¿Quieres ser madre? Controla tu estrés

El embarazo de una mujer no es como lo pintan en las revistas. En ellas vemos famosas y modelos luciendo amplias sonrisas y barrigas redondas, pero en la vida real, las cosas suelen ser de otra manera. Las ganas de tener un bebé y los primeros meses de embarazo llegan cargados de grandes cambios y dudas que provocan estrés. Analizamos la cuestión con nuestro especialista Constance Kreints, sofrólogo, y te damos algunos consejos para llevar mejor esta etapa.

¡Quiero tener un hijo!

Le has dado muchas vueltas y crees que estás preparada. Decidirlo es una cosa, conseguirlo, otra.

“¿Conseguiré quedarme embarazada?” Esta es seguramente la pregunta que se plantean todas las futuras mamás, como explica Constance Kreintz. ¡Y con razón! La tasa de concepción por ciclo en una pareja fértil es de cerca del 20%. Dicho de otro modo, incluso teniéndolas todas contigo, no tienes más de una posibilidad sobre cuatro de quedarte embarazada. “Aceptar que un niño puede tardar en llegar generará menos estrés”, continúa Constance Kreintz. Sobre todo, porque el propio estrés puede reducir tus posibilidades de conseguirlo. Por una parte, la tensión nerviosa afecta profundamente el equilibrio de tus hormonas sexuales. Por otra, el estrés actúa negativamente en tu libido. Así que, ¡relájate! Antes de preocuparte, es aconsejable dar tiempo al tiempo. “Es inútil que te preocupes antes de que pase un año”, previene el doctor Moreau-Delgado, ginecólogo y tocólogo en la clínica “Bien Naître” de París. Ten paciencia, a veces incluso puedes tardar dos años en quedarte embarazada.

La solución antiestrés: prepárate para su llegada

Cuídate, prepara tu cuerpo y tu mente. “Como si estuvieras preparándote para recibir a un ser querido en tu casa”, propone Constance Kreintz. También puedes practicar una actividad física que “prepare” la pelvis, como el Qi-Gong que actúa en la apertura de las caderas y despierta tu energía vital. Algunas técnicas como la relajación ayudan a liberar la tensión, mientras que la sofrología, por ejemplo, evita que te obsesiones con cada relación sexual que tengas con tu chico.

¡Ya está, estoy embarazada!

Las dos rayitas del test de embarazo anunciando el tan ansiado acontecimiento, traen consigo muchas alegrías pero también otras tantas preocupaciones. En el primer trimestre te surgirán muchas preguntas que pueden aumentar tu estrés.

“¿Se va a agarrar el bebé?”

Muchas madres primerizas se preguntan si su bebé se va a “agarrar” correctamente, apunta Constance Kreintz. Y tienen razón en hacerlo ya que “alrededor del 20% de los embarazos se interrumpen durante el primer trimestre”, apunta el Dr. Peter W. Nathanielsz en su libro “Prodigios y misterios de la vida antes del nacimiento” (Ed. Le jour). Existen varias causas posibles: infecciones ginecológicas, problemas hormonales, anomalías cromosómicas, o incluso causas psicológicas. Una vez más, el estrés puede tener consecuencias importantes. Según un estudio reciente realizado por el equipo del Dr. Pablo Nepomnaschy del National Institute of Environmental Health Sciences, el estrés multiplica por tres el riesgo de aborto espontáneo. ¡Mucho más frecuente de lo que se piensa! El causante de estos partos falsos es un nivel de cortisol alto generado por las tensiones. Recordemos que el cortisol, también llamado “hormona del estrés”, es un excelente marcador biológico del estrés. Otros estudios realizados sobre los efectos perjudiciales del estrés en la gestación han observado un aumento de los niveles de ciertas citocinas (componentes que actúan especialmente en el sistema inmunitario) y una disminución de los niveles plasmáticos de progesterona, altamente incompatibles con el desarrollo del embarazo. ¡Hay tantas buenas razones para controlar mejor el estrés!

La solución antiestrés: no corras riesgos inútiles.

Hazle todas las preguntas necesarias a tu ginecólogo por muy tontas que te parezcan. Haz una lista incluyendo: los medicamentos prohibidos, los alimentos que debes vigilar, los deportes que debes evitar, los complementos alimenticios indispensables… hazle todas, realmente todas las preguntas que se te ocurran. ¡Y confía en ti misma! ¿Por qué no aprovechas este momento tan especial para meditar? Esto te podría ayudar a encontrar la paz interior y con ella una cierta calma.

¿Qué cosas hay que evitar estando embaraza?

“El embarazo cambia de manera radical tu vida diaria y pone patas arriba tus hábitos”, advierte Constance Kreintz. Hay que intentar hacer balance entre los clásicos consejos de toda la vida y las falsas creencias que circulan.

La solución antiestrés: mantenerse informada

Es el momento de documentarse. Puedes navegar por Internet, participar en foros de discusión sobre el embarazo, sumergirte en libros... Cuantas más respuestas encuentres a tus preguntas, más tranquila te sentirás. De todos modos, no exageres o conseguirás el efecto contrario y te confundirás aún más.

¿Qué hago con los cambios de humor?

“No hay nada que hacer, corres el riesgo de que tus emociones sean como una montaña rusa”, confirma Constance Kreintz. El embarazo es sinónimo de cambios hormonales bruscos. Tu organismo desarrolla y coordina una compleja red hormonal: progesterona, oxitocina y otros estrógenos… ¡Una lista infinita!

La solución antiestrés: yoga y sofrología

Aprender a controlar mejor los cambios de humor ya es un buen método para desestresarse. El yoga, una disciplina basada en la respiración y en la unión entre cuerpo y mente, también te puede ayudar a regular tus flujos emocionales y a tener perspectiva. Asimismo, la sofrología te permitirá escuchar mejor a tu cuerpo, aceptar mejor sus cambios y concentrarte más en tu futuro bebé.

C. Maillard

Otros contenidos del dosier: Estrés

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test