¡Atención con los juguetes ruidosos!

El bebé oye todo

En el vientre de la madre, el bebé reacciona a los sonidos y particularmente a la voz de los padres y los hermanos. Aún en estado fetal, esta estimulación exterior le ayuda a desarrollar la audición.
"La audición es el sentido más maduro que tiene un bebé al nacer" , explica Emmanuel Devouche,  maestro de conferencias en el Instituto de Psicología de la Universidad René Descartes. Desde la más tierna edad, los bebés descubren los sonidos que le rodean. Ésta es la razón por la que a menudo hacen ruido golpeando un juguete contra otro. "Toda estimulación es importante para que experimenten el sonido", añade Emmanuel Devouche. Pero si bien los sonidos son necesarios para el desarrollo del bebé, no hay que confundir  el sonido con el ruido.

Controlar el ruido

Un sonido es una vibración  acústica percibida por el oído. Cuando los sonidos molestan, hablamos de ruidos. Hay diversos factores que pueden dañar el sentido del oído y uno de ellos es precisamente el ruido. Cada año los fabricantes lanzan juguetes más novedosos pero también más ruidosos, razón por la cual la Comunidad europea ha fijado nuevas reglas de seguridad en la directiva europea 2009-48-CE, la cual  entrará en vigor este año.

¿Ayuda al desarrollo?

Sabemos que los juguetes sonoros son importantes para el desarrollo del bebé y que hay normas comunitarias de seguridad, pero ¿significa esto que podamos comprar el primer juguete que encontremos sin pensarlo dos veces? Por supuesto que no.  Antes de llevar un juguete a casa hay que tomar ciertas precauciones. Primero, tenemos que leer atentamente las recomendaciones de seguridad que aparecen en la caja. Algunas son prácticamente imposibles de respetar, como las que advierten que el niño no acerque el juguete a la oreja. La responsabilidad de que esto no ocurra no es del niño sino de los adultos, que deben vigilarlos cuando manipulan este tipo de juguetes. Usados correctamente, éstos contribuyen al desarrollo del bebé, pero no hay que olvidar que hay otras fuentes de sonidos que también le estimulan, como las voces provenientes del medio ambiente donde crece el niño. "Las voces artificiales no reemplazan las voces naturales ni pueden compararse en calidad´´, enfatiza Emmanuel Devouche.

Nuestra responsabilidad como adultos es evitar que la presencia de estos juguetes sonoros sustituya la comunicación en el seno familiar.

S. Toetsch

Fuentes: Entrevista telefónica con Emmanuel Devouche, maestro de conferencias del Instituto de Psicología de la Universidad René Descartes, del equipo de cognición perinatal. Directiva europea 2009/48/CE

Otros contenidos del dosier: Cuidados del niño

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test