Vaginismo: causas y tratamiento

Los órganos genitales son normales pero, ante todo intento de penetración, el orificio vaginal se cierra: se produce una contracción involuntaria (espasmo) de los músculos perivaginales. “Ante la intromisión de un pene, la vagina reacciona igual que el ojo cuando ve acercarse una mosca”, compara Kroger. Esta comparación resalta el carácter involuntario de la constricción.

A veces, una revisión ginecológica es difícil, o incluso imposible, aunque tan solo se examinen los órganos genitales externos. Ante cualquier acercamiento, la mujer aprieta las piernas. Sin embargo, es fundamental realizar la revisión porque permitirá establecer el diagnóstico y confirmar que los órganos genitales no presentan ninguna anomalía.  

Relación con la fobia al coito

El vaginismo no siempre es incompatible con la vida en pareja: ciertas parejas desarrollan una sexualidad placentera sin penetración. El matrimonio no-consumado se define por la ausencia de penetración vaginal, ya sea por problemas de erección en el hombre o por vaginismo en la mujer.

El problema nunca es orgánico: el término vaginismo está reservado a causas no-orgánicas.

  • El vaginismo es primario si empieza al mismo tiempo que la vida sexual de la mujer;
  • Se considera secundario si aparece tras un periodo de vida sexual sin problemas de penetración. 

Causas y tratamientos del vaginismo primario

  • La no-integración de la vagina en el esquema corporal: en otras palabras, la mujer desconoce su cuerpo. Se imagina una vagina pequeña y estrecha, o piensa que tiene un himen escleroso y grueso que obstruye por completo el orificio vaginal. Nunca se ha mirado la vulva con un espejo, ni tampoco se ha introducido un dedo y, en general, no utiliza tampones. Este problema puede ser superficial: una dosis de información sexual o una terapia sexual permitirán regular el problema en cuestión de meses;
  • También puede estar relacionada con conflictos inconscientes, o a la ambivalencia de la llegada de un futuro bebé, etc. En este caso, tan solo una psicoterapia analítica o un psicoanálisis permitirán tratar el problema.
  • La mujer conoce su cuerpo, pero los músculos se contraen cada vez que intenta la penetración: en este caso, el problema es psicológico. Un sexóloga decidirá, con ella, el procedimiento a seguir: psicoterapia, terapia sexual, desensibilización a base de relajación o hipnosis, u otras terapias. 

Causas y tratamientos del vaginismo secundario

El vaginismo se manifiesta tras un periodo de sexualidad sin problema, o al menos sin problema de penetración. A menudo ocurre después de un periodo de dispareunia (dolores durante el acto sexual) que acaba por transformarse en vaginismo. El miedo al dolor hace que el cuerpo se defienda como acto reflejo. Los músculos se contraen para impedir la penetración porque en las últimas ocasiones ha sido muy dolorosa.

Una terapia sexual en pareja ayudará a recuperar la confianza y, después, la relajación. Solo así se conseguirá eliminar ese reflejo inconsciente. 

Algunos consejos

Por supuesto, lo primero es consultar con un sexólogo competente.

Sin embargo, aquí tienes algunos consejos:

  • Para empezar, no intentes la penetración. Antes hay que superar otras etapas;
  • Verifica por ti misma que nada impide la penetración. Para ello observa la vagina con un espejo.
  • Introduce un dedo en la vagina para comprobar que las paredes sean flexibles, que los músculos estén relajados. Si están contraídos, procura relajarlos;
  • Una vez superada esta etapa, pide a tu pareja que introduzca un dedo en la vagina con sumo cuidado y utilizando un lubricante. Después, si no sientes dolor alguno, indícale que introduzca dos;
  • La penetración siempre debe estar bajo tu control, así que cuando estés preparada, utiliza una postura donde tú estés encima de él.

Estos consejos deben seguirse con precaución, sin dolor. El mínimo dolor activará de nuevo el proceso de defensa del cuerpo, es decir, la contracción de los músculos que rodean la vagina.

Si no eres capaz de seguir estos consejos, no dudes en consultar con un profesional que, sin duda, te será de gran ayuda.

Dra. A. Mocquard

Otros contenidos del dosier: Vaginismo

Comentarios

Artículos destacados

Los tipos de píldoras anticonceptivas
Los tipos de píldoras anticonceptivas

Doctissimo hace un repaso a las diferentes generaciones de este tipo de anticonceptivo oral. Píldoras de primera, segunda,...

Los desórdenes del clítoris
Rejuvenecimiento vaginal: técnicas sin cirugía
Conversaciones sexuales en la pareja
Himen: lo que debes saber
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test