Cáncer de colon

En los países occidentales, el cáncer de colon y de recto (porción terminal del colon) está en vías de alcanzar el primer lugar entre los tumores malignos, tanto en los hombres como en las mujeres. Representa el 15% de todos los casos de cáncer, proporción que aumenta un 10% cada 5 años, mientras que el pronóstico (supervivencia del 50% a los 5 años) ha evolucionado poco desde hace 20 años.
Este hecho subraya la importancia del diagnóstico precoz en las personas de riesgo.

Síntomas

El cáncer de colon se manifiesta a través de diferentes signos digestivos: estreñimiento, dolor abdominal persistente, hemorragia digestiva que se traduce en la presencia de sangre en las heces. Por otro lado, se altera el estado general del paciente, que presenta febrícula y anemia.
El primer signo del cáncer también puede ser una oclusión intestinal (cuando el tumor provoca un estrechamiento del espacio interior del colon): los alimentos se acumulan por encima del tumor y esto causa distensión del intestino y origina dolores intensos, así como detención de la emisión de heces y de gases.
El cáncer de colon también se puede descubrir por la detección de tumores secundarios que se han diseminado a partir del cáncer inicial (metástasis), en particular en el hígado.

Causas

Existe una predisposición genética al cáncer de colon. Esta enfermedad aparece con mayor frecuencia en personas con antecedentes familiares de este tipo de cáncer.
También es más frecuente en personas que padecen tumores benignos del colon, los pólipos, que presentan un riesgo elevado de degenerar en un tumor canceroso.
Diferentes enfermedades hereditarias, las poliposis digestivas (se calcula que la más frecuente, denominada poliposis rectocólica familiar, afecta al 0,03% de la población) se traducen en la aparición, a partir de la adolescencia, de cientos o incluso miles de pólipos que, si no se tratan, degeneran inexorablemente en tumores cancerosos.
El cáncer de colon también es más frecuente en personas que padecen desde hace mucho tiempo una inflamación crónica del colon.
Por último, un régimen alimenticio con poca fibra parece ser un factor que favorece su aparición.

Tratamiento

Consiste en extirpar la porción del colon afectada (colectomía parcial) y en suturar los extremos de los dos segmentos restantes para restablecer la continuidad del tubo digestivo. Esta escisión se asocia a la de los vasos y los ganglios vecinos y se completa, en ciertos casos, con un tratamiento medicamentoso dirigido contra las células cancerosas (quimioterapia). Este tratamiento permite reducir en un grado importante el número de recidivas. Cuando el cáncer aparece en la porción terminal del colon (recto), en ocasiones es necesario después de extirpar el tramo afectado, construir un ano artificial. Se practica un orificio en la pared del abdomen, al que se une el extremo final del colon. La materia fecal se elimina a través de este orificio y se recoge en una bolsa de material plástico que se cambia regularmente.
En los casos de pólipos difusos por todo el colon, el único tratamiento es la extirpación total del colon. El control posterior es obligatorio para poder detectar la eventual aparición de pólipos en el estómago y en el intestino delgado.

Profilaxis

Se basa en el diagnóstico precoz de la enfermedad y en la detección de pólipos que, a menudo, son el origen del cáncer de colon. La alimentación también interviene en la prevención de este tipo de cáncer. Por otro lado, se ha identificado el gen responsable de la poliposis familiar más frecuente, lo que representa una esperanza importante para la prevención de esta enfermedad.
En las campañas de diagnóstico sistemático, se ha propuesto la detección de sangre en las heces mediante una prueba, el Hemocult ® .
Detección precoz de los pólipos. Es especialmente importante en personas en cuya
familia hay o ha habido uno o más miembros afectados por cáncer de colon. La práctica regular de una colonoscopia permite observar y tratar un posible tumor desde el comienzo, lo que multiplica la probabilidad de curación.
Alimentación. Una alimentación rica en fibra tiene, al parecer, un efecto protector contra el cáncer de colon. Los alimentos con un contenido elevado de fibra son los cereales y sus derivados (salvado de trigo, harina de trigo integral, etc.), ciertos frutos (nueces, albaricoques, higos, ciruelas) y legumbres (judías secas, lentejas, guisantes).
Para que resulte eficaz, la fibra se ha de consumir regularmente y de forma constante.

Colonoscopia

La colonoscopia es una exploración que consiste en examinar la mucosa del colon mediante un tubo largo y flexible provisto de un sistema óptico (colonoscopio), que se introduce por el ano y se hace avanzar por el colon insuflándole aire. Se practica con anestesia general ligera.
La colonoscopia es indispensable para diagnosticar un cáncer de colon o para localizar un pólipo y, si es necesario, proceder a su escisión. También se usa para controlar a los pacientes operados por cáncer de colon o de recto.

Otros contenidos del dosier: Enfermedades digestivas y renales

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test