El asma en 10 preguntas

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad inflamatoria crónica de los bronquios.

Para los asmáticos la respiración es extremadamente difícil. Las crisis dificultan la inspiración y el exhalar todo el aire de los pulmones. Estas crisis pueden ser provocadas por diversos factores como el estrés, la humedad, el polvo o el humo del cigarrillo.

El malestar suele ir acompañado de un silbido durante la expiración, lo que supone el estrechamiento de las vías respiratorias. El aire queda atrapado en el pecho. El tórax está bloqueado, una tos irritante trata de rechazar la mucosidad que se acumula en los pulmones. Hay tres mecanismos que explican la obstrucción de las vías respiratorias:

Durante la crisis, el músculo bronquial se contrae: la broncoconstricción.

  • La pared del bronquio se espesa: el edema,
  • La pared interna segrega importantes mucosidades: la hipersecreción.

La frecuencia y la gravedad de los síntomas varían entre los individuos. Algunos son ocasionales y otros, persistentes. Hoy en día, muchos avances terapéuticos permiten controlar los síntomas del asma en casi todos los casos. 

¿El asma es común?

Hay por lo menos 130 millones de asmáticos en todo el mundo. En los países desarrollados, el 5 % de los adultos y el 10 % de los niños se ven afectados. En los últimos 20 años ha habido un aumento constante en el número de pacientes. En España se estima que lo padece alrededor del 5 % al 10 % de la población; es decir, una de cada 20 personas o unos dos millones de españoles. (1)

¿Cuáles son los síntomas?

La enfermedad se manifiesta de diferentes formas:

  • La tos, generalmente seca y que se presentan en forma de accesos. Esta puede anunciar el comienzo de una crisis o ser el evento principal;
  • El silbido en el pecho es probablemente el síntoma más común del asma;
  • La dificultad respiratoria asociada con el silbido puede adoptar diferentes formas. La opresión (o sensación de pecho bloqueado) puede ser interpretada como una alerta cardiaca en los ancianos.

Estos signos pueden ocurrir en la noche o durante el ejercicio, a menudo intercalados con largos periodos de calma.

¿Cuál es la causa del asma?

El asma no tiene un único origen:

  • Existe un componente genético, que ha sido puesto de relieve por el estudio de familias con varias miembros asmáticos. Hay que tener en cuenta que la transmisión de la enfermedad (o su gravedad) no es la regla por lo que se habla de predisposición familiar o genética. Es probable que un alto número de anomalías genéticas aumente el riesgo de asma, pero no que lo provoque. El desarrollo de una prueba genética no parece posible hoy en día;
  • Un componente alérgico se encuentra con frecuencia en los asmáticos. Puede ser que los propios pacientes sufran de alergias (rinitis alérgica, eczema, conjuntivitis alérgica) o que las sufran miembros de sus familias. A menudo el asma se acompaña de síntomas de rinitis pero hay  formas no alérgicas que aparecen más comúnmente en la edad adulta.

¿Cuáles son los factores que pueden desencadenar un ataque?

Los factores que pueden desencadenar un ataque de asma son numerosos y pueden variar de persona a persona e incluso en la misma persona a través del tiempo.

Entre los principales factores desencadenantes se encuentran:

  • Los alérgenos: moho, ácaros del polvo, polen, pelos de animales o alérgenos alimentarios;
  • Los contaminantes: productos de combustión (contaminación de automóviles), contaminantes en el hogar (disolventes, pinturas, otros) o industriales (humo de chimeneas); 
  • El humo del cigarrillo: en los niños pequeños, el tabaquismo pasivo causado por tabaquismo de los padres aumenta el riesgo de desarrollar asma;
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico: el reflujo anormal de ácido del estómago hacia el esófago puede aumentar el riesgo de hiperactividad bronquial causando tos o ataques de asma;
  • Factores hormonales: cerca del momento de las reglas, algunas mujeres tienen más ataques de asma. En el asma premenstrual hay mayor severidad en los síntomas;
  • El ejercicio: el asma puede ocurrir durante o después del ejercicio. En este último caso, podría ser difícil distinguirlo de la agitación normal;
  • El estrés o las emociones fuertes pueden desencadenar las crisis. El ritmo respiratorio puede aumentar, causando la contracción de los bronquios. El estrés también actúa sobre el control nervioso del calibre de los bronquios o la función inmunitaria respecto de las infecciones. 
  • Los cambios en el clima, el aire frío o la niebla;
  • Las infecciones respiratorias: los niños con asma son sensibles a las infecciones respiratorias. El asma puede aparecer por primera vez tras bronquitis recurrentes;
  • Los brotes de fiebre del heno: la rinitis alérgica puede desatar la crisis.

¿Cuándo debo consultar con el médico?

Contrariamente a la creencia popular, el asma no es una enfermedad benigna. Es aconsejable consular con el médicoen caso de crisis, por supuesto, pero también en caso de aparición de síntomas característicos (tos o bronquitis frecuentes, falta de aliento o respiración sibilante en el pecho). El riesgo de asma se incrementa si se presentan estos síntomas y si hay miembros de la familia asmáticos o alérgicos o si la persona ha sido víctima de bronquiolitis en serie durante su infancia. 

¿Cómo diagnosticar el asma?

El diagnóstico del asma se basa en un examen clínico y otro de la función pulmonar. Al principio el médico buscará pistas que puedan hacer pensar que se trataría de asma (síntomas característicos, factores gatillo). Posteriormente, en caso de sospecha, se pedirá una prueba de función pulmonar para medir la respiración.

¿Cuáles son los tratamientos para el asma?

Hay dos tipos de tratamientos:

  • El tratamiento de la crisis trae alivio inmediato. Estos broncodilatadores de corta duración actúan por inhalación pero en casos raros pueden inyectarse.
  • El tratamiento de base puede reducir o prevenir los síntomas y prevenir el deterioro de la función pulmonar con el paso del tiempo. Los tratamientos son con cromones inhalados, corticosteroides inhalados o broncodilatadores con acción de larga duración (los dos últimos compuestos pueden estar combinados en algunos medicamentos inhalados) y antagonistas de los leucotrienos.

Las curas termales y climáticas pueden ser beneficiosas para el paciente, pero no pueden sustituir al tratamiento. La desensibilización puede utilizarse solo en cierto tipo de asmáticos.

¿Se puede curar?

No hay cura para el asma, pero se sabe cómo reducir o incluso eliminar los síntomas. Siguiendo correctamente el tratamiento, el asmatico puede llevar una vida normal. La sensibilidad de los bronquios requiere  algunas precauciones, como evitar el cigarrillo. En algunos casos, los ataques de asma pueden desaparecer permanentemente en la adolescencia o desaparecer temporalmente y regresar en la edad adulta.

D. Bême

1- AlergoSur

Otros contenidos del dosier: Asma

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test