Fecaloma: extracción paso a paso

¿Cómo se trata el fecaloma?

El tratamiento principal consiste en aplicar un enema para humedecer y ablandar la masa fecal para que el organismo pueda expulsarlo por sí mismo o para facilitar su extracción manual.

¿Existen contraindicaciones para la extracción manual del fecaloma?

La extracción manual solo puede hacerse cuando el fecaloma se localiza en la ampolla rectal. Está contraindicada en los pacientes con patología anorrectal (hemorroides dolorosas, fisuras o abscesos) o con cirugía reciente en la zona.

¿Cómo se extrae un fecaloma?

El enfermero o la persona que realice la operación manual deben colocarse guantes de látex para el procedimiento. Para mayor seguridad, se aconseja el uso de doble guante en la mano más activa, es decir la que trabajará sobre el fecaloma.

Antes de comenzar es importante explicarle el procedimiento a la persona, anunciando lo que se va hacer en cada paso. Para ayudar a la relajación se le puede sugerir que realice respiraciones lentas y profundas.

El paciente debe colocarse en posición de decúbito lateral derecho, con la pierna derecha extendida y la izquierda flexionada sobre la rodilla. En esta posición se facilita la extracción de las heces porque el colón sigmoideo queda en la parte elevada.

Antes de comenzar el procedimiento se debe insensibilizar la zona con un lubricante o producto anestésicohidrosoluble. Hay que esperar unos 10 minutos hasta que haga efecto.

Se lubrica abundantemente el dedo índice de la mano dominante.

Se introduce el dedo índice en el recto y se realizan movimientos rotatorios para romper el fecaloma.

El paciente ayuda realizando un esfuerzo defecatorio y con cada movimiento se van extrayendo los fragmentos (se repite la operación varias veces), hasta retirar la mayor cantidad posible de heces. Si el fecaloma es muy grande, se debe valorar la posibilidad de extracción en varias sesiones.

Ir valorando el estado del paciente durante el procedimiento.

Finalizada la extracción, es conveniente administrar un enema de limpieza, con el fin de extraer el contenido fecal restante. Es recomendable comprobar el pulso y la tensión arterial.

Para remover las heces residuales del colon proximal, el médico recomendará laxantes durante unos días, además de una dieta rica en fibras.

Complicaciones de la extracción del fecaloma

El procedimiento se debe interrumpir si aparecen sangrado, dolor anal intenso o reacción vagal (sudoración, palidez facial, palpitaciones).

Los fecalomas situados más alto, por ejemplo en el colon ascendente o transverso, en caso de no responder a laxantes orales y rectales, deben extraerse por medio de cirugía. En casos extremos puede ser necesario eliminar no solo el fecaloma sino también parte del intestino.

Fuentes:

Dra. Noemí Martínez, sitio web del Servicio de Urgencias. UCE  UHD. Hospital General Universitario de Alicante.

Martínez Sabater, A. Clínica Geriátrica El Castillo. Gandía.Pascual Ruiz, M,F, auxiliar de clínica. Clínica geriátrica El Castillo.

Cancer.gov

Otros contenidos del dosier: Estreñimiento

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test