Cánceres infantiles: tratamientos más eficaces y con menos complicaciones

Durante mucho tiempo los oncólogos infantiles han tenido que enfrentarse a un gran dilema: combatir el cáncer infantil y ver cómo esos niños caían enfermos o incluso morían a causa del tratamiento pocos años después. A partir de ahí, su objetivo fue cambiar el tratamiento para así mejorar el seguimiento de los pacientes.
Un estudio americano que se presentó en el congreso internacional sobre el cáncer, ASCO 2015, demuestra que esta estrategia ha dado sus frutos: en 30 años, los índices de curación han aumentado y el nombre de muertes relacionadas con las complicaciones del tratamiento se han reducido a la mitad. 

Curar mejor: un objetivo real para el cáncer infantil

Cada año se detectan 2.500 nuevos casos de cáncer en niños y adolescentes de menos de 19 años. Los cánceres infantiles, muy distintos a los cánceres en adultos, han avanzado muchísimo en los últimos años. De hecho, en los 70, el índice de supervivencia a los 5 años de edad tan solo era del 40%.
Hoy en día, ese índice ha subido hasta el 80% en todos los casos infantiles. “Sin embargo, todavía no hemos ganado la batalla, puesto que en España cada día muere un niño de cáncer; además, esta enfermedad es la primera causa de muerte por enfermedad antes de los 18 años. Hoy en día, se apuesta por un tratamiento que cure más y que cure mejor”, nos confiesa el profesor Gilles Vassal, director de investigación clínica en el hospital Gustave Roussy y presidente de la sociedad europea de oncología pediátrica.

  • "Curar más" mejorando el diagnóstico y conocimiento de los cánceres, gracias a la secuenciación genética de estos tumores, desarrollando medicamentos específicos y probando dichos medicamentos en cánceres adultos.
  • "Curar mejor" mejorando el seguimiento a largo plazo y las condiciones de vida de los pacientes afectados. Se estima que casi 2 de cada 3 pacientes sufren secuelas relacionadas con el tratamiento de su cáncer pediátrico.

El seguimiento de las secuelas es fundamental

Estudios precedentes han demostrado que casi el 20% de los niños que superan un cáncer murió a lo largo de los 30 años posteriores del diagnóstico. Se han distinguido tres causas principales que explicarían este hecho: progresión o recidiva del cáncer, causas externas (accidentes, suicidios…) y otras causas relacionadas con la salud. En esta última categoría incluiríamos la mortalidad debida a los efectos tardíos de los tratamientos anti-cáncer.
Los medicamentos usados para combatir el primer cáncer atacan a todas las células, no solo a las células cancerígenas. La toxicidad de estos tratamientos puede comportar problemas cardíacos, renales e incluso la aparición de otro cáncer. Aunque la mortalidad causada por la progresión del cáncer o a una recidiva no aumenta con el tiempo, la mortalidad relacionada con otras causas aumenta año tras año después del diagnóstico.

¿La mejora del tratamiento se traduce en una menor mortalidad a largo plazo para esos niños que se han hecho adultos? El estudio Childhood Cancer Survivor permite dar respuesta a esta pregunta. En total, más de 34.000 pacientes que sufrieron un cáncer pediátrico y lo superaron entre 1970 y 1999 se sometieron a un seguimiento durante 21 años después de su diagnóstico1,2.

Tratamientos menos tóxicos pero igual de eficaces

Durante este período, el 12% de los pacientes murió y el 41% de estas muertes fue consecuencia de problemas de salud, debidos a los efectos secundarios de los tratamientos. Pero estos resultados atestiguan una reducción de la mortalidad durante los 20 años siguientes:

  • El 12,4% de los pacientes diagnosticados durante 1970 murieron a lo largo de los 15 años posteriores al diagnóstico; este porcentaje se reduce hasta el 6% a principios de los años 90.
  • Durante el mismo período de tiempo, el número de muertes debidas a otros problemas de salud disminuyó del 3,5 al 2,1%. Los pacientes que han superado un cáncer pediátrico durante los años posteriores tienen menos probabilidades de morir a causa de otros problemas de salud (sobre todo de un segundo cáncer o una enfermedad cardíaca o pulmonar).
  • Estos resultados se pueden atribuir, en gran parte, a una reducción de los efectos secundarios de los tres cánceres: linfoma de Hodgkin, nefroblastoma, leucemia aguda linfoblástica.

