El estrés, enemigo de la piel

Piel cansada, piel estresada

En caso de estrés, la piel pierde su vitalidad y su luminosidad, y se marca. Ésta tiende a crisparse en la superficie. Los músculos faciales se contraen en la zona de la frente, los ojos, la nariz y la boca. La tensión muscular que causa el cansancio se propaga por todo el rostro y provoca la aparición de líneas de expresión.

Cuando las fuentes de energía de la piel se agotan

Con el agotamiento, las células se encuentran bajo presión y consumen más que de costumbre las reservas de las dermis para nutrirse y hacer frente a la situación. Lamentablemente, las reservas se agotan rápido y la piel termina por sufrir una carencia de elementos esenciales: oligoelementos, sales minerales, vitaminas y magnesio.

Si la piel está estresada, la piel se fragiliza, se irrita y no es capaz de seguir soportando las agresiones externas. La piel cansada, si sufre perturbaciones psicológicas, se modifica. Las pieles secas se secan todavía más y las pieles mixtas se vuelven más grasas.

Llegados a este punto, es hora de controlar el estrés.

S. Richou

Otros contenidos del dosier: Estrés

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test