Lactancia materna: No tengo suficiente leche

Los criterios que permiten confirmar una secreción insuficiente de leche se basan en la curva del peso y en el número de pañales mojados al día. En efecto, algunos bebés parecen contentarse con una alimentación inferior a la recomendada y no presentan ningún problema de sueño ni de tránsito intestinal. En cambio, hay otros que, con una alimentación suficiente, rugen de energía después de tomar el pecho y reclaman “horas extras”.
Una secreción de leche insuficiente puede tener múltiples causas, pero las más importantes son empezar a dar el pecho tarde, la evacuación incompleta de los pechos, las preocupaciones y el cansancio de la madre, factores genéticos, etcétera.

Remedios milagrosos

A lo largo de la historia de la humanidad podemos observar toda una serie de prácticas que supuestamente aumentan la lactancia. Infusiones de plantas diversas, invocaciones a Santa Ágata o llevar colgantes de ágata en el collar son algunos ejemplos. Pero como siempre, lo mejor es utilizar el sentido común.

Lactancia mixta

Si el bebé sigue perdiendo peso después del quinto día de vida, o si no engorda, el pediatra le examinará para buscar una infección (urinaria, pulmonar, etcétera), o problemas digestivos (diarreas, vómitos…). Si el examen clínico y demás pruebas complementarias son normales, es posible que la secreción de leche sea insuficiente. En ciertos casos, el pediatra puede optar por una lactancia mixta. Esta decisión médica debe tomarse con prudencia, ya que el biberón tiene varios inconvenientes:

  • Aumenta el riesgo de alergia a las proteínas de la leche de vaca;
  • Aumenta el riesgo de diarrea;
  • Aumenta el riesgo de confusión pecho-tetina;
  • Perturba la lactancia materna;
  • Aumenta el riesgo de obstrucción;
  • Disminuye la confianza de la madre en su capacidad de dar el pecho;
  • Disminuye la duración de la lactancia.

La idea del biberón como complemento es dar un biberón de leche de vaca después de cada toma de pecho. Es primordial que el pecho quede totalmente vacío de leche, ya sea de forma manual o con la ayuda de un sacaleches. Esta noción, que a menudo suele olvidarse, es fundamental. En efecto, cuando se utilizan biberones como complemento, la madre se arriesga a no vaciar por completo los pechos, lo cual implica una disminución en la secreción de leche.
El método que consiste en alternar ambas lactancias es antipsicológico si el deseo de la madre es aumentar la secreción de leche. Así pues, el mejor modo de tener leche es dar el pecho muy a menudo. A veces se utilizan ciertos medicamentos para estimular la lactancia, como por ejemplo, el Galactogil, vitamina E (Ephynal), Primperan...

Prever el retorno a casa

Volver a casa después de salir del hospital tiende a ser una fuente de angustias, inquietudes y cansancio (depresión post-parto, o “baby blues”), y en estos casos es frecuente que la leche suba muy despacio.
La madre, prevenida de esta posibilidad, está más que interesada a que alguien le eche una mano en las tareas domésticas, bien sea su marido o un familiar. Beber agua en abundancia, el descanso y dar ambos pechos son simples pero eficaces métodos para reactivar la lactancia.
Dr. L. Rossant
Dra. J. Rossant-Lumbroso

Otros contenidos del dosier: Lactancia

Comentarios

Artículos destacados

Siembra vaginal: ¿peligrosa para el bebé?
Siembra vaginal: ¿peligrosa para el bebé?

Si estás embarazada o piensas ser mamá en breve, es muy probable que estés valorando todas las opciones de parto y que...

Las complicaciones en el parto
¿Por qué el primer parto se suele retrasar?
Afrontar una cesárea programada
Azul serenity para la habitación del bebé
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test