Tratamiento del cáncer

La cirugía y la radioterapia son los tratamientos locales del cáncer.
La quimioterapia y la hormonoterapia, cuyas repercusiones afectan a todo el organismo, se emplean en la prevención o el tratamiento de un cáncer generalizado.
La elección de los diferentes tratamientos depende del tipo de cáncer, de la edad y del estado general del paciente, así como de posibles enfermedades asociadas, que pueden contraindicarlos (p. ej., insuficiencia respiratoria o cardíaca).

Tratamientos locales

La cirugía, generalmente, es necesaria para confirmar el diagnóstico. También ayuda a evaluar las lesiones cancerosas y su extensión. En caso de cáncer localizado, permite la extirpación total o parcial del órgano afectado o del tumor canceroso.
La radioterapia emplea radiaciones que provocan alteraciones en los tejidos que atraviesan, lo que da lugar a la destrucción inmediata o retardada de las células cancerosas. Pero las radiaciones lesionan también los tejidos sanos vecinos al tumor, lo que limita la utilización de este tratamiento. El tipo de radiación y las dosis administradas dependen del tipo de cáncer.

Tratamientos generalizados

La quimioterapia dispone de diversos tipos de fármacos, que, por lo general, se administran por vía intravenosa y se difunden a la totalidad del organismo. Pueden atacar las localizaciones visibles e invisibles del cáncer. Dan lugar a la destrucción de las células cancerosas, pero también resultan tóxicos para los tejidos sanos, en particular los que se renuevan rápidamente (como la médula ósea).
La hormonoterapia. El tratamiento hormonal de los cánceres llamados hormonodependientes (cáncer de mama y de próstata) consiste en privar a las células cancerosas de las hormonas que utilizan para multiplicarse. Al evitar la síntesis de estas hormonas o bloquear la transmisión del mensaje de división, se priva a las células cancerosas de sus factores de crecimiento.

Inmunoterapia y terapia génica

La inmunoterapia consiste en administrar sustancias capaces de estimular las células del sistema inmunitario, con el fin de destruir las células cancerosas. Actualmente, las indicaciones quedan limitadas a algunos tipos de cáncer.
La terapia génica emplea los genes como medicamentos: se trata de sustituir los genes responsables del nacimiento y del crecimiento del cáncer por genes normales. Esta terapia está todavía en una fase preliminar.

Otros contenidos del dosier: Tratamientos contra el cáncer

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test