Obesidad: cómo luchar contra la ansiedad hacia la comida

Uno de los puntos que destaca en la manera de actuar de aquellas personas que sufren obesidad o sobrepeso es la ansiedad que sienten hacía la comida. El doctor Jesús Turró, especialista en tratamientos de la obesidad, afirma que "es normal que tengan síntomas de ansiedad por la comida ya que los alimentos adquieren un fuerte contenido emocional en la vida del paciente".

¿Cómo saber si sufrimos ansiedad?

Cuando hablamos de ansiedad es fácil hablar también de adicción. Por ejemplo, muchas personas sienten una necesidad de comer algo dulce a diario, esta adicción evoluciona en un círculo vicioso que termina con la aparición de sobrepeso. ¿Cómo sabemos si estamos comiendo por ansiedad? El síntoma más claro es la sensación de angustia o ansiedad antes de comer algo (ya sea dulce o no) y la posterior sensación de alivio y confort. Otro de los síntomas para saber si somos "adictos" es estar pensando constantemente en ese producto de repostería que me comería, o en el chocolate del armario o el bollo que hay en la cocina.

Consejos para tratar la ansiedad y la adicción

  • Comer alimentos ricos en fibra. Los alimentos que contienen altos niveles de fibra resultan saciantes y por lo tanto hacen que tu apetito disminuya. La fibra no solo te da una sensación de saciedad si no que también reduce la absorción de azúcares. Así alimentos como los cereales integrales, el arroz integral, legumbres, frutos secos, algunas frutas (fresa, limón naranja...) son recomendados para tratar de disminuir la sensación de ansiedad por la comida.
  • Reduce las calorías de los dulces. Pasar de 100 a 0 sabemos que es complicado. Pero ante la incapacidad de eliminar los dulces de tu dieta puedes optar por reducir las calorías de esos alimentos. Cambia la tableta de chocolate por unas barritas de cereales con algo de chocolate, por ejemplo. Es cuestión de encontrar un sustituto para esos alimentos calóricos que te han causado ansiedad.

En esta línea, se ha demostrado que varios alimentos influyen en el estado de ánimo. La razón la tiene el aminoácido triptófano, presente en muchos alimentos, como por ejemplo el chocolate. Pero no es incompatible consumir alimentos con el aminoácido triptófano dentro de una dieta sana y equilibrada: frutas como el plátano o el kiwi aumentarán tu estado anímico así como los frutos secos, que además se ha demostrado recientemente que son buenos para prevenir la obesidad. Otro de los alimentos, considerado sano y que afectará a tu estado de ánimo son las setas.

Hábitos y conducta alimentaria

Pero el problema de la ansiedad no solo reside en qué comes, sino que también juegan un papel importante tus hábitos y tu conducta con los alimentos. Para evitar sufrir una ansiedad se ha de tener en cuenta:

  • Reparte la ingesta de alimentos en cinco veces al día. Es muy importante distribuir las comidas y respetar todas ellas. De esta forma conseguirás seguir una dieta equilibrada y lo más importante: si no te saltas el desayuno no llegarás con mucha hambre a la comida y así con todas las comidas del día. Opta por una distribución equilibrada y verás como la ansiedad disminuye.
  • Mastica despacio. Si masticas más, comerás menos, por increíble que parezca. El cerebro humano tarda 20 minutos en enviarle al estómago las señales de saciedad, así que durante ese tiempo, cuánto menos consumamos, mejor. Así que os recomendamos tomaros las comidas con calma, sentarse en la mesa, hablar con vuestra compañía y masticar poco a poco.
  • Hacer ejercicio. Puede sonar a contradictorio, pero en los momentos que sientas esa ansiedad por comer, apuesta por salir a hacer algo de ejercicio. Realizar una actividad física más o menos intensa hace que no tengamos un apetito descontrolado.
  • No te obsesiones con el peso. Entrar en el espiral de la dieta-fracaso-depresión es muy peligroso, así que el consejo es evita "métodos rápidos" de adelgazamiento. Lo mejor es concienciarse de que el camino es largo y lento pero productivo. Objetivos a medio plazo y pasito a pasito hacía tu objetivo.

Si la ansiedad por los alimentos perdura y desemboca en problemas de sobrepeso y obesisad que a su vez pueden desencadenar en problemas de salud y calidad de vida, la mejor opción es recurrir al apoyo profesional. Los especialistas son una ayuda en la reeducación de los hábitos alimenticios, así como un apoyo en los momentos de debilidad y un control para asegurarse de que se siguen las pautas establecidas.

Maribel Sánchez (nutricionista)

Para más información:

www.cirugiaendoluminal.com

Otros contenidos del dosier: Obesidad

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test