Obesidad infantil: factores determinantes

Según datos de la OMS la prevalencia ha aumentado a un ritmo alarmante. Se calcula que en 2010 hay 42 millones de niños con sobrepeso en todo el mundo, de los que cerca de 35 millones viven en países en desarrollo. De hecho en España, según datos del 2009, el 27,6% de la población infantil presenta sobrepeso u obesidad, siendo uno de los países de Europa con mayor prevalencia de obesidad infantil. Como anécdota Cada año los españoles acumulan un promedio de 400 gramos más. Esa estimación reflejada en el estudio EPIC, determina que de 400 en 400 gramos se acaba sumando siete y ocho kilos más entre los 30 y los 50 años.

Es un problema que afecta a todos tanto a educadores, como a padres como a profesionales sanitarios. De hecho hay  estudiosque dicen que para los profesionales sanitarios la obesidad infantil es un problema importante que requiere de un  tratamiento enérgico, pero que ellos no se consideran preparados para tratarla y desconfían de los tratamientos y recomendaciones de las guías.

El quid del asunto, es que los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta, con lo que ello conlleva de riesgos, para sufrir enfermedades crónicas como pueden ser la diabetes y enfermedades cardiovasculares. Pero no solo eso, sino que tienen mayor riesgo de sufrir estas enfermedades a edades más tempranas. En EEUU se estima que uno de cada 3 adultos será diabético en el 2020, y entre las clases más desfavorecidas 1 de cada 2.

Factores determinantes de la obesidad infantil

1.- El nivel socio-económico. La crisis acentúa la obesidad infantil por un aumento de alimentos basura. Pizzas, hamburguesas, perritos calientes, patatas fritas y bollería industrial son productos más baratos y asequibles que otros recomendados en la dieta mediterránea. Si a esto le sumamos la  falta de tiempo para preparar la comida casera habitual, porque la mayoría de las parejas trabajan las dos fuera de casa tenemos el cóctel perfecto.

En Estados Unidos por ejemplo que tiene un alto índice de obesidad, por ejemplo se hizo un estudio que demostraba que, la obesidad infantil es más frecuente en las minorías étnicas. Una razón puede ser el limitado acceso a opciones saludables asequibles. Está demostrada la desproporcionada prevalencia de tiendas urbanas de ultramarinos en las comunidades de escasos ingresos económicos con gran proporción de población minoritaria. Y se vio que las tiendas de ultramarinos influían negativamente en la alimentación puesto que los niños al salir de clase,  compraban  con mayor frecuencia alimentos y bebidas ricos en calorías y de escaso valor nutritivo, como fritos, golosinas y bebidas azucaradas. Aquí sin embargo las tiendas de ultramarinos están desapareciendo a favor de las grandes superficies comerciales. Sin embargo, aquí proliferan las tiendas de chucherías que hacen la función de los ultramarinos en estos menesteres. Eso sin contar que el precio de estas sustancias es accesible para los niños

2.- Otro de los factores influyentes es la publicidad  con campañas que promueven comidas y bebidas con baja cantidad de nutrientes y alto contenido calórico. Sobre todo con feroces campañas publicitarias que utilizan iconos deportivos, actores y héroes televisivos.

3.- Las formas de desplazarse. Se ha abandonado la sana costumbre de andar y ha sido sustituida por los trasportes públicos o por el propio coche.

4.- Urbanismo. La falta de parques y zonas verdes en las zonas urbanas influye negativamente en que los niños hagan ejercicio. Y se ha incrementado el sedentarismo entre los niños

5.- Educación alimentaría: mejor dicho la falta de educación alimentaría, en lo que se refiere a la comida y el ejercicio. Pero educación no solo dirigida a los niños sino a los padres y los educadores. De hecho la actividad física que los niños realizan en su escuela ha disminuido en los últimos 30 años. Incluso, se introdujeron las máquinas de vending en las escuelas. Pero recientemente para acotar esto se ha aprobado el Proyecto de Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición, que entre otras intentará regular la composición de los alimentos y la alimentación en el entorno escolar, y no permitirá en el ámbito escolar la venta de alimentos y bebidas que no cumplan con una serie de criterios nutricionales que se establecerán reglamentariamente.

Posibles soluciones

y regular para lograr mantener una buena salud.  Por ejemplo el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad ha puesto en marcha medidas para paliar esta situación, como es la  Estrategia NAOS, principalmente dirigida a la promoción de la actividad física y la adquisición de hábitos nutricionales saludables en la población. Para ello ha editado en colaboración con la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), la  Guía: Manual de alimentación de tus niños y niñas.

De todas formas las soluciones tendrían que ir encaminadas a evitar los factores determinantes. Bien a través de leyes que regulen la publicidad alimentaria, o bien a través de las administraciones públicas que establezcan zonas verdes o zonas de esparcimiento. Si queremos que nuestros niños vayan en bici o paseen por la ciudad, estas tendrán que estar dotadas de zonas de paseo o carril-bici.

Medidas específicas

  •  En cuanto a la alimentación: Dieta variada y saludable. Rica en frutas, verduras, legumbres y cereales integrales. Reparto de nutrientes a lo largo del día, fomentando la adecuación del desayuno. Limitar la ingesta de sal, grasas saturadas y alimentos altamente energéticos. Agua como principal bebida.
  • En cuanto a la actividad física: Hábito de vida activo: en la vida cotidiana, en el colegio y en el juego y tiempo libre. Que los niños y niñas, realicen 60 minutos de actividad física de intensidad moderada a intensa, preferiblemente todos los días de la semana. Pero al menos dos días a la semana, esta actividad debe incluir ejercicios para mejorar la salud ósea, la fuerza muscular y la flexibilidad. Limitar el tiempo dedicado a actividades sedentarias de ocio a menos de 2 horas al día. Estilo de vida activo familiar.

Actitud de los profesionales sanitarios

La disposición de los pediatras para actuar frente a la obesidad es elevada, y la consideran un problema importante, que necesita una acción desde el punto de vista sanitario. A pesar de ello los pediatras y otros profesionales sanitarios sólo la identifican y actúan sobre ella en la mitad de los casos. Además la escasa experiencia y la falta de reconocimiento del esfuerzo, superan con fuerza a la buena disposición. Eso sin contar que se encuentran con otro tipo de barreras como puede ser  el sistema sanitario (falta de acceso a expertos, falta de tiempo, ausencia de materiales educativos, o falta de colaboración de otros profesionales) y, las barreras sociales: hábitos sedentarios, escasa incorporación de los padres al tratamiento, falta de motivación del niño, y fácil acceso y publicidad de algunos alimentos y bebidas.

Bibliografía: Ministerio de sanidad política social e igualdad. Informe SESPAS.Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición

Dr. J.M. Marín

Otros contenidos del dosier: Obesidad

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test