Cáncer de la epidermis

Causas

Carcinomas basocelulares. Se deben a una proliferación anómala de las células de la capa basal de la epidermis. Están asociados esencialmente a una exposición prolongada de la piel al sol. Aparecen, sobre todo, en las partes descubiertas de la piel (cara y dorso de las manos). Afectan, generalmente, a las personas que trabajan al aire libre, como los marinos y los agricultores.
Carcinomas espinocelulares. Se desarrollan a partir de células diferentes, situadas en la epidermis. Se conocen como células espinosas. Este cáncer suele formarse sobre lesiones preexistentes de la piel: cicatrices (sobre todo quemaduras), lesiones crónicas (como úlceras de las piernas) o pequeñas lesiones sobreelevadas (se observan con frecuencia en el dorso de las manos y en la cara de los ancianos). Estas últimas pueden ser debidas a la exposición solar (queratosis solar) o a una intoxicación crónica por arsénico (queratosis arsénica). Los carcinomas espinocelulares también pueden afectar a las mucosas: por ejemplo, alrededor de los labios, especialmente en los grandes fumadores.

Signos

Carcinomas basocelulares. Se manifiestan por una lesión característica, la perla epitelial. Se trata de una pequeña lesión en forma de semiesfera, de color rosado o amarillo pálido, bien delimitada, firme a la palpación y, a veces, rodeada de una pequeña dilatación de los vasos sanguíneos. Si no se le presta atención, la lesión inicial se desarrolla y puede adquirir aspectos diferentes.
Carcinomas espinocelulares. Producen, generalmente, un tumor sobreelevado. Se trata de una lesión bastante grande, rodeada de una zona roja inflamada. La cúpula es grisácea y costrosa. El fondo es rojo oscuro, ligeramente sangrante, rodeado de un granulado amarillento que es signo de ulceración. Estas lesiones suelen localizarse en el labio inferior, la oreja, las mejillas, los maxilares y, con menos frecuencia, en las manos y las extremidades. Este tipo de carcinoma también puede afectar a las mucosas: contorno de los labios, región del glande en el hombre y de la vulva en la mujer. Debe sospecharse el diagnóstico cuando una pequeña lesión erosionada sangra y no cicatriza.

Tratamiento

El tratamiento de los carcinomas basocelulares y espinocelulares consiste en la extirpación quirúrgica, con un margen de 2 a 2,5 mm de seguridad. La ablación debe completarse siempre con un examen de los tejidos extirpados, lo que permite conocer el estadio de evolución de estos cánceres. Cuando las lesiones son muy superficiales o aparecen en personas muy ancianas, pueden plantearse otros tratamientos, en lugar de la cirugía, como la criocirugía, la extirpación con bisturí eléctrico o el láser con gas carbónico.

Criocirugía

Consiste en la destrucción de los carcinomas de la piel por medio del frío.
Bajo anestesia local, se aplica sobre la lesión nitrógeno líquido, por pulverización con un vaporizador o por contacto con una sonda metálica (criodo) colocada directamente sobre la lesión. Unas horas después, se forma una ampolla voluminosa, que exudará durante varios días. Ésta deja paso a una costra negruzca adherente (escara), que no caerá hasta después de 1 o 2 meses de evolución.
La criocirugía es un método simple y poco costoso, que suele dar buenos resultados y que se emplea, sobre todo, en los ancianos que padecen lesiones múltiples.

Otros contenidos del dosier: Enfermedades de la piel

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test