Expresar necesidades en pareja, una tarea difícil

Nadie tiene telepatía

No esperamos que el dependiente de una tienda sepa lo que queremos con tan solo mirarnos, sería una locura confiar en que se acercará con el producto ideal en la mano y más aún enfadarnos si no lo hace. ¿Verdad?
Ante este ejemplo tod@s diremos que por supuesto no se puede esperar eso en una tienda pero coincidiremos en que no es lo mismo que esperarlo de nuestra pareja, porque ya nos conoce, porque interpreta nuestros gestos y señales etc. Pero conocer a alguien no implica desarrollar un poder de telepatía, ¿verdad?
Con esto se quiere decir que quizás podamos esperar que alguien sepa lo que nos gusta porque nos conoce profundamente. Si pensamos en tema regalos esto puede tener sentido, si nuestra pareja aparece con una equipación de baloncesto cuando no hemos jugado en nuestra vida ni hemos manifestado intención nos puede sorprender enormemente.
Pero no estamos hablando de regalos, hablamos de necesidades emocionales. Pongamos un ejemplo: Paula está triste, ha tenido un mal día y se siente realmente deprimida, llega a casa donde vive con Carlos y él nota que viene con mala cara, le pregunta pero ella no quiere hablar mucho. Carlos ha hecho planes con sus amigos esa noche así que se va y Paula, sola en casa, se enfada mucho. ¿Es que no ha visto que está triste? ¿Cómo puede dejarla sola en un momento así?
Partamos de la base de que cada persona tiene una manera de enfrentarse a los problemas y, normalmente, tendemos a creer que todo el mundo lo hace como nosotros. Es probable que Carlos haya notado perfectamente la tristeza de Paula pero se haya puesto en su lugar y él preferiría estar solo en ese caso, así que ha hecho lo propio.
Sea por esa razón o por cualquier otra, Paula no ha manifestado su necesidad en ningún momento, no le ha dicho “Carlos, no me encuentro bien, me gustaría que te quedases conmigo” así que es imposible que él haya podido adivinar lo que ella quería.

Casos como este se dan muy a menudo en las parejas y llevan a discusiones. Incluso con este ejemplo muchas personas estarán pensando que Paula tiene razón en enfadarse. Pero si nos ponemos en el lado de Carlos seguro que no hemos podido adivinar las necesidades de las personas de nuestra alrededor y les hemos defraudado, sin quererlo, mil veces. ¿No hubiera sido más sencillo decirlo directamente?
Es posible que la idea de amor romántico con la que hemos crecido gracias a las novelas, el cine y la televisión, haya hecho que creamos que cuando amas a alguien sabes leerle la mente pero la experiencia y el sentido común nos dice que es imposible.

Cuando tememos importunar

Algunas personas se encuentran en situaciones como la anterior pero no se enfadan sino que se entristecen. Es decir, no creen que su pareja tenga que adivinar sus pensamientos pero tampoco se ven capaces de expresarlos y la frustración llega muy a menudo.
Es posible que evitemos expresar nuestras necesidades por temor a molestar de alguna manera. También es probable que esta idea venga de la manera que han tenido de criarnos, si en nuestra infancia tampoco nos han dejado pedir lo que queríamos o no nos han enseñado a hacerlo.
A veces ocurre que no podemos decir lo que necesitamos porque no somos capaces de saberlo nosotros mismos.
En principio debemos pensar que nuestra pareja quiere que seamos felices y que si pedimos algo que necesitamos tratará de hacerlo. Por otro lado, obviamente todos tenemos derecho a decir que no pero eso no debemos tomarlo como una ofensa, no es justo pensar que se nos dará todo lo que pidamos solo por hacer el esfuerzo de expresarlo.
La solución a este problema es comenzar pidiendo cosas pequeñas, que no supongan un conflicto para nosotros, por ejemplo expresar lo que nos apetece hacer ese día, o si queremos comer tal o cual cosa o ver una película. Veremos que, en la medida de lo posible, nuestra pareja nos escucha y atiende y que aunque no se haga siempre lo que queramos nosotr@s, no pasa nada en absoluto.

Otros contenidos del dosier: Comunicación en la pareja

Comentarios

Artículos destacados

Educación constructivista: en qué consiste
Educación constructivista: en qué consiste

En estas escuelas no hay libros de texto, sino que se trabaja por proyectos. Los niños dirigen su propio proceso de...

La felicidad de las parejas en igualdad
Adicto a las relaciones complicadas
¿Qué es el “gaslighting”?
Brownout: el trabajador desmotivado
¿Tu hijo puede ser un genio de las mates?

Los estudiantes suelen quejarse de que muchas de las materias que estudian no les servirán después. Sin embargo, tener un ...

Hacer otros Test