Mejor tratamiento de la fatiga durante y después del cáncer

La fatiga puede deberse al cáncer, a los tratamientos y a los efectos adversos, pero también a las alteraciones fisiológicas (problemas de sueño, nutrición…) y psicológicas asociadas a la enfermedad (el estrés por la noticia, aprensión a la enfermedad, a sus tratamientos, etc.). Un dato menos conocido es que puede prolongarse después de haber vencido el cáncer. Análisis de los tratamientos a la vista de los últimos estudios presentados en el congreso 2010 de la sociedad americana de oncología clínica.

Cáncer: 8 de cada 10 pacientes bajo tratamiento padecen fatiga

Diversos estudios realizados entre 1996 y 20011, 2, 3 han puesto de manifiesto que la fatiga asociada al cáncer ha sido durante mucho tiempo el pariente pobre del tratamiento a seguir. Ya en 1999 se subrayó la importancia de los cuidados de apoyo en caso de cáncer. Algunos años más tarde, ¿ha mejorado la situación? Un estudio realizado en 2009 por el IFOP para el laboratorio Amgen con tres poblaciones destinatarias (250 médicos, 109 enfermeras y 300 pacientes con cáncer de mama, cáncer de pulmón, cáncer colorrectal o una hemopatía no mieloide, bajo tratamiento de quimioterapia; en general, los cánceres más frecuentes) intentó dar respuesta a esta cuestión4, 5.

¿Por qué la quimioterapia produce fatiga?

La quimioterapia actúa sobre la médula ósea donde se fabrican los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. La anemia (disminución de los glóbulos rojos en la sangre) comporta una reducción del oxígeno aportado a las células y los músculos y, por consiguiente, una fatiga considerable. Hoy en día, algunos tratamientos eficaces permiten curar esta anemia.

A veces, la quimioterapia conlleva una disminución de la cantidad de glóbulos blancos (neutropenia), que constituyen las defensas del organismo. Por consiguiente, esta disminución aumenta el riesgo de infección. Para frenar esta bajada, los médicos pueden recurrir a factores del crecimiento con el objetivo de limitar el riesgo de infección y, así, prevenir una fatiga secundaria.

Según esta encuesta denominada “Miradas cruzadas”, la fatiga sigue siendo el síntoma más importante para los pacientes que reciben quimioterapia: más de tres de cada cuatro (77%) declaran padecerla regularmente. Asimismo, en el 37% de los enfermos es el problema que más les afecta en su vida cotidiana, muy por delante de otros efectos secundarios. Una realidad temida por prácticamente la mayoría de los profesionales de la salud, que la consideran el efecto adverso más molesto en la vida diaria de sus pacientes.

La fatiga asociada a los tratamientos más utilizados

Esta toma de conciencia se traduce en una mejor relación entre los pacientes y los médicos: más de 9 de cada 10 pacientes (93%) están satisfechos de la calidad de su relación con el personal sanitario durante el tratamiento y el seguimiento de su enfermedad. En cuanto a los profesionales de la salud, el 93% de los médicos y el 100% del personal de enfermería reconocen la necesidad de hacerse cargo y tratar la fatiga de los pacientes con cáncer. Esto mismo constituye una prioridad para el 87% de los médicos y el 94% de las enfermeras. Según el Dr. Maloisel, hematólogo y miembro del Comité Científico de esta encuesta: “Ahí tenemos la confirmación de que el personal sanitario ha integrado correctamente la noción de tratamiento global del paciente. Uno de cada dos pacientes recuerda que, en la visita en la que le confirmaron su enfermedad, le hablaron de cuidados de apoyo, seguimiento y fatiga. Esto también demuestra que se han hecho progresos en el tratamiento de otros efectos adversos, además del dolor por ejemplo”.

No obstante, casi 9 de cada 10 médicos (88%) reconocen que a veces es complicado tratar la fatiga de los pacientes que reciben quimioterapia, pues es una fuente de anemia. “Existen tratamientos contra la anemia, lo que permite especialmente tratar la correspondiente fatiga. Lo que es difícil de detener es la fatiga crónica. El tratamiento a seguir consiste básicamente en consejos que permiten disminuir la intensidad de la fatiga: sobre la organización de la vida cotidiana, la alimentación o incluso las actividades físicas. Pero no existen medicamentos milagrosos contra la fatiga crónica”,  se lamenta Pascale Dielenseger, presidente de la Asociación Francesa de Enfermeros/as de Oncología.

La fatiga posterior al cáncer continúa sin tener un tratamiento adecuado

Es una fatiga de la que se habla menos… la que afecta a los pacientes una vez superado el cáncer. Cabe mencionar que la literatura científica relativa a este ámbito es bastante reducida… Primera constatación: un porcentaje importante de los pacientes ven que los síntomas perduran después de curarse. Un año después de su remisión, se consultó a 4.903 pacientes de once estados norteamericanos por mail o teléfono6. Si bien la gran mayoría referían síntomas, un tercio de los mismos sufrían problemas importantes que afectaban a su calidad de vida. La fatiga, el dolor y la depresión son los más frecuentes.

