Cáncer de útero

El útero se compone de varias partes, entre las que cabe mencionar el cuerpo del útero, que alberga al feto durante el embarazo, y el cuello del útero, situado más abajo, que comunica el cuerpo del útero con la vagina. El cáncer de cuello y de cuerpo del útero difiere completamente.

Cáncer de cuello del útero

Después del cáncer de mama, el cáncer de cuello del útero es el más frecuente en la mujer. Al igual que la inmensa mayoría de los cánceres (90% de ellos), se trata de un carcinoma, es decir, de un tumor que se desarrolla a partir de un tejido de revestimiento denominado epitelio.
Lesiones precancerosas. La aparición de este cáncer va precedida de lesiones denominadas displasias (“mala formación”) del cuello del útero. Estas displasias se pueden detectar y tratar precozmente, lo que evita la evolución hacia el cáncer. Si no se tratan, pueden evolucionar hacia un cáncer localizado, que al cabo de 10 a 15 años, se extiende a los órganos vecinos (vagina, vejiga, etc.): el cáncer se ha vuelto invasor.
Factores de riesgo. Desde hace mucho tiempo, se conocen los factores de riesgo de este cáncer: actividad sexual precoz, gran número de parejas con relaciones sexuales sin protección con preservativo. Estos factores favorecen la aparición de infecciones víricas provocadas especialmente por los papilomavirus humanos, responsables de
lesiones denominadas condilomas, que marcarían el comienzo del proceso canceroso.
Síntomas. Con frecuencia, no se manifiesta ningún signo. No obstante, las hemorragias anómalas (metrorragias) durante las relaciones sexuales o el flujo de color blanco (leucorrea) con vetas de sangre son signos que han de alarmar a toda mujer.
En la exploración ginecológica, el médico observará el aspecto de las lesiones y practicará un frotis como método de detección precoz.
Diagnóstico. Si el resultado del frotis practicado no es normal, se deberá hacer un examen detallado del cuello del útero (colposcopia) para observar las zonas del cuello sospechosas y tomar muestras de tejido (biopsia).
El análisis de las células de estos tejidos permite precisar si las lesiones son benignas, precancerosas o cancerosas.
Tratamiento. Depende del estadio de evolución de las lesiones: - en el estadio de simples lesiones precancerosas, se destruye el tejido anómalo (láser, destrucción por medio del frío); - en el estadio de lesiones precancerosas (displasias) importantes, la intervención (denominada conización) consiste en la ablación de una porción cónica en la base del cuello del útero; - en el estadio de cáncer más avanzado (cáncer invasor), el tratamiento depende del grado de extensión del cáncer. Se recurre a la cirugía, a la radioterapia y, eventualmente, a la quimioterapia, que se pueden usar por separado o combinadas, según cada situación.

Cáncer de cuerpo del útero

El cáncer de cuerpo del útero también recibe el nombre de cáncer de endometrio, por el nombre de la mucosa que tapiza el interior de la cavidad uterina. Las modificaciones de esta mucosa durante la vida genital de la mujer dependen de las hormonas (particularmente de los estrógenos). El cáncer de endometrio es menos frecuente que el cáncer de cuello uterino, aunque actualmente el número de casos nuevos en los países industrializados está aumentando debido al aumento de la esperanza de vida.
Factores de riesgo. Poco frecuente antes de los 40 años, este cáncer se detecta principalmente en la mujer menopáusica (80% de los casos). La edad media de aparición se sitúa entre los 60 y los 70 años.
A parte de la edad, los factores de riesgo de este cáncer son: - pubertad precoz y/o menopausia tardía; - el hecho de no haber tenido hijos o de haber tenido embarazos tardíos; - ciertas enfermedades, como la diabetes o la obesidad, son factores de predisposición; - consumo excesivo de estrógenos (es el motivo por el cual los estrógenos no se recetan solos para el tratamiento sustitutivo de la menopausia).
Síntomas. El tumor se manifiesta por hemorragias: en la mujer que no ha llegado a la menopausia, se trata de reglas abundantes o, sobre todo, de hemorragias entre las reglas. En la mujer menopáusica, la reaparición de pérdidas de sangre constituye un motivo de alarma. En ocasiones, puede haber un flujo vaginal de color blanquecino (leucorrea) y purulento. Para este cáncer no existe, como para el de cuello, un método de detección precoz.
Diagnóstico. Se basa en el examen directo de la cavidad uterina con un tubo provisto de un sistema óptico (histeroscopio). El análisis de una muestra de tejido obtenido de
la pared de la cavidad uterina (frotis) permite confirmar la sospecha de cáncer a partir de las imágenes radiológicas. Mediante otras pruebas complementarias, se puede hacer un balance de la extensión del cáncer.
Este cáncer evoluciona durante años. Se pueden encontrar metástasis en el hígado, el cerebro y los huesos, y los ganglios linfáticos están afectados con frecuencia.
Tratamiento. La cirugía es el tratamiento de elección si el cáncer está localizado.
Consiste en la extirpación del útero (histerectomía) y de los dos ovarios (ovariectomía).
En el cáncer invasor, otros tratamientos pueden complementar a la cirugía: la radioterapia externa o incluso local (braquiterapia o curieterapia) o la quimioterapia.

Papilomavirus

Los papilomavirus son virus que producen lesiones en la piel y en las mucosas. En la mujer, la infección del aparato genital por papilomavirus favorece el desarrollo de un cáncer de cuello uterino. Se manifiesta por la aparición de verrugas o de excrecencias denominadas “cresta de gallo”, y se transmite sexualmente. Actualmente existe una vacuna, denominada Gardasil, que ya se comercializa en España.
Una enfermedad engañosa. Con frecuencia, el cáncer de cuello del útero incipiente no provoca ningún síntoma y, de ahí, la importancia de la detección precoz.

Otros contenidos del dosier: Enfermedades genito-urinarias

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test