Sobrepeso en la adolescencia: comprender las causas

La genética, el estilo de vida (calidad del sueño, práctica deportiva) o una alimentación desequilibrada suelen ser las principales causas del aumento de peso excesivo en un adolescente. Aunque también es verdad que los kilos suelen estar relacionados con las emociones. Y en ese caso, es necesario remontarse a la infancia para encontrar el verdadero origen de este trastorno alimenticio tan problemático1.

Obesidad: regresar a las raíces de la infancia

Durante los primeros meses de vida, se producen muchos intercambios entre la madre y el bebé. En particular, los psicólogos se refieren a un “padre abastecedor”, es decir el que alimenta con comida pero también con caricias, palabras, mimos… De hecho, definen al bebé como un ser humano con la “necesidad de ser alimentado”.

Por otro lado, dado que la llegada de un recién nacido puede ser difícil para la familia (a menudo relacionada con un periodo de depresión, separación, duelo, angustia, dudas…), el bebé también puede tratar de colmar su alimentación terrestre si no recibe suficiente alimentación afectiva. “La adolescencia suele ser el momento de explosión de la obesidad, pero no necesariamente es la etapa donde empieza el malestar”, explica nuestra psiquiatra y psicoanalista².

Atiborrarse para tranquilizarse

“Comer en exceso puede reflejar la época feliz de la infancia, o bien puede asociarse con la madre, ya que comiendo el bebé se sentía querido”, continúa la psiquiatra. Así pues comer compulsivamente puede relacionarse con una búsqueda de tranquilidad, de seguridad: consiste en comer en exceso para no sufrir ni sentirse insatisfecho. Como si el hecho de atiborrarse de comida sofocara una emoción. Por desgracia, esta sensación de tranquilidad es efímera y tiende a asociarse con un sentimiento de culpabilidad que afectará la autoestima de forma negativa.

Además, esta falta de autoestima se agravará cuando, a lo largo de la pubertad, el cuerpo sufra ciertas transformaciones. Durante la adolescencia es muy habitual que aparezcan ciertas “redondeces” que no perdurarán en el tiempo pero que sí acompañan a la transformación del cuerpo. Y ante el malestar que caracteriza este periodo tan especial se añade la dificultad de asumir esos kilos de más.
Y más ahora que reina la dictadura de la delgadez, impuesta por los medios de comunicación y revistas femeninas. Las más jovencitas son, al fin y al cabo, las más afectadas, puesto que el desfase entre las imágenes de esas mujeres tan delgadas y la que ven reflejada en su espejo es impresionante. Según nuestra psiquiatra, “con esos kilos de más, el adolescente forma un caparazón que le protege imaginariamente del deseo de ser otra persona”. Así pues, es fundamental que los padres hagan entender a sus hijos que no hace falta tener un cuerpo escultural para quererse y ser querido.

Gestionar mejor las frustraciones

Según varios expertos, a la generación más joven le cuesta una barbaridad aceptar el vacío y las contrariedades. El teléfono móvil, el portátil, el acceso a internet, la televisión y también la alimentación son vías de escape y por eso siempre buscan algo que hacer. “Debemos enseñar a nuestros adolescentes a gestionar la frustración (no comiendo de forma compulsiva, sino evitando ciertos excesos…). Esto se traduce en gestionar las emociones, como el enfado”, explica la especialista. 

Charlar con un adolescente de su aumento de peso excesivo puede ser difícil pero necesario. Difícil porque el adolescente no querrá oír esas palabras y, en la mayoría de casos, no le apetecerá hablar del tema. Y necesario porque ese aumento de peso puede ser un síntoma de un verdadero malestar. Igualmente, cabe recordar que la obesidad casi nunca empieza durante la pubertad. Lo más importante es estar atento a los cambios de peso de tu hijo o hija.

Ante un caso de sobrepeso infantil, además de cambiar la dieta alimenticia de forma radical, es imprescindible consultar con un especialista (con un psicólogo, psicoterapeuta o incluso un hipnotista). Según palabras de Annie Birraux, “eso le permitirá conectar con el deseo de fondo, que nada tiene que ver con el alimenticio: el deseo del otro, deseo por vivir sus pasiones, un deseo expreso de libertad…”.

D. Bourdet

1- El peso del cuerpo durante la adolescencia. Mesa redonda organizada por el Colegio Internacional de la Adolescencia, CILA, el sábado 1 de febrero de 2014, en París.

2- Entrevista con Annie Birraux, psiquiatra y psicoanalista, autora del libro El adolescente cara a cara con su cuerpo.

Otros contenidos del dosier: Obesidad

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test