La importancia del calentamiento antes de esquiar

Estiramientos antes y después del esquí

Por la mañana los músculos están fríos. Para evitar distensiones, es importante calentarlos. Antes de subir a las pistas, haz esta serie de estiramientos para preparar la musculatura antes del esfuerzo. Cuando hayas acabado la jornada de esquí, vuelve a hacerlos para no levantarte con agujetas al día siguiente.

El tronco

1) De pie, con las piernas estiradas y los pies separados a la distancia de los hombros, levanta los brazos por encima de la cabeza e inclínate lentamente hacia el lado izquierdo sin mover la pelvis. Mantén la posición diez segundos, vuelve a la posición inicial y repítela al otro lado.

2) De pie, con los pies muy separados, las piernas estiradas y las manos en la cadera, inclínate hacia adelante y gira el tronco hacia la izquierda iniciando el movimiento con el codo derecho. Haz el mismo ejercicio hacia el lado derecho. Hazlos dos veces de cada lado.

Las rodillas

Antes de lanzarte a las pistas y someter las rodillas a movimientos rotatorios, pivotes y flexiones, tómate el tiempo de calentar estas articulaciones particularmente sensibles.

1) De pie, levanta la pierna derecha del suelo cruzando los dedos sobre el muslo. Sube y baja la pierna sin mover el muslo. Haz veinte movimientos. En la misma posición, haz rotaciones de la rodilla orientando la punta del pie de izquierda a derecha. Haz veinte rotaciones con cada pierna.

2) De pie, con los brazos a lo largo del cuerpo y los pies juntos, flexiona ligeramente las rodillas hacia el pie izquierdo. Vuelve a la posición inicial y haz el movimiento hacia el lado derecho. Encadena diez o quince movimientos, respira unos segundos y vuelve a empezar.

Las piernas

1) De pie, con los pies separados a la distancia de los hombros, flexiona la rodilla izquierda hacia atrás y sujeta el pie con la mano izquierda. Mantén el equilibrio sobre la pierna derecha, acerca el pie izquierdo hacia los glúteos, sin desencajar la pelvis, y dirige la rodilla hacia el suelo. Mantén la posición veinte segundos y cambia de lado.

2) De pie, con las piernas muy separadas, flexiona la rodilla derecha y mantén la pierna izquierda estirada. Dobla la rodilla derecha hasta que sientas que el muslo izquierdo está bien estirado. Mantén la posición veinte segundos, vuelva a la inicial y repítela hacia el otro lado.

3) De pie, con las piernas estiradas, inclínate hacia adelante y reposa las manos en el suelo. Flexiona la rodilla izquierda y ponte de puntillas manteniendo la pierna derecha estirada. Mantén la posición 15 segundos y cambia de lado.

Pequeño recordatorio de las reglas de base

Antes de esquiar comprueba que las fijaciones están bien con un profesional. Muchos accidentes son resultado de un equipo mal ajustado.

En la pista, controla la velocidad. Los adelantamientos y los giros no deben poner en peligro a los demás esquiadores.

No te pares en medio de una pista. Antes de hacer una pausa, asegúrate de que no molestas a los esquiadores y de que éstos te ven.

Aunque esquíen bien, no olvides ponerles casco a los niños, los accidentes suelen provocarlos los otros.

Para tener unas vacaciones en paz, ¡sé prudente!

H. Huret

Otros contenidos del dosier: Esquí

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test