empezar por hidratarse a pequeños tragos durante una sesión deportiva, aproximadamente, cada 10 minutos" recomienda Vincent Viet. “Para que dé resultado, lo mejor es escoger un agua rica en sales minerales con un poco de azúcar que servirá para fijar las sales de manera eficaz durante el esfuerzo deportivo". Hay determinadas bebidas que no debes consumir el día que vas a hacer deporte: las bebidas diuréticas como el café, el té, otras bebidas adelgazantes o alcohol.

Entrena de manera progresiva. "Cuando no practicas una actividad regular, vale más empezar poco a poco o los calambres serán frecuentes..." avisa Vincent Viet. El músculo agota las reservas de sales minerales rápidamente así que hay que acostumbrarlo poco a poco para que se adapte al esfuerzo y poder evitar así la aparición de calambres. Los deportistas pueden también sufrir calambres si no calientan.

Consume potasio, calcio, magnesio que te aportan las sales minerales necesarias para el buen funcionamiento del músculo ya que cuando haces deporte, el organismo necesita aportes superiores a los normales. "Si quieres evitar los calambres sin cambiar radicalmente tu alimentación, opta por comer plátano los días que entrenas y chocolate negro 70%" recomienda el entrenador. ¡Sin pasarte, claro!

¡Cuando te da un calambre!

¡Descanso! No creas que se te pasará si continuas la actividad: más vale pararse. "Lo mejor es beber mucho, estirar y volver a empezar de manera progresiva" señala Vincent Viet. Al beber facilitas el drenaje y la circulación sanguínea y el estiramiento, seguido de un masaje, permite "recolocar" el músculo en su sitio. El truco del entrenador: "si el calambre es muy doloroso, ponte hielo y, si lo necesitas, medias de contención".

Si los calambres persisten, consulta a tu médico y hazte un análisis de sangre. ¡Un calambre debe ser siempre ocasional!

C. Maillard

Otros contenidos del dosier: Ejercicio físico para todos

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test