Los efectos secundarios de la radioterapia

La radioterapia es, en la actualidad, una de las terapias oncológicas más empleadas en el tratamiento de los tumores malignos. Los avances científicos y tecnológicos de las últimas décadas han permitido que el tratamiento radioterápico se realice con gran precisión, preservando y minimizando los efectos secundarios en los tejidos sanos.

Aproximadamente el 60% de los pacientes reciben radioterapia a lo largo de su enfermedad como parte de la terapia oncológica. En multitud de ocasiones este tratamiento se asocia a otros como la cirugía, la quimioterapia o la inmunoterapia, con el objetivo de aumentar el porcentaje de curaciones, por lo que en ocasiones pueden aparecer efectos secundarios derivados de la combinación de estos tratamientos. (1)

La eficacia de la radioterapia es reconocida: un 50 % de curaciones. Los avances en los últimos 20 años permiten emplear una radiación más específica. Sin embargo, la irradiación de tejido sano sigue siendo un problema importante, ya que puede conducir a efectos secundarios que varían de una persona a otra dependiendo de la sensibilidad individual, el área tratada y su extensión y la dosis total de rayos empleada.

En la mayoría de los casos, estos efectos se producen durante el tratamiento o tras unas semanas; pero en una minoría de pacientes los efectos secundarios tardíos pueden aparecer varios meses después. ¿Cuáles son estos efectos y cómo limitarlos?

Radioterapia: los efectos secundarios inmediatos y de corto plazo

Eritema cutáneo: un enrojecimiento de la piel similar a una quemadura de sol. Es la reacción más común durante el tratamiento de radioterapia. Generalmente aparece entre la  segunda y la cuarta semana y se produce con mayor frecuencia durante la irradiación de la mama, la cabeza y el cuello. El enrojecimiento se desvanece lentamente para dejar plazo a un color pardusco antes de volver a la normalidad. Para limitar esta erupción es recomendable aplicar una crema hidratante en la zona irradiada después de cada sesión. Hay que cuidar de no aplicar nunca productos con alcohol (perfumes, lociones, desodorantes) antes de cada tratamiento. Además, se recomienda el uso de jabones de tocador grasos en el área tratada.

Reacción inflamatoria de la zona irradiada: a menudo moderada, la hinchazón o edema está relacionado con la acumulación de linfocitos y líquido en los tejidos que a veces persiste después del tratamiento y desaparece después de un año.

Dolor de cabeza, a veces acompañado de náuseas y vómitos. Por lo general no duran más de unos pocos días. Se indicarán medicamentos como analgésicos o antieméticos para aliviarlos. Algunas precauciones dietéticas reducirán las náuseas y los vómitos: el día del tratamiento se recomienda hacer una comida ligera y evitar comer de una a dos horas antes y después; entre las sesiones, evitar comidas copiosas y en cambio hacer varias comidas pequeñas; eliminar el tabaco.

Dolor al tragar que puede aparecer en el esófago (esofagitis), especialmente durante la radioterapia del pecho. Algunas precauciones pueden reducir su intensidad: no comer demasiado caliente, evitar los alimentos ácidos e irritantes (aderezo para ensaladas, especias.), usar protectores de esófago en forma de jarabe o gel para beber, que deberá recetar el médico.

Fatiga: está relacionada con la radioterapia pero no solamente. Las dificultades psicológicas asociadas con el anuncio del cáncer, la aprehensión normal de exámenes y tratamientos, los viajes para  llegar a las citas médicas, etcétera, son factores que la favorecen. La fatiga no debe ser minimizada porque afecta al estado de ánimo y puede conducir a la depresión. No dudes en hablar con tu médico.

Problemas sexuales/fertilidad: durante la radioterapia de la pelvis en las mujeres, las relaciones sexuales no son recomendables porque las membranas mucosas genitales están irritadas por los rayos, lo que causa dolor durante el coito. En los hombres,  disfunción eréctil o eyaculación son posibles, especialmente cuando ha habido también cirugía. Además, está formalmente contraindicado quedar embarazada durante la radioterapia y se recomienda esperar al menos 18 meses después del final del tratamiento.

Para paliar los problemas de fertilidad causados ​​por la radioterapia, el médico puede sugerir la extracción de ovejitos en las mujeres jóvenes con el fin de congelarlos para un futuro embarazo; en los hombres, en caso de irradiación de todo el cuerpo o del abdomen, es recomendable congelar espermatozoides. (Lee nuestro artículo sobre la crio preservación de gametos). (2)

Radioterapia: los efectos secundarios tardíos o a largo plazo

Entre el 5 % y el 10 % de las personas tratados con radioterapia sufre de efectos tardíos (5 años) en la zona irradiada, según el Instituto de Protección Radiológica y Seguridad Nuclear (IRSN). (3)
Afortunadamente, los avances en las técnicas de radiación los han hecho menos frecuentes. Estos varían dependiendo del área y volumen irradiado, de la dosis aplicada, la sensibilidad y la edad del paciente. Estos efectos tardíos aparecen en el área irradiada y pueden ser de varios tipos:
• dolor en la zona irradiada,
• pérdida de elasticidad de la piel debajo de la cicatriz,
• molestias al tragar,
• problemas del corazón,
• excepcionalmente, un cáncer secundario después de varios años terminado el tratamiento.

Es importante informar de todos los efectos secundarios al médico responsable del tratamiento quien aconsejará sobre medidas para reducirlos.
Desde hace muchos años los investigadores estudian las formas de minimizar las dosis de radiación. Investigadores franceses del  Instituto Curí han presentado el pasado año una nueva técnica de flashes de radioterapia (Flash) (4) con un nuevo dispositivo de alto rendimiento capaz de emitir dosis muy altas de radiación en un tiempo muy corto. Se dirige de manera eficaz al tumor sin dañar el tejido sano y sin ocasionar graves efectos secundarios o irreversibles.
Los científicos probaron esta técnica en ratones con fibrosis pulmonar y demostraron que este tratamiento salvaba el tejido de los animales a inmediato y largo plazo, además de ayudar a la erradicación de los tumores. (5)
S. Cousin

Fuentes:
1- Guia_Radioterapia_2011
2. Posibles efectos secundarios de la radioterapia: Portal del Instituto Nacional del Cáncer.

3. Proteger mejor a los pacientes en radioterapia, portal del  Instituto de Protección Radiológica y Seguridad Nuclear (IRSN).
4. Flashes de radioterapia para reducir efectos secundarios.
5. Diario de Navarra

Otros contenidos del dosier: Tratamientos contra el cáncer

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test