Otro estudio7 realizado en línea con 720 pacientes antiguos también pone de manifiesto que la fatiga es el principal síntoma, por delante de los dolores, la pérdida de memoria, el insomnio y los problemas íntimos. Otro dato de esta encuesta: la mayoría de estas personas buscan ayuda frente a estos problemas. Los servicios de apoyo que se solicitan con mayor frecuencia es poder hablar con personas en su misma situación, participar en grupos de apoyo, recibir consejos nutricionales, ejercicio físico, recibir masajes, así como asistir a cursos de Reiki y yoga.

Yoga y coaching contra la fatiga posterior a un cáncer

A pesar de que no existe un tratamiento milagroso contra esta fatiga posterior al tratamiento, se han presentado numerosas pistas en el congreso del Asco 2010. Y la mayor parte de ellas coinciden con las necesidades expresadas por los antiguos pacientes.

Luchar contra los problemas de insomnio: según un estudio australiano realizado en 218 mujeres que habían sobrevivido a un cáncer de mama, los trastornos del sueño en el mes siguiente a la finalización del tratamiento constituyen un factor predictivo importante de fatiga crónica posterior al cáncer. Por tanto, recomiendan tratar estos problemas lo antes posible para evitar que la fatiga se establezca8.

Proponer un coaching nutritivo y deportivo: un equipo canadiense seleccionó a diez mujeres que habían finalizado el tratamiento contra un cáncer de mama para que participaran en un programa de seis semanas (antes y después del tratamiento) en el que intervenían un dietista, un profesor de fitness, un psicólogo y un fisioterapeuta. Este coaching ha permitido reducir la fatiga, mejorar la condición física, la presión arterial y el ritmo cardíaco en reposo9.

El yoga mejora el sueño y reduce la fatiga: unos investigadores americanos se lo han propuesto a 410 pacientes tratados con éxito de un cáncer detectado en un estado precoz. Todos experimentaron trastornos del sueño entre dos meses y dos años después del tratamiento. Una mitad recibió tratamientos tradicionales (principalmente somníferos) y la otra mitad esos mimos cuidados, pero asociados a un programa de Yoca ® (programa de yoga especialmente adaptado a las personas que sobreviven a un cáncer)10. Este programa comprende ejercicios de respiración, meditación, visualización y posturas, y consta de dos sesiones semanales de 1,15 h durante 4 semanas. Resultado: los pacientes del grupo de yoga refirieron una mejoría de la calidad de su sueño del 22%, en comparación con el 12% del otro grupo; el 31% consiguieron recuperar un sueño de calidad con el yoga, en comparación con el 16% del otro grupo; y la somnolencia durante la jornada se ha reducido en un 29% en el caso del yoga, en comparación con el 5% del otro grupo. La administración de somníferos se redujo en un 21% con esta disciplina india, mientras que en el otro grupo aumentó un 5%. Por último, los investigadores han observado que el yoga comporta una reducción de la fatiga en un 42%, en comparación con una disminución del 12% en el grupo de control. La calidad de vida mejoró un 6% con el yoga, mientras que en el otro grupo no se constató ningún cambio.

Los médicos ya pueden animar a sus pacientes a que emprendan estos tratamientos no farmacológicos que ofrecen buenos resultados frente a la fatiga, pero también frente a otros síntomas posteriores al cáncer. Paralelamente, podemos esperar que esta fatiga posterior al cáncer sea objeto de muchas más investigaciones, lo cual permitirá evaluarla y estudiarla mejor y, por consiguiente, combatirla.

D. Bême

1 - Serin D, Dilhuydy JM, Romestaing P, et al. (2004) Parcours de femmes 2001. Enquête française sur la prise en charge globale de la maladie auprès de 1 870 patientes atteintes de cancers mammaires ou gynécologiques et de leurs soignants. Oncologie 6: 494-504
2 - Vogelzang NJ, Breitbart W, Cella D, et al. (1997) Patient, caregiver, and oncologist perceptions of cancer related fatigue: Results of a tripart assessment survey. The Fatigue Coalition. Semin Hematol 34(3 suppl 2): 4-12.
3 - Curt GA, Breitbart W, Cella D, et al. (2000) Impact of cancer-related fatigue on the lives of patients: New findings from the Fatigue Coalition. Oncologist 5; 353-60
4 - Conférence de presse Amgen – 1 de junio de 2010
5 - "Regards Croisés 2009": French survey about perception and management of fatigue-related cancer - Asco Meeting 2010 - Abstract n° e19653- (Resumen disponible en línea)
6 - Symptom burden in cancer survivors 1 year after diagnosis: A report from the American Cancer Society's studies of cancer survivors. - Asco Meeting 2010 - Abstract n°9041- (Resumen disponible en línea)
7 - The cancer survivor survey: Using Web-based technology to assess cancer survivor challenges. - Asco Meeting 2010 - Abstract n° 9054- (Resumen disponible en línea)
8 - What part does sleep disturbance play in post-cancer fatigue? Findings from a prospective cohort study. - Asco Meeting 2010 - Abstract n° 605- (Resumen disponible en línea)
9 - Healthy eating and active living program level 1 (HEAL) for breast cancer survivors. - Asco Meeting 2010 - Abstract n° e19645- (Resumen disponible en línea)
10 - Effect of YOCAS yoga on sleep, fatigue, and quality of life: A URCC CCOP randomized, controlled clinical trial among 410 cancer survivors. – Congreso Asco 2010 - Abstract n° e19645- (Resumen disponible en línea)

Otros contenidos del dosier: Tratamientos contra el cáncer

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test