Tomoterapia: una novedosa técnica contra el cáncer

La tomoterapia o radioterapia helicoidal tiene la ventaja de reunir la precisión de un TAC y la capacidad de modular la dosis de irradiación liberada por un aparato que rota alrededor del paciente, acostado sobre una camilla que se desplaza también.

Las ventajas de la tomoterapia

Pero ¿cuáles son las ventajas de la tomoterapia con respecto a la radioterapia convencional? 

Anthony Vela, físico médico del centro François Baclesse en Caen: "la tomoterapia presenta la ventaja de producir irradiaciones con intensidad modulada. Se puede hacer en ciertos aceleradores. Se combina el TAC con el movimiento de la camilla. Se podrán tratar de manera helicoidal volúmenes de hasta 160 cm. La ventaja de esta máquina es que puede irradiar grandes volúmenes de tratamiento".

Esta técnica permite atacar el tumor de manera precisa reduciendo los riesgos para los órganos sanos circundantes y liberando dosis modulables.

"Se puede tratar un tumor independientemente de su localización, ya sea en la cabeza, el  mediastino, la pelvis, etc. Lo que resulta interesante es irradiar siempre grandes volúmenes. Así que, generalmente, para los tumores de la cabeza o el cuello (ya que existen órganos circundantes sensibles, como por ejemplo, la médula espinal, las parótidas, etc.) y los volúmenes craneoespinales, se irradiará a los pacientes desde el  cráneo hasta la parte baja del raquis, volúmenes que pueden llegar hasta los 80 cm. Así podremos tratar al paciente en una sola vez", explica Anthony Vela.

"La tomoterapia está particularmente adaptada al tratamiento de tumores complejos o de grandes volúmenes como cánceres infantiles, cánceres de cabeza, cuello o cara, cánceres de pulmón, ciertos tipos de cáncer de mama, de pelvis, sarcomas en los brazos o en las piernas o las irradiaciones corporales totales…".

¿En qué consiste exactamente la tomoterapia?

"Las etapas son más o menos las mismas que para una radioterapia clásica. Una vez que sabemos que el paciente es candidato a radioterapia se le realizará un TAC. Esta etapa dura aproximadamente dos horas porque hay que confeccionar todo el material para inmovilizarlo durante las sesiones. Se obtienen imágenes de la cara o el cuello, los volúmenes mediastinales y pélvicos. Al acabar el paciente puede irse a casa porque ya está virtualizado".

"Después el médico dibujará sobre estas imágenes los contornos de las zonas que quiere irradiar y las que quiere proteger. En este momento, se transfiere el dossier a los físicos médicos que simularán el tratamiento. De hecho, para estos volúmenes, se ponen en marcha objetivos dosimétricos, es decir, una dosis mínima y una dosis máxima en el órgano que queremos irradiar. Así, se establecen las dosis máximas que no queremos que pasen a otros órganos de riesgo precisamente para que no haya complicaciones durante o después del tratamiento. Una vez realizada la planificación, se valida este informe con el médico y se puede comenzar a tratar al paciente".

"La diferencia con las otras técnicas, es que se realiza un TAC del paciente en posición de tratamiento antes de cada sesión y se comprueba la posición exacta del tumor comparándola con la de las imágenes adquiridas durante la planificación. Si existen diferencias, se pueden corregir en la mesa de tratamiento y de esta manera estaremos seguros de que el tratamiento se realiza en las mismas condiciones que en la fase de planificación".

"La sesión dura entre 20 y 25 minutos así que no es necesario que el paciente ingrese en el hospital excepto los pacientes que están más afectados. Generalmente, pueden venir en ambulancia o por sus propios medios y después de 25 minutos, se van a su casa. Normalmente, la terapia está compuesta por 30 sesiones, más o menos de 6 a 7 semanas para los pacientes que vienen a diario", precisa Vela.

"La tomoterapia aumenta las indicaciones de la radioterapia y ayuda a pacientes que hasta el momento no habrían podido beneficiarse de ella. Esta técnica complementa las técnicas clásicas*".

"En nuestro hospital tratamos actualmente a 25 pacientes al día. Desde hace un año, cuando se puso en marcha, hemos tratado a 130 o 140 pacientes, me parece, más de 4000 sesiones: es una máquina que ya ha sido bien utilizada".

En España cinco centros hospitalarios cuentan con un aparato de tomoterapia.

D. Bême y F. Lemaire

* Los primeros tratamientos se llevaron a cabo en 2003 en Estados Unidos y en 2006 en España.

Otros contenidos del dosier: Tratamientos contra el cáncer

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test