El hatha yoga

El hatha yoga (hatha-yoga o incluso hathayoga) designa en sánscrito la unión (yoga) de las energías del cuerpo (ha) y el espíritu (tha), del sol y la luna, de las energías del ying y el yang.
Es el tipo de yoga más practicado en occidente. Toda la información con Céline Ubico, codirectora (con Gérard Arnaud) de la Federación Francesa de Yoga (Studio Gérard Arnaud Yoga).

El hatha yoga, ¿qué es?

El hatha yoga es un método de yoga suave y no competitivo. “Se practica con suavidad y lentitud, con placer”, resume Céline Ubico.
Esta disciplina tan completa como accesible no requiere un alto nivel de flexibilidad o resistencia ya que se adapta a las posibilidades, al estado físico y a la edad de cada persona y ofrece un potencial de progresión casi ilimitado.
Es el método más sencillo para descubrir y dominar el yoga. Con esta actividad física tan completa, no hay que tener miedo a lesionarse o dañar las articulaciones ya que el principio número uno es escucharse a uno mismo.

El hatha yoga, bueno para todos

Dispensado y dirigido por un profesional cuando se es principiante, Céline Ubico aconseja la práctica del hatha yoga a cualquier edad: “como un juego para los niños e incluso en una silla para las personas de edad muy avanzada”.
Ya seas hombre o mujer (incluso embarazada), escolar, estudiante, activo o jubilado, puedes hacerlo: ¡no hay una edad concreta para empezar… ni continuar! En cambio, en el caso de las personas jóvenes y en buena condición física, Céline Ubico recomienda que opten más bien por el vinyasa yoga, un método más dinámico.
Incluso aunque sólo existan unas pocas contraindicaciones médicas para la práctica del hatha yoga (intervención quirúrgica reciente, epilepsia, esclerosis múltiple, embarazo patológico, etc.), siempre conviene pedir opinión al médico de cabecera.
Si tenéis dolor en alguna parte concreta del cuerpo (cervicales, lumbares…), no dudéis en hacérselo saber a vuestro profesor, quien adaptará las posturas y enlaces a vuestro estado, ya que puede que algunas asanas estén desaconsejadas.

¿Cómo se desarrolla una sesión de hatha yoga?

Generalmente, una sesión dura entre 1 h y 1.30 h. Existen diversos niveles, desde principiante hasta avanzado. Se trata de encadenar y mantener durante algunos minutos diferentes posturas (asanas) más o menos complicadas.
A ello se añade el control del aliento, la respiración (pranayama) y la concentración. La mayoría de las veces, la sesión empieza y sobre todo termina con unos diez minutos de descanso y relajación, normalmente estirados en el suelo, que es un momento de transición antes de volver a las actividades diarias.
Según la zona, los precios varían entre 10 y 30 € por sesión en una clase en grupo.

¿Cuáles son los beneficios del hatha yoga?

Tras un mes de práctica, ya se pueden notar los primeros beneficios del yoga, es decir, según Céline Ubico, “una sensación de calma, bienestar y serenidad.Conserva el cuerpo y relaja la mente.Es una verdadera fuente de equilibrio:entre físico y espiritual, fuerza y flexibilidad, determinación y aceptación”.
Tened en cuenta que esta disciplina influye muy rápidamente en el estilo de vida. A corto plazo, se puede esperar que el estrés (ya sea emocional o físico) disminuya, que se mejore la flexibilidad, la memoria, la concentración y la postura, que se consiga un adormecimiento y un sueño de calidad, se desarrollen las capacidades respiratorias, se gestionen mejor las tensiones y se equilibre el día a día; en resumen, se espera un determinado nivel de forma y bienestar global.
Evidentemente, todo esto no es posible si no se vive plenamente el yoga y nos implicamos en cuerpo y alma, no se trata únicamente de presentarse a las clases semanales para aficionados esperando que los resultados aparezcan con el mínimo esfuerzo y una mínima inversión corporal y espiritual.
El yoga preconiza la moderación y la prudencia, de hecho resultaría inoportuno practicarlo poniendo en peligro la salud (alcohol, tabaco) o manteniendo al mismo tiempo conductas que ponen en peligro la salud.

¿Cómo escoger el profesor de hatha yoga?

Céline Ubico recomienda escoger un profesor de yoga titulado y formado.Resulta esencial que disponga de un diploma que le certifique como mínimo 200 horas de formación en un centro autorizado.
Según ella, “un buen profesor debe escuchar a sus alumnos y ponerse a su alcance, y saber adaptar sus clases a los temperamentos y a las morfologías de los participantes”.
Para encontrar la clase o el profesor que os vaya mejor, podéis pedir que os dejen participar en alguna clase de prueba. También podéis consultar el listado de profesores certificados en los listados oficiales de yoga.
Si tenéis alguna duda en relación a las competencias o cualificaciones de un profesor, podéis contactar con el organismo de formación en el que se ha formado esta persona.

A. F. Gaspar-Lolliot

Fuentes:Entrevista a Céline Ubico

Otros contenidos del dosier: Yoga

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test