Medicamentos para el resfriado: ¿qué riesgos conllevan?

Pese a que se venden sin receta médica, los medicamentos para aliviar los síntomas del resfriado no dejan de ser productos farmacéuticos que pueden provocar efectos secundarios graves. Incluso pueden resultar peligrosos para la salud, como señala la revista 60 millions de consommateurs (60 millones de consumidores), que evaluó los efectos de 14 tratamientos contra el resfriado en un estudio publicado en enero de 20141. El estudio confirma las recomendaciones publicadas por la Agencia Nacional francesa de Seguridad de los Medicamentos en 20112, así como las conclusiones presentadas por el servicio de farmacovigilancia del Hospital Universitario de Toulouse3 en ese mismo año.

¿Qué es el resfriado?

Un resfriado es una infección de las vías respiratorias superiores provocada por un virus que se transmite por inhalación o por contacto con personas enfermas. Los virus, que son muy contagiosos, se encuentran sobre todo en espacios cerrados, como transportes públicos, donde se propagan a voluntad. Pero no todos nos encontramos en condiciones de igualdad frente a un resfriado. Suele afectar especialmente a las personas cuyo sistema inmunitario está debilitado y no permite al organismo eliminar el virus con el que han entrado en contacto.
No vale la pena lanzarse sobre los antibióticos, en esos casos resultan inútiles ya que la infección es de origen vírico y no bacteriano.

¿Qué riesgos conllevan los anticatarrales?

En principio, podría pensarse que los medicamentos que se venden en la farmacia sin receta médica para aliviar los síntomas del resfriado no comportan ningún peligro. Nada más lejos de la realidad. Según un estudio publicado en enero pasado por la revista 60 millions de consommateurs, que evaluó unos treinta específicos del mismo género, esos productos son, en el mejor de los casos, ineficaces (la mitad de los productos examinados), y en el peor, peligrosos para determinados tipos de personas (pacientes con problemas cardiacos, personas con antecedentes de convulsiones, etc.).

Por otro lado, esas críticas no son nada nuevo. La Agencia Nacional francesa de Seguridad de los Medicamentos ya advirtió a finales de 2011 del peligro que suponen los efectos secundarios asociados a dichos específicos, en particular las reacciones adversas cardiovasculares (hipertensión arterial, angina de pecho) o neurológicas (convulsiones, trastornos del comportamiento y accidente cerebrovascular). Asimismo, varios estudios del servicio de farmacovigilancia del Hospital Universitario de Toulouse realizados ese mismo año arrojaron las mismas conclusiones. Si nos atenemos a dichos exámenes, los peligros que entrañan son demasiados grandes comparados con la escasa importancia de la enfermedad.

Riesgos en el embarazo de los medicamentos para el catarro

Se ha demostrado que los medicamentos descongestivos pueden perjudicar al feto. Varios estudios en los que han participado casi 10.000 mujeres embarazadas que han tomado durante la gestación fármacos vasoconstrictores descongestivos arrojan como resultado un riesgo mayor de malformaciones causadas por alteraciones en el sistema vascular del feto en los casos en los que los medicamentos se administraron en el primer trimestre. Además, como señala un artículo publicado por la revista Prescrire, en el segundo y el tercer trimestre, así como en el periodo perinatal, «la madre, el feto y luego el neonato pueden sufrir los efectos simpaticomiméticos de los vasoconstrictores». Es decir, estas sustancias causan alteraciones en la vascularización uterina y fetal, las cuales afectan a su desarrollo y favorecen la aparición de trastornos cardiacos.

Riesgos según el tipo de anticatarral

Las diferentes clases de los principales medicamentos contra el resfriado dispensados sin receta médica:

  • Anticatarrales a base de antihistamínicos asociados con paracetamol: Bisolgrip, Couldina, Frenadol Complex, Pharmagrip.
  • Anticatarrales a base de pseudoefedrina (que elimina la congestión nasal) y paracetamol: Frenadol Descongestivo, Gelocatil Gripe con Pseudoefedrina.
  • Anticatarrales compuestos de antihistamínicos de primera generación con antisépticos.
  • Anticatarrales a base de ibuprofeno: Bisolfrén.

Los medicamentos contra el resfriado con pseudoefedrina, que descongestionan la nariz al producir un estrechamiento de los vasos sanguíneos, exponen al consumidor a sufrir un accidente cerebrovascular, un infarto de miocardio o problemas neurológicos graves. Por lo tanto, sólo deben administrarse bajo prescripción médica a los menores de 15 años y las personas que padecen enfermedades cardiovasculares o neurológicas.

Los medicamentos que contienen antihistamínicos deben evitarse en caso de glaucoma o problemas urinarios, entre otros. Sin contar la somnolencia casi sistemática que provocan.

Los medicamentos que contienen paracetamol se administran, según los fabricantes, para bajar la fiebre y aliviar el dolor. No obstante, un resfriado no siempre va acompañado de fiebre. Así que no vale la pena sobrecargar el organismo con sustancias superfluas. El ibuprofeno puede provocar problemas digestivos, úlceras estomacales o problemas dermatológicos y está contraindicado en caso de embarazo.

