Enfermedad de Dupuytren

La enfermedad de Dupuytren afecta esencialmente a hombres de más de 50 años y en general a las dos manos. Lleva el nombre del cirujano que, en el siglo XIX, describió por primera vez los signos de la enfermedad.

Causas

La enfermedad de Dupuytren está provocada por el engrosamiento y la retracción, en la mano, de la membrana conjuntiva y fibrosa que constituye la envoltura de los tendones flexores de los dedos (aponeurosis palmar). Por lo general, no existe una causa aparente, aunque la afección es algo más frecuente en ciertos trabajadores manuales que utilizan herramientas vibradoras (perforadora neumática, tronzador, etc.). La diabetes, el consumo de antiepilépticos, el alcoholismo o el tabaquismo favorecen, al parecer, la enfermedad en algunos casos. Por otra parte, existe una predisposición genética, ya que la enfermedad de Dupuytren afecta al 50% de los miembros de una misma familia.

Síntomas

Los tejidos situados debajo de la piel tienden a engrosarse y a retraerse, lo que origina la formación de pequeñas bolas fibrosas (nódulos), duras y palpables en la palma de la mano. Posteriormente, aparece debajo de la piel una especie de cordón formado por tejido engrosado (brida de retracción). Más tarde, la afectación de las articulaciones de los dedos provoca la flexión de éstos. El comienzo de la enfermedad suele ser insidioso e indoloro. La situación puede permanecer estable durante años y los movimientos de los dedos son libres y están poco disminuidos. Más adelante, la movilidad de la mano empieza a dificultarse, especialmente para agarrar objetos. En algunos casos, los dedos no se pueden separar. Los dedos más afectados son el anular y el meñique, mientras que el pulgar está casi siempre indemne. En un estadio evolucionado, los dedos están bloqueados en garra y no se pueden extender.

Tratamiento

El tratamiento de la enfermedad de Dupuytren ha evolucionado mucho desde hace unos diez años. En las formas simples, el tratamiento suele ser muy eficaz en más del 80% de los casos. Si existe bloqueo de la articulación, la eficacia es un poco menor (70%).
Si la enfermedad se trata desde el comienzo, las infiltraciones locales de hidrocortisona pueden retrasar su evolución. En un estadio más avanzado, es posible romper las zonas duras de la palma de la mano con una especie de aguja que se introduce a través de la piel, usando anestesia.
Cuando estos métodos ya no son suficientes, se puede recurrir al tratamiento quirúrgico, que consiste en la ablación de las bridas de retracción y de los nódulos (aponeurotomía). Este tratamiento da buenos resultados, pero puede aparecer una recidiva.

Aponeurotomía

La aponeurotomía, al suprimir las bridas de retracción y los nódulos asociados a la enfermedad de Dupuytren, permite que los músculos reencuentren un espacio suficiente para recuperar su posición y su volumen normal. Esta operación se lleva a cabo con anestesia general. El cirujano practica una incisión en la piel que recubre el grupo de músculos afectados y luego, de la aponeurosis situada entre la piel y los músculos para que éstos puedan pasar a su través.

Aponeurosis

Las aponeurosis son membranas blanquecinas y resistentes, formadas por fibras conjuntivas. Las aponeurosis de revestimiento constituyen una membrana fibrosa que rodea los músculos y los separa de los órganos vecinos. Por ejemplo, la membrana que envuelve los músculos flexores de los dedos es la aponeurosis palmar. Varias aponeurosis se pueden agrupar en una membrana gruesa y densa, llamada aponeurosis de intersección, como la de la línea media de la pared abdominal, que agrupa a las aponeurosis de los músculos rectos mayores del abdomen.

Enfermedad de Ledderhose

La enfermedad de Ledderhose es el equivalente a la enfermedad de Dupuytren, pero en el pie. Está provocada por una distensión o un traumatismo del tejido fibroso que rodea los músculos. Se manifiesta por la retracción de la bóveda plantar, que provoca dolores vivos.
El tratamiento requiere en primer lugar el reposo del pie afectado, con la ayuda de plantillas ortopédicas. Más tarde, se puede practicar una intervención que consiste en extirpar la aponeurosis (aponeurectomía).

Dedo en resorte

El dedo en resorte es una afección frecuente, que corresponde al bloqueo de uno o varios dedos en flexión. La enfermedad afecta habitualmente a las dos manos, a menudo de forma desigual.
En la mayoría de los casos, el dedo en resorte está provocado por una pequeña bola fibrosa (nódulo) en el tendón flexor, que dificulta el deslizamiento del tendón en el interior de su vaina sinovial o, en ocasiones, por una inflamación de la vaina del tendón.
El paciente puede enderezar el dedo en resorte mediante una tracción suave, que lo libera bruscamente.
La inyección local de corticosteroides permite, en la mayoría de los casos, la curación.
Más raramente, se requiere una intervención quirúrgica para liberar el tendón.
Debajo de la piel, se forman cordones fibrosos que mantienen el dedo, especialmente el meñique, en flexión hacia la palma de la mano.
Enfermedad de Ledderhose. Esta afección de los pies es el equivalente a la enfermedad de Dupuytren, que afecta a las manos.

Otros contenidos del dosier: Enfermedades musculares y esqueléticas

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test