Cólicos Nefríticos

Evolución

Los dolores empiezan, habitualmente, de forma progresiva y se intensifican rápidamente. Evolucionan en forma de paroxismos muy violentos, a menudo insoportables, que no se alivian en ninguna posición.
El dolor sigue un trayecto característico: rodea el flanco e irradia al abdomen; a continuación, desciende hacia los órganos genitales. Muy a menudo, se asocia con trastornos digestivos, náuseas, vómitos y quemazón durante la micción. Cuando el obstáculo se sitúa en la parte baja del uréter, el paciente experimenta la necesidad frecuente de orinar, pero no consigue hacerlo.

Tratamiento

Primero se trata el dolor con analgésicos, ya que es una alteración difícilmente soportable y que puede durar horas.
Posteriormente, se suprime la ingestión de líquidos y se administran medicamentos antiespasmódicos o antiinflamatorios. La extracción o la pulverización de los cálculos no siempre es necesaria. Si el cálculo responsable del dolor es de pequeño tamaño, se elimina por vía natural. Cuando el cálculo es demasiado grande o el dolor no cede rápidamente con los medicamentos, debe extirparse mediante cirugía o litotricia.

Prevención

Es muy importante, para evitar los cólicos nefríticos, que las personas con factores de riesgo (p. ej., exceso de ácido úrico en la sangre y en la orina) sigan una dieta adecuada y tomen una cantidad importante de agua cada día.
En algunos casos, si el paciente presenta una enfermedad metabólica que provoque la formación de cálculos, puede ser preciso que siga una dieta específica. Se recomienda que no consuma alimentos ricos en ácido úrico, oxalatos o sales de calcio.

Pulverización de los cálculos

La intervención que consiste en pulverizar los cálculos urinarios se denomina litotricia. Los fragmentos obtenidos se eliminan de forma natural por la orina. El acceso a los cálculos se efectúa por endoscopia y la pulverización puede realizarse mediante una pinza o ultrasonidos.
Actualmente, se emplea cada vez más la litotricia extracorpórea, que no precisa ninguna intervención quirúrgica. Consiste en localizar el cálculo (por radioscopia o ecografía) y pulverizarlo mediante ondas emitidas por un aparato externo.

Casos urgentes

Los cálculos urinarios pueden requerir un tratamiento urgente. En caso de cólico nefrítico, cuando los medicamentos contra el dolor no son efectivos, puede ser necesario realizar una intervención inmediata de litotripsia extracorpórea o de extirpación del cálculo. El cálculo que ha producido una infección urinaria constituye una urgencia: se manifiesta por la asociación de cólicos nefríticos y fiebre que puede alcanzar los 40 ºC. En este contexto, existe un alto riesgo de que los gérmenes causales pasen a la sangre y provoquen una infección generalizada (septicemia). La orina infectada debe ser evacuada inmediatamente con la ayuda de una sonda. Por consiguiente, en caso de dolor intenso en la región lumbar, el paciente debe ser llevado al hospital, donde se valorará si necesita un tratamiento urgente.

Otros contenidos del dosier: Enfermedades genito-urinarias

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test