El peligro de abusar de los protectores gástricos

La Vitamina B12 (también denominada cianocobalamina) tiene un papel protagonista a la hora de formar la vaina de mielina que envuelve las terminaciones neuronales. Estas vainas de mielina, que actúan como aislante cual si de un sistema eléctrico se tratase, son esenciales para permitir la transmisión correcta de los impulsos nerviosos (órdenes cerebrales) hasta los tejidos que los han de llevar a cabo.

 La vitamina B12 necesita de una proteína que se forma en el estómago (el denominado Factor Intrínseco (FI)) para su correcta absorción a nivel de ileon (tramo final de intestino delgado). Además, la unión entre la Vitamina B12 y este Factor Intrínseco, que es la que al final permitirá su correcta asimilación, requiere de un entorno ácido.

Los protectores gástricos (omeprazol y demás) inducen una disminución en la secreción de ácido por parte del estómago. Esto comporta que el ambiente no sea tan ácido como se requiere para la correcta digestión de la Vitamina B12. El resultado de todo esto es que, si tomamos un protector gástrico, la Vitamina B12 que absorbemos puede verse disminuida hasta en un 65%.

Síntomas de un déficit de Vitamina B12

A nivel de nuestras terminaciones nerviosas, como decíamos, se creará un funcionamiento erróneo de la transmisión de los estímulos nerviosos, que puede llevar a que notemos hormigueos, rampas, algún déficit motor localizado… Son signos que han de alertarnos sobre la posibilidad de una carencia de Vitamina B12 en nuestro organismo.

Un estudio demuestra la relación entre protector gástrico y déficit de Vitamina B12

El estudio, llevado a cabo por un equipo de investigadores del Kaiser Permanent Institut (EEUU) comparó a 25.956 personas que presentaban niveles bajos de Vitamina B12 en su organismo, con 184.199 personas con niveles normales de dicha vitamina. Una vez eliminados los diversos factores que pudieran explicar esa carencia, y que no fueran la toma de protectores gástricos, se constató que existía relación entre tomar dichos protectores, y la aparición de un déficit de Vitamina B12 a largo plazo. Esta relación era significativa cuando la toma de protector gástrico se realizaba durante 2 ó más años. Al parecer, tomarlo durante poco tiempo no parece asociado con una carencia de Vitamina B12 en el organismo. 

No sólo demencia…

Pero la Vitamina B12 no sólo tiene un papel esencial en la formación de las vainas de mielina; también lo tiene en la formación y maduración de los glóbulos rojos (y, en general, de todas las células sanguíneas: leucocitos incluidos). Así, la carencia de Vitamina B12 da lugar a un tipo de anemia que, a diferencia de la debida a una carencia de hierro (la más frecuente en el mundo) no da lugar a glóbulos rojos pequeños, sino más grandes de lo normal, aunque inmaduros, y menos eficaces a la hora de transportar el oxígeno a los diversos tejidos corporales. 

¿Dónde podemos encontrar la Vitamina B12?

Esencialmente, en la carne. Esto hace que la personas con dietas vegetarianas estrictas deban buscar el aporte de dicha vitamina mediante complejos vitamínicos de farmacia, so pena de padecer el cuadro explicado.

Existe, para personas que no pueden absorber correctamente la Vitamina B12, bien porque no disponen de Factor Intrínseco (recordemos que se trata de aquella proteína que se formaba en la pared del estómago, y cuya carencia impide que nuestro cuerpo absorba y digiera la Vitamina B12), bien porque realmente necesitan protección gástrica (personas que padecieron, en su momento, alguna úlcera gástrica, por ejemplo), una forma de Vitamina B12 inyectable. Esto, que a priori puede parecer molesto para el paciente, permite obviar todos los problemas que pueden condicionar la absorción de esta vitamina (básicamente, los que hemos comentado durante el presente artículo). 

Otros contenidos del dosier: Efectos secundarios de los medicamentos

Comentarios