Factores de riesgo de la artrosis

Factores hereditarios o genéticos

Se han podido identificar algunos subgrupos de artrosis que muestran un patrón hereditario, ya que aparecen en familias, siendo dominante en mujeres. La tendencia a la aparición de los nódulos de Heberden y Bouchard, que son diez veces más frecuentes en mujeres que en hombres, fue una de las primeras observaciones que se hicieron y que posteriormente se asociaron a las artrosis generalizadas. En el 40 % de las artrosis de cadera se detectan alteraciones anatómicas que favorecen su aparición.

El sexo
Existe una mayor frecuencia de artrosis en el sexo femenino. El hecho de que hasta los 45 años la prevalencia de artrosis es mayor en los hombres, pero por encima de 55 años la relación se invierte y que las manifestaciones clínicas son más frecuentes y severas en la mujer, hace pensar en una influencia hormonal en la aparición de la artrosis.
El patrón de afectación de articulaciones entre ambos sexos también muestra diferencias. En los hombres es más frecuente la afectación de las articulaciones metacarpofalángicas y caderas, y en las mujeres, la afectación de las articulaciones interfalángicas distales y rodillas.

La edad
Aunque existen diferencias histológicas entre el cartílago artrósico y el cartílago envejecido, la artrosis es una enfermedad degenerativa que progresa con la edad y, por tanto, afecta más a las personas mayores. El desgaste de la articulación producida por el uso durante años y la menor capacidad de recuperación de los tejidos más envejecidos, hacen que la edad sea un factor importante en el desarrollo de la artrosis, pero no el más decisivo. Se estima en el 2 o el 3 % las personas afectadas antes de los 40 años, con un posterior crecimiento exponencial, con más del 80 % después de los 80 años.

La raza
La artrosis tiene una distribución universal, aunque hay diferencias geográficas en su distribución. En las poblaciones de raza negra, en general, la artrosis es menos frecuente. La artrosis de cadera es menos habitual en Asia, excepto China y Japón. No parece haber diferencia en la afectación de las rodillas.

El clima

El clima no es un factor que predisponga a la artrosis, pero sí influye en la aparición de los síntomas. Las molestias suelen ser mayores en climas húmedos y fríos que en climas cálidos, aunque no se conoce el mecanismo de este efecto.

La obesidad
La obesidad, junto con el envejecimiento, siempre ha sido asociada a la artrosis.
Influye en la aparición radiológica de artrosis en las articulaciones que soportan el peso del cuerpo (sobre todo en las rodillas), siendo mucho más frecuente en mujeres. Un tercio de las mujeres con un índice de masa corporal mayor o igual a 29, al disminuirlo por debajo de 25, reducen la incidencia de artrosis. Cuando la artrosis da síntomas, el hecho de disminuir peso hace disminuir las molestias.
Hay que tener en cuenta que la obesidad precede a la artrosis y no es su consecuencia, y sólo actúa por efectos mecánicos, no por efectos metabólicos.

Factores endocrinos

La artrosis es más frecuente en determinadas enfermedades endocrinas como la diabetes. Pero la principal influencia endocrina parece ser la menopausia de las mujeres. La artrosis suele empezar a dar síntomas al iniciarse la menopausia y aparece antes si ésta es precoz.
La osteoporosis, o pérdida de masa ósea que se produce en la menopausia, provoca que los huesos sean más finos y transparentes y, por tanto, causa determinante de la aparición de artrosis. De ahí la importancia del tratamiento preventivo en las mujeres menopáusicas con la terapia hormonal sustitutiva, ya que puede hacer disminuir las manifestaciones clínicas de la artrosis.

Los traumatismos
Un traumatismo puede originar artrosis más adelante, siendo más claro en el caso de una fractura articular y más relativo en grandes traumatismos únicos o en pequeños traumatismos repetitivos.

La constitución
Hay diferentes variaciones constitucionales, como pueden ser el geno varo (rodillas separadas) o valgo (las rodillas se tocan y los tobillos están separados), las caderas varas (modificación del ángulo normal de la articulación de la cadera), los desequilibrios pélvicos, la escoliosis o la hiperlaxitud articular, que son condicionantes de la aparición de la artrosis.

El deporte
La práctica deportiva no favorece la aparición de artrosis, pero los traumatismos, los excesos articulares y las lesiones de sus partes blandas (meniscos, ligamentos) así como sus secuelas posquirúrgicas, pueden ser factores determinantes en la degeneración articular.

El trabajo
Algunas actividades laborales o cotidianas sometidas a microtraumatismos de repetición por el uso constante de determinadas articulaciones, pueden asociarse a la aparición de artrosis en puntos poco frecuentes, como las articulaciones metacarpofalángicas, muñecas, codos y hombros.Los diferentes tipos de artrosis pueden darse a causa de trabajos específicos, como las artrosis lumbar y de rodillas, asociadas a los mineros; las artrosis de codo y muñeca, a los usuarios de martillos neumáticos; la artrosis acromioclavicular (en el hombro), a los albañiles, y la artrosis de cadera, a los agricultores.

Las dietas
Hay pocos estudios realizados que relacionen la artrosis con la dieta y sería una mera especulación su asociación.

Otros contenidos del dosier: Artrosis

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test