Las infecciones nosocomiales en diez preguntas

¿Qué es una infección nosocomial?

Las infecciones nosocomiales son las que se contraen en un establecimiento sanitario (hospital, clínica...), que no estaban presentes en el momento de ingreso del paciente.
Si se desconoce el estado infeccioso del paciente al ingresar, la infección suele considerarse nosocomial si ocurre 48 horas después de la hospitalización.
Si aparece antes de dicho plazo, se considera que se estaba incubando en el momento de la admisión del paciente en el centro.

¿Cuántas personas sufren una infección nosocomial?

El estudio EPINE (Estudio de prevalencia de las infecciones nosocomiales en España) es un sistema de vigilancia de las infecciones nosocomiales nacido en 1990.
Según los resultados del EPINE 2013, el total de pacientes con infección nosocomial en España es del 7,56 %. Una cifra comparable a la que se registra en el resto de países europeos, donde oscila entre el 6 y el 9 %.

¿Cuántas muertes ocasiona?

Las infecciones contraídas en los establecimientos de atención de salud figuran entre las principales causas de defunción y aumento de la morbilidad en pacientes hospitalizados.

¿Está aumentando el número de infecciones?

Los resultados del estudio EPINE 2011 revelaron que durante ese año la frecuencia de infecciones hospitalarias descendió a 6,3 pacientes infectados de cada cien, lo que supuso la cifra de infecciones más baja de los 20 años que llevaba realizándose el estudio.
No obstante, en el EPINE 2012 y 2013 la cifra recogida es superior al 7,5 % por ciento.

¿Existen factores que aumentan el riesgo de contraer una infección nosocomial?

Con independencia de la vía de transmisión, el estado del paciente favorece la aparición de una infección nosocomial:

  • La edad y la patología son especialmente importantes. Las personas de edad avanzada, las personas inmunodeprimidas, los recién nacidos (en particular los prematuros), los politraumatizados y los grandes quemados son el grupo con más "riesgo";
  • Algunos tratamientos pueden, paradójicamente, facilitar la aparición de una infección nosocomial (antibióticos que desequilibran la flora de los pacientes y seleccionan las bacterias resistentes, tratamientos inmunosupresores, etc.);
  • Las infecciones son más frecuentes cuando se realizan procedimientos invasivos necesarios para el tratamiento del paciente: colocación de una sonda o un catéter, ventilación artificial o intervención quirúrgica.

Algunas infecciones nosocomiales podrían representar el lado negativo de los avances médicos. A día de hoy, la atención a los pacientes cada vez más vulnerables es posible, pero suelen acumular numerosos factores de riesgo.

¿Representan todas la misma gravedad?

Todas las infecciones nosocomiales no representan el mismo carácter de gravedad. Por ejemplo, las infecciones urinarias, aunque sean muy frecuentes y molestas, no suelen plantear mayores problemas.
En cambio, las infecciones contraídas durante la ejecución de una cirugía ósea o pulmonar pueden resultar muy graves. Igualmente, el agente infeccioso en cuestión desempeña un papel preponderante: el terrible estafilococo áureo es muy temido.

Algunas infecciones nosocomiales pueden causar la muerte (infecciones pulmonares, septicemias que indican la presencia de bacterias en la sangre), puesto que provocan una infección extendida y un deterioro del estado general del organismo.
Los pacientes más frágiles son los que desarrollan las infecciones más graves, lo que complica la distinción entre la responsabilidad asociada a la propia infección nosocomial y a la enfermedad preexistente.
Por ejemplo, un enfermo con insuficiencia respiratoria debida a un cáncer de pulmón avanzado será más sensible a una infección nosocomial (al igual que será más sensible a una simple gripe).

Por otro lado, la mayor parte de las infecciones prolonga el tiempo de hospitalización requerido y supone un sobrecosto asociado al tratamiento antibiótico.

¿Cómo se contraen?

Esas infecciones pueden estar directamente asociadas a los tratamientos (por ejemplo, la infección con un catéter) o simplemente contraerse durante la hospitalización, independientemente de cualquier intervención médica (por ejemplo, una epidemia de gripe). Existen varios tipos de infecciones nosocomiales derivadas de diversas vías de transmisión:

Las infecciones de origen "endógeno": el enfermo se infecta con sus propios microorganismos, con ocasión de una intervención invasiva o de una fragilidad especial;

Las infecciones de origen "exógeno". Puede tratarse de las siguientes:

  • Infecciones cruzadas, transmisibles de un enfermo a otro a través de las manos o los instrumentos de trabajo del personal médico o resto del personal sanitario;
  • Infecciones causadas por los microorganismos portados por el personal;
  • Infecciones asociadas a la contaminación del entorno hospitalario (agua, aire, material, alimentación, etc.).

¿Cuáles son los servicios hospitalarios de mayor riesgo?

En general, los servicios más afectados son, por orden decreciente, las unidades de cuidados intensivos, la cirugía y la medicina, según la especialidad. Los servicios de menor riesgo son los servicios de pediatría y psiquiatría. Esos problemas son igual de frecuentes en las unidades residenciales de corta, media o larga estancia.

Si bien hasta hace algunos años la infección del tracto urinario era la infección nosocomial identificada con mayor frecuencia, en la actualidad lo es la infección del tracto respiratorio, seguida de la infección urinaria y la de localización quirúrgica.

¿Cómo evitarlas?

Es difícil luchar contra las infecciones nosocomiales porque hay que actuar sobre varios factores. La calidad de la asistencia, la seguridad del entorno hospitalario, la higiene de las manos o el uso de guantes, son algunos de los aspectos que deben ser objeto de vigilancia reforzada y medidas de prevención.

Varios estudios realizados en los Estados Unidos han demostrado que los niveles de infección de los hospitales pueden reducirse considerablemente, si los programas de prevención incluyen actividades de vigilancia, actividades de control, personal de enfermería especializado en epidemiología y control de infecciones a tiempo completo y, al menos, un médico especializado en epidemiología hospitalaria.

La Recomendación 2009/C 151/01 del Consejo de la Unión Europea, de 9 de junio de 2009, sobre la seguridad de los pacientes, en particular la prevención y lucha contra las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria, persigue los siguientes objetivos:

  • aplicar medidas de prevención y lucha a escala nacional o regional;
  • mejorar la prevención y lucha contra las infecciones en los centros sanitarios;
  • establecer sistemas de vigilancia activa;
  • fomentar la educación y la formación de los profesionales sanitarios;
  • mejorar el acceso a la información de los pacientes.

Planes para disminuir la frecuencia de las infecciones

En el año 2012 el estudio EPINE modificó ligeramente su protocolo para adaptarlo al Estudio Europeo de Prevalencia de Infecciones, establecido por el ECDC (European Centre for Disease Prevention and Control).
La finalidad es que cada país conozca de forma eficiente la situación de las infecciones nosocomiales en su ámbito y más adelante lo utilice para nuevos estudios.

Asimismo, la implantación generalizada de programas que potencian la cultura de seguridad en los centros sanitarios como “Bacteriemia Zero”, “Neumonía Zero”, así como las campañas de higiene de manos, financiados y promovidos por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en el marco de su política de calidad y seguridad del paciente, aspiran a disminuir la frecuencia de las infecciones.

D. Bême

Otros contenidos del dosier: Infecciones nosocomiales

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test