La polimedicación y sus peligros

Además de las reacciones adversas, el cúmulo puede suponer un problema mayor, puesto que ciertos consumidores ya toman algunos medicamentos para tratar otras enfermedades y creen que esos medicamentos que se venden sin receta médica, es decir sin consejo médico, no plantean ningún riesgo añadido. Ahora bien, la mezcla de diversas moléculas (denominada polimedicación) puede ser incompatible y provocar efectos desastrosos.

Además, cuando el catarro va acompañado de dolores de cabeza, a veces tomamos simultáneamente un medicamento contra el resfriado y un comprimido de paracetamol. Pero si el medicamento ya contiene paracetamol, la dosis permitida se sobrepasa fácilmente y se corre un peligro potencial. Es el caso de la combinación del Dolipran y el Actifed, por ejemplo.

Lo mejor es abstenerse, ya que los riesgos son demasiado grandes en comparación con los beneficios que comportan. Sobre todo, porque el resfriado es una enfermedad benigna que suele curarse simplemente con reposo, suero fisiológico o agua de mar.

Cómo curar un resfriado sin medicamentos

Primero hay que armarse de paciencia, porque un catarro se cura espontáneamente en un lapso aproximado de una semana a diez días.

Para sonarte, en lugar de pañuelos de tela, opta por pañuelos de papel que puedas tirar tras utilizarlos.

Protege a los demás estornudando o tosiendo con la mano delante de la boca. Lávate las manos con regularidad para no transmitir los microbios.

Lávate frecuentemente la mucosa nasal con suero fisiológico o agua de mar en aerosol. Bebe abundantemente (agua, infusiones, té...). Evita el humo (el de tus cigarros, si fumas, o el de los demás). Duerme con la cabeza en posición elevada.

Haz inhalaciones. Coloca la cabeza encima de un bol con agua caliente y aceites esenciales. Pide consejo a tu farmacéutico respecto de los aceites aptos para el resfriado.

Cómo tomar un anticatarral

Aunque el resfriado sea una afección benigna, ello no excluye que los síntomas sean desagradables. Si no tienes paciencia para esperar los 7-10 días necesarios para la cura espontánea (sin tratamiento), también puedes tomar un medicamento para aliviar los síntomas del resfriado. En ese caso, sigue los consejos de la Agencia Nacional francesa de Seguridad de los Medicamentos2:

  • Consulta a tu médico o farmacéutico cuáles son las contraindicaciones;
  • Indícales que estás tomando simultáneamente uno o varios medicamentos;
  • Respeta escrupulosamente la posología y la duración del tratamiento;
  • Si los síntomas rebasan un plazo de 5 días, consulta a tu médico;
  • No excedas en ningún caso la dosis diaria indicada;
  • No prolongues en ningún caso la duración del tratamiento más allá de 5 días;
  • No combines varios medicamentos;
  • No tomes en ningún caso ese tipo de medicamentos durante el embarazo;
  • No administres en ningún caso dichos medicamentos a menores de 15 años.

Prevenir el resfriado: el mejor medicamento

Por último, intentar no coger un resfriado es la mejor prevención. A tal efecto, lávate las manos con frecuencia, sobre todo cuando finalices un trayecto en los transportes públicos. Limita el contacto con las personas enfermas frágiles.
Mantén tu hogar a una temperatura adecuada que oscile entre los 18 y los 20 ºC. Ventila las habitaciones, incluso en invierno.
También puedes reforzar el organismo y estimular el sistema inmunitario con vitamina C. Apuesta por los cítricos y los kiwis, así como por determinadas verduras, tales como los pimientos y los brócolis. Finalmente, una cura de oligoelementos, como una mezcla de cobre, oro y plata, puede ayudarte a prevenir el resfriado.

V. Chaouat

Fuentes:

1 - Número 490 de 60 millions de consommateurs (60 millones de consumidores) publicado en febrero de 2014.
2 - "Information pour les patients - Rappel sur le bon usage des médicaments vasoconstricteurs utilisés dans le rhume", Agencia Nacional francesa de Seguridad de los Medicamentos, 2011.
3 - "Effets indésirables cardio-vasculaires et neurologiques des spécialités à base de vasoconstricteur à visée décongestionnante", Emmanuelle Bondon-Guitton, publicado en el Boletín informativo de cardiología del Hospital Universitario de Toulouse, BIP31.fr 2012, 19, (1), 1-17.

Actualizado en octubre de 2017

Otros contenidos del dosier: Resfriados y otros males del invierno

Comentarios

Artículos destacados

Cocculus indicus
Cocculus indicus

Cocculus indicus se fabrica a partir de un arbusto originario de Asia, conocidos por sus efectos neurotóxicos. En dosis...

Cinnabaris
China rubra
Chelidonium majus
Spongia tosta
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test