Síndrome metabólico, ¿a quiénes concierne?

Un fenómeno en aumento

El síndrome metabólico produce obesidad en torno al abdomen, un exceso de grasa y azúcar en la sangre y tensión arterial alta. Aunque la herencia parece tener un papel importante, son el estilo de vida sedentario y la alimentación desequilibrada los principales factores que lo desencadenan. En los países occidentales la dieta inadecuada y la falta de ejercicio físico minan la salud de infinidad de personas; en Estados Unidos, el también llamado síndrome X afecta a uno de cada cinco habitantes, es decir, a 47 millones de norteamericanos. Entre los más vulnerables están las personas mayores de 60, los afroamericanos y los hispanos.

En Europa la situación parece menos alarmante, con un 15% de la población afectada. Aunque la proporción varía según la definición que se dé del cuadro médico. Un estudio europeo basado en criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que “en los sujetos no diabéticos, la frecuencia del síndrome varía de un 7% a un 36 % en los hombres de 40 a 55 años y de un 5% a un 22% en las mujeres de la misma edad”.

En España la prevalencia del síndrome oscila entre el 19,3%, según los criterios de la OMS, y el 15,5, según los del Grupo Europeo de Resistencia a la Insulina (EGIR).

Una bomba de efecto retardado

Entre los factores de riesgo no modificables encontramos la edad, los antecedentes familiares de diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Es posible, no obstante, actuar sobre los principales, que son la falta de actividad física, la alimentación desequilibrada, el tabaquismo y el estrés.

Las consecuencias no son únicamente estéticas ya que esta enfermedad aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y diabetes, dos de los principales flagelos del mundo occidental. “Según algunos estudios, el riesgo de enfermedad cardiovascular se ha casi duplicado y el de la diabetes, triplicado”, subraya Balkau. Y agrega que en Estados Unidos se espera que el síndrome X ,“enemigo silencioso”, pronto destrone al tabaquismo como primera causa de enfermedad cardiovascular. De ahí la importancia de que se detecte precozmente.

Según los criterios más utilizados, el síndrome metabólico se caracteriza por la presencia de tres factores entre los cinco siguientes:

  • Diámetro de la cintura mayor de 120 cm en los hombres y mayor de 88 en las mujeres. Estas cifras pueden variar según el grupo étnico.
  • Colesterol HDL (colesterol “bueno” menos de 40 mg/dl en los hombres y menos de 50 mg/dl en las mujeres.
  • Glucemia en ayunas mayor de 1g/dl
  • Triglicéridos mayor de 150 mg/dl (1,7 mmol/L)
  • Tensión arterial mayor de 130-85 mm Hg

En cuanto a la detección, lo más sencillo es medir el contorno de la cintura y el índice de triglicéridos, también en los niños. Este método permitiría detectar un 80% de los casos de síndrome metabólico. Otros estudios sugieren medir el contorno del cuello.

“Lo ideal sería que el metro apareciera en los consultorios de los médicos generalistas y que la medición de la cintura se convirtiera en un gesto rutinario. Esto comienza a suceder”, estima Balkau. Una adiposidad abdominal excesiva, identificada por un contorno de la cadera superior a los 88 centímetros en la mujer y los 102 en el hombre debería alertar a los médicos y conducirles a practicar análisis complementarios (medición de la tensión y de los niveles de azúcar y grasa en la sangre). El tratamiento consiste en seguir un estilo de vida sano y, en algunos casos, en la medicación.

 D. Bême

Otros contenidos del dosier: Obesidad

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test