Síntomas de la artrosis

En los casos sintomáticos, las molestias suelen ser escasas en su estadio precoz, y el dolor es su primera manifestación. Los resultados de los análisis sanguíneos suelen ser normales.

Dolor

El dolor aparece poco a poco y no se suele acudir al médico hasta pasado bastante tiempo. Las primeras manifestaciones suelen ser breves, progresando en intensidad y en frecuencia. Es un dolor de características mecánicas, que mejora con el reposo y aumenta con el movimiento, apareciendo al iniciar la actividad y mejorando a los pocos minutos, pero empeorando si se ejercita la articulación durante un tiempo excesivo. Raramente hay dolor nocturno.
El origen del dolor es muy diverso y puede deberse a proliferaciones óseas, presión y fricción sobre el hueso expuesto, contracturas musculares, incremento de la presión intraósea, compresión de los nervios periféricos e inflamación secundaria de los ligamentos, sinovia, cápsula u otras estructuras.

Limitación del movimiento

Su origen se encuentra en alteraciones de la superficie articular, fibrosis capsular, contractura muscular o topes óseos producidos por osteofitos o cuerpos libres (pequeños trozos de hueso) dentro de la articulación. También la misma deformación articular que aparece en estadios ya avanzados puede limitar la movilidad.

Rigidez

La rigidez suele aparecer tras períodos de inactividad; suele ser moderada y de unos minutos de duración. El enfermo refiere como una sensación de dificultad para iniciar el movimiento o efectuar el desplazamiento articular completo. En largos períodos, como el descanso nocturno, la rigidez puede ser mayor, pero nunca superior a los quince o treinta minutos. Esto último sirve para diferenciar la artrosis de otras enfermedades reumáticas inflamatorias, cuya rigidez, en general, es superior a los treinta minutos.

Crepitación

La crepitación es debida a la rugosidad de las superficies cartilaginosas y el rozamiento de hueso contra hueso sin la protección del cartílago. No hay relación entre la intensidad de los crujidos y la gravedad. Suele afectar sobre todo a rodillas y a columna cervical.

Tumefacción articular

La tumefacción articular es el aumento de volumen de la articulación, por el engrosamiento de las partes blandas de la misma o por el aumento del líquido articular (derrame), secundario a la inflamación sinovial.

Otros contenidos del dosier: Artrosis

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test