Quimioterapia

La quimioterapia se utiliza para tratar los cánceres difusos o susceptibles de generalizarse. Puede emplearse sola o asociada con otros tratamientos.

Acción de los medicamentos

Actualmente, existen alrededor de cincuenta medicamentos anticancerosos disponibles. Todos consiguen alcanzar la célula cancerosa justo antes de que se divida en dos. La mayor parte actúa sobre el núcleo de la célula, más concretamente sobre la parte que contiene la información genética necesaria para su multiplicación (ADN).
Cada fármaco tiene su propio mecanismo de acción para contrarrestar el proceso de multiplicación de las células cancerosas y el desarrollo del tumor. La asociación de varios fármacos, cuyos mecanismos de acción son diferentes, tiene una eficacia global superior a la de cada producto por separado.

Elección de los medicamentos

El tipo de fármaco utilizado depende de la localización del cáncer y de la sensibilidad del tejido que hay que tratar. El médico elige el medicamento teniendo en cuenta la edad del paciente y las enfermedades anteriores o actuales, las cuales pueden constituir una contraindicación para algunos fármacos anticancerosos.
Existen otros parámetros que hay que tener en cuenta, como la intolerancia a ciertos productos o la resistencia del paciente a algunos medicamentos. Por otro lado, una mala irrigación de los vasos sanguíneos situados en la proximidad del tumor frena la llegada del producto.
El médico también tiene en cuenta la toxicidad de los medicamentos, que atacan a los tejidos sanos, para evitar prescribir productos con efectos secundarios importantes sobre el mismo órgano o tejido.

Tipos de tratamiento

El tratamiento por vía general se efectúa mediante la ingestión oral del medicamento o mediante una inyección. Se administra de forma continua, durante largos períodos o en una cura de uno a varios días, a intervalos regulares. En la mayor parte de los casos, la terapia se efectúa en el hospital.
Este tratamiento actúa en el organismo de manera muy difusa y tiene la ventaja de destruir las metástasis (células cancerosas diseminadas por diversos lugares del organismo). En algunos casos, el tratamiento es tan eficaz que consigue disminuir el volumen del tumor y hace posible la extirpación quirúrgica: inicialmente era imposible efectuar esta operación sin lesionar los tejidos sanos existentes alrededor del tumor.
El tratamiento local se aplica en forma de inyección. En algunos casos, se administra directamente en la arteria que irriga la zona donde se encuentra el tumor. Este tipo de administración permite alcanzar altas concentraciones sin que el producto se disemine en el organismo. De este modo, se evitan efectos secundarios importantes.

Efectos secundarios

Los medicamentos anticancerosos no actúan sólo sobre las células cancerosas.
También son tóxicos para las células sanas con renovación rápida (células sanguíneas o digestivas) y para algunos órganos. Casi todos resultan tóxicos para las células sanguíneas.
Ello se traduce en una disminución del número de glóbulos blancos, responsables de la defensa del organismo contra las infecciones, y del número de plaquetas, que desempeñan un papel esencial en la coagulación de la sangre. Estas alteraciones aumentan, por una parte, la sensibilidad a las infecciones y, por otra parte, el riesgo de hemorragia, que puede producirse de 10 a 14 días después de aplicar el tratamiento.
Los efectos secundarios de orden digestivo (náuseas y vómitos) desaparecen con la
administración de medicamentos específicos.
Pueden aparecer otros inconvenientes, como enrojecimiento de la piel y pequeñas lesiones de la boca y de las mucosas, acompañados de una pérdida del gusto. Las alteraciones del sistema nervioso pueden dar lugar a pérdidas de la sensibilidad. La caída del cabello constituye un inconveniente estético importante.
La quimioterapia también puede dar lugar a una esterilidad definitiva. Por lo tanto, los hombres en edad de procrear deben considerar la posibilidad de conservar su esperma (por congelación) antes de iniciar el tratamiento.
En ocasiones, los efectos sobre el corazón provocan una insuficiencia cardíaca grave.

Otros contenidos del dosier: Tratamientos contra el cáncer

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test