¿La osteoporosis es hereditaria?

Ante el fatalismo que supone la osteoporosis, la doctora Karine Briot, reumatóloga en el hospital Cochin, en París, recuerda que no es normal romperse un hueso, aunque sea a una edad avanzada, y que los antecedentes familiares son un indicador para realizar una osteodensitometría, una prueba diagnóstica para detectar la enfermedad que practica la Seguridad Social.

Vértebras fracturadas, primeras víctimas de la osteoporosis

Con una esperanza de vida cada vez más larga, la osteoporosis afecta a cada vez más españoles, la gran mayoría mujeres. La enfermedad se manifiesta mediante una fractura severa que afecta los huesos sólidos, como el cuello del fémur, la pelvis, el húmero o una vértebra.

Según la Asociación Española Contra la Osteoporosis (AECO), cerca de tres millones de personas padecen dicha enfermedad. 30 de cada 100 mujeres la sufren después de la menopausia. Cada año, la osteoporosis causa más de 1,3 millones de fracturas de vértebras, cadera y muñecas en el mundo.

Cualquier factura fuera de la normalidad debe hacernos pensar en una fragilidad ósea anormal”, previene el Grupo de Investigación e Información de la Osteoporosis (GRIO). Preocupado por sensibilizar al gran público y a los poderes públicos de esta enfermedad tan subestimada, este grupo organiza cada año una jornada mundial contra la osteoporosis (el 20 de octubre) durante la cual se difunden varios mensajes de prevención.

Si una mujer en proceso menopáusico sufre dolores en la columna vertebral o una pérdida de peso importante (más de 3 cm. respecto a su talla habitual) debe actuar y concertar una visita médica para descartar una osteoporosis. Todavía subestimada por las personas que la sufren, esta enfermedad está lejos de ser benigna. “Las facturas graves suelen asociarse a una mortalidad al cabo de 10 años”, informa la Dra. Karine Briot, reumatóloga en el hospital Cochin de París.

La osteoporosis, una enfermedad multifactorial

Si bien la osteoporosis no puede considerarse una enfermedad propiamente hereditaria, puesto que no existe un gen responsable o varios factores que puedan causarla, se ha demostrado que los antecedentes familiares de fracturas doblan el riesgo de fractura osteoporótica en una mujer en fase menopáusica. “Una fractura en una mujer de 85 años no es normal y, por eso, la hija no puede pasar por alto este hecho. Al contrario, debe pedir cita con el médico para someterse a una densitometría ósea”, previene la Dra. Briote. “Se trata de una prueba diagnóstica que, en estas condiciones (mujer menopáusica cuya madre ha sido víctima de una fractura de cuello de fémur) se lleva a cabo por la Seguridad Social”, añade la reumatóloga.
Nuestra experta recomienda a todas las mujeres acompañar a su madre a la consulta para abordar el tema con el médico. “Dentro de la consulta, el médico podrá aconsejar tanto a la madre como a la hija”, estima la Dra. Briot.

Existe un cuestionario sencillo y rápido para estimar el riesgo de osteoporosis e identificar los factores que pueden provocar la enfermedad. Los médicos, por su parte, también disponen de una herramienta que les permite calcular el riesgo individual a 10 años vista, el índice FRAX.

¿Cómo reducir el riesgo de sufrir osteoporosis?

Para reducir el riesgo a padecer esta enfermedad, se pueden modificar dos cosas: la alimentación y la actividad física. A nivel alimenticio, los consejos nutricionales son los mismos que para el resto del mundo, indica Karine Briot.

Es decir, comer de todo, ingerir proteínas suficientes para prevenir una sarcopenia (comiendo carne, pescado o huevos cada día), y asegurar la ingesta de calcio capaz de satisfacer las necesidades cotidianas y compensar las pérdidas debidas al embarazo, la lactancia o la menopausia.
La reumatóloga recomienda anteponer las fuentes naturales de calcio a los complementos alimenticios, ya que estos últimos pueden provocar trastornos digestivos en algunas mujeres.

En lo referente a la actividad física, esta refuerza el esqueleto porque mantiene la masa ósea. Según la intensidad y frecuencia de la práctica, podremos limitar la pérdida ósea. Salir a correr o simplemente a pasear son los ejercicios más adecuados, ya que refuerzan los huesos de las piernas y la columna vertebral. Sin embargo, los deportes que no tienen ningún efecto sobre el tejido óseo, como la natación, el ciclismo o el esquí de fondo, carecen de interés a este nivel.

Menos del 20% recibe tratamiento

Cuando se produzca una factura grave, se debe establecer un tratamiento, puesto que las medidas higiénicas y dietéticas no son suficientes. Dichos tratamientos se distinguen en:

  • Tratamientos que frenan la pérdida ósea, entre los que se encuentran los tratamientos hormonales substitutivos que se recetan durante la menopausia, como el raloxifeno y los bifosfonatos;
  • Un tratamiento que estimula la formación del hueso: consiste en teriparatida, una hormona paratiroidea que, en general, se administra por vía subcutánea durante 18 meses como máximo;
  • Un tratamiento que fomente la formación y reabsorción ósea, el ralenato de estroncio; suele recetarse como segunda opción a pacientes que no toleran los bifosfonatos. 

La elección del tratamiento no se basa en una recomendación “oficial”, sino que depende, sobre todo, del modo de administración y de la observación. Al cabo de un año, la mitad de los pacientes deja de tomar el tratamiento médico. “En caso de duda, es preferible una perfusión única y anual de bifosfanatos”, subraya la Dra. Briot. Sin embargo, cada año alrededor del 40% de las mujeres comente este error…

En total, menos del 20% de pacientes que sufre una fractura grave recibe tratamiento. La causa, además de un diagnóstico insuficiente, es el temor a los efectos secundarios de los tratamientos mencionados. Sin embargo, este temor es infundado, comenta la especialista. Nuestra experta asegura que, a diferencia de la idea preconcebida, la toma de bifosfonatos no es en absoluto una contraindicación para las curas dentales. “Es posible ponerse implantes dentales”. Por otro lado, muchas mujeres reciben tratamiento sin que la situación lo justifique. 

A. Pelletier

Fuente: Conferencia de prensa organizada por GRIO, en presencia de la Dra. Karine Briot, reumatóloga en el hospital Cochin de París, junio de 2013.

Otros contenidos del dosier: Osteoporosis

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test