Estos resultados demuestran que la cura del cáncer infantil ha mejorado gracias a tratamientos menos agresivos pero igual de eficaces. Los autores afirman que, en Norteamérica, el 86% de los pacientes afectados de leucemia aguda linfoblástica recibió una radioterapia craniana en los años 70, a diferencia del 22% en los años 90.
Las dosis de radioterapia también se han reducido para pacientes que padecen un linfoma de Hodgkin o un nefroblastoma. “Entre las causas de las secuelas, la radioterapia juega un papel importante (complicaciones cardiovasculares, complicaciones cognitivas, secuelas físicas…). Dicho estudio norteamericano también demuestra que el porcentaje de los pacientes que han recibido radioterapia disminuyó entre los años 70 y 90. Pero esta técnica nunca se llegará a erradicar por completo en el caso de tumores cerebrales. Por eso uno de los objetivos primordiales es utilizar una radioterapia de alta precisión que evite los tejidos sanos”, precisa el profesor Gilles Vassal. Paralelamente, las dosis acumuladas de antraciclina, una quimioterapia relacionada con problemas cardíacos, se han reducido en las tres enfermedades mencionadas anteriormente.

El avance de los tratamientos, de los cuidados de apoyo, de diagnóstico, de detección y de prevención de efectos secundarios (como nuevos cánceres, enfermedades cardíacas o pulmonares) ha contribuido a la lucha contra el cáncer.

Es importante mejorar el seguimiento de los "supervivientes"

El presidente de la sociedad europea de oncología pediátrica, el profesor Gilles Vassal, insiste en la importancia del seguimiento a largo plazo de estos jóvenes pacientes.
Para él, eso debe pasar por una mejor organización del seguimiento a largo plazo de adultos que consiguen vencer un cáncer infantil (junto con la creación de clínicas específicas) y por la introducción a nivel europeo de un pasaporte del superviviente “Survivorship Passport” que se entrega a todos los pacientes que se han curado y que incluye la historia de su enfermedad, las recomendaciones para reducir las complicaciones… es decir, todas las informaciones que permiten tener a mano todo lo ocurrido.

Para Gustave Roussy, el seguimiento de las secuelas es fundamental. Todos los pacientes que han superado el cáncer deben poder beneficiarse de consultas psicológicas, del consejo de un médico de cabecera y de un oncólogo infantil.
Una etapa fundamental para establecer el tratamiento es la revisión previa, donde se realizan recomendaciones personales y pruebas regulares además de preguntas íntimas sobre la fertilidad, las ganas de tener un hijo, el embarazo… “Pero, por desgracia, esto no es lo que ocurre hoy en día. Sin embargo, sí que hay una consciencia de que el seguimiento es imprescindible para ofrecer a estos “supervivientes” una igualdad de acceso a los cuidados. En España, hay más de 20.000 adultos que han superado un cáncer infantil”, concluye el profesor Gilles Vassal.

D. Bême

Fuentes:

1 – En total, 31 hospitales americanos y canadienses realizan este seguimiento. Esta cohorte empezó en 1994 y pone a disposición los resultados, al igual que los bancos de biopsias. Este estudio fue financiado por las agencias públicas americanas, National Institutes of Health.

2 – Reduction in late mortality among 5-year survivors of childhood cancer: A report from the Childhood Cancer Survivor Study (CCSS) - Gregory T. Armstrong et al. - J Clin Oncol 33, 2015 (suppl; abstr LBA2) (resumen disponible en línea)

Otros contenidos del dosier: Tratamientos contra el cáncer

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test