Amnesia: la pérdida de memoria

La amnesia puede estar relacionada con enfermedades o accidentes. En función del tipo de amnesia estarán afectados unos sistemas de memoria u otros. El tratamiento depende de la causa de la amnesia.

Amnesia: las causas

Amnesia significa pérdida de memoria. “Aparece en patologías muy diversas en cuanto se da tiene lugar una alteración del funcionamiento de las estructuras cerebrales que rigen la memoria”, indica la Dra. Catherine Thomas-Antérion. De este modo, la amnesia puede estar relacionada con enfermedades degenerativas como el mal de Alzheimer, que combina atrofia cerebral y pérdida de neuronas, o a enfermedades infecciosas como la encefalitis herpética (inflamación seguida de muerte neuronal en las regiones temporales importantes para la memoria). La amnesia puede igualmente ser provocada como consecuencia de un traumatismo craneal. “En ese caso, puede ser causada por lesiones vasculares directas por hematoma o por microlesiones de sacudida de la materia blanca en los lóbulos frontales, zonas básicas para la recuperación de la información almacenada”, precisa la neuróloga.

Otra posible causa de amnesia: un ictus amnésico. “Se trata de una suspensión transitoria del registro de memoria, que dura entre 6 y 24 horas y es siempre recuperable”, explica la especialista. “Digamos que es como un corte eléctrico, cuya causa de desconoce, en los circuitos de la memoria”, añade. La amnesia puede deberse igualmente a una crisis epiléptica o ser clasificada como iatrogénica, es decir relacionada con la toma de medicamentos, en especial con los anticolinérgicos, que tienen como efecto secundario la desaceleración de los registros y los trastornos de consolidación en especial en las personas mayores y vulnerables.

Por último, los trastornos psíquicos también pueden provocar amnesia. “Se trata, en ese caso, de trastornos de memoria por restricción de los recursos atencionales que están ocupados con otra cosa. Sin embargo, para que la memoria funcione bien se necesitan buenos recursos de atención”, indica la Dra. Thomas-Antérion. “Los recursos atencionales pueden estar perturbados por una sobrecarga de ideas fijas, preocupaciones (depresión, TOC…), interferencias…”, precisa la doctora.

Reglas de higiene para la memoria

Consejos de la Dra. Catherine Thomas-Antérion

  • “No hay medicamentos que mejoren la memoria de una persona que busque únicamente potenciarla”, aclara la neuróloga.
  • Por el contrario, asegurarse de dormir lo suficiente es muy importante, sobre todo para la consolidación de la memoria.
  • Contar con el máximo de ocupaciones, de estimulación o de centros de interés es bueno para la memoria…
  • Del mismo modo, aprender a controlar el estrés diario ayuda a no perturbar los recursos atencionales.
  • En el caso de las personas mayores, el riesgo vascular es importante. Por esa razón, deben controlar los factores de riesgo vascular (tensión y colesterol) y realizar ejercicio físico a su medida.

Amnesia: cuando diferentes sistemas de memoria están afectados

“En caso de amnesia, pueden estar afectados uno o varios sistemas de memoria”, indica la Dra. Thomas-Antérion. Lo cual explica la existencia de diferentes formas de amnesia. “Los trastornos de memoria en neurología son a menudo de dos tipos: anterógrados, que implican una cierta dificultad para quedarse con nueva información, y retrógrados, que tienen que ver con las dificultades relativas a la recuperación de información y recuerdos”, explica la neuróloga. La memoria procedimental, la que nos sirve para andar en bici, para utilizar un cuchillo, etc., es raramente objeto de trastornos.

 “La amnesia es más o menos retrógrada o anterógrada según la enfermedad y la localización”, precisa la especialista. El sistema de memoria más vulnerable es la memoria episódica, que corresponde al tipo de memoria que permite recordar informaciones dentro de su propio contexto de llegada: contexto espacio-temporal y emocional (recuerdos precisos, detalles de cuándo, dónde y cómo me sentí…). “Son los recuerdos más frágiles”, indica la doctora. Por último, existen otros tipos de memoria que raramente se deterioran como la memoria semántica, que engloba el conjunto de saberes.

Amnesia: los tratamientos

“El tratamiento de la amnesia depende de la causa”, explica la Dra. Catherine Thomas Antérion. “Si esta es de origen iatrogénico, se suprime la medicación”, indica. Si la amnesia proviene de una patología psíquica, la tratamos. “Es importante curar estas enfermedades. Es una idea equivocada creer que un tratamiento antidepresor va a afectar a la memoria. Al contrario, si es la depresión, y no el medicamento, lo que perturba la memoria”. Si la amnesia está causada por enfermedades con cura como la epilepsia o la apnea del sueño, hay que tratar estas primero, lo que conllevará a la cura o a la mejora de los trastornos de la memoria.

A.-S. Glover-Bondeau

Fuentes:

Entrevista a la Dra. Catherine Thomas-Antérion

Otros contenidos del dosier: Salud mental

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test