¿La obesidad del adulto se programa en la infancia?

Los hábitos nutricionales de los niños españoles

El proyecto ALSALMA se diseñó para valorar como se alimentan los niños durante los primeros 36 meses de vida y observar si existe algún desequilibrio. Se pidió a las madres de 93 niños y 95 niñas de 6 ciudades españolas que completaran un diario dietético para estudiar los alimentos que consumían durante 4 días no consecutivos.
En un 70% de los niños se encontró que comían una cantidad excesiva de calorías en relación a la recomendada. En los menores de 6 meses este exceso era naturalmente a base de leche y entre los 6 y 36 meses a base de azúcares y cereales.

Pero lo que más sorprendió fue encontrar que en todas las franjas de edad estudiadas existía también un consumo excesivo de proteínas pero insuficiente aporte de vitamina D y folatos.

¿Comen menos los parvulitos que los bebés?

El niño de 1 a 3 años atraviesa una etapa de transición entre el período de crecimiento acelerado del lactante y el período de crecimiento estable del escolar. Crece linealmente y de forma sostenida y gana peso de una forma regular y discreta.
Este metabolismo más "tranquilo" del niño de dos años, que ya va a la guardería, hace que el niño necesite menos energía (calorías) y coma menos en relación a lo que tenía acostumbrados a los padres ("¡antes se comía un bol entero de puré de verduras con pollo!").

¿Damos a nuestros hijos demasiadas proteínas?

Contrastando los datos recogidos con la ingesta diaria recomendada (DRI) de cada nutriente el consumo de proteínas llegó al 127% en los menores de un año pero hasta el 376% en los de 1-3 años. El consumo elevado de proteínas se ha relacionado con un mayor peso en los niños de 2 años, lo que aumenta el riesgo de obesidad futura1.

Se cree que las proteínas en exceso conllevan un aumento de peso porque estimularían la secreción de un factor de crecimiento semejante a la insulina (IGF-1) que promueve que las células proliferen, se acelere el crecimiento y aumente el tejido adiposo o michelines.

Esta tendencia a ofrecer más proteínas de las que se precisan a los niños desde muy pequeños (1-3 años) ya se ha observado también en otros países europeos. En Francia alcanzan el 138% de las DRI, en Italia el 131% y hasta el 284% en Reino Unido.

Cabe destacar que los primeros 6 meses menos de un 10% de los bebés excedía en las cantidades de proteínas pero en las siguientes franjas de edad (7-12meses, 13-24 meses, y 25-36 meses) un 96, 88 y 97% de los niños respectivamente consumieron proteínas por encima del doble de las recomendaciones.

En los niños de menos de 6 meses, la gran mayoría de las proteínas procedía lógicamente del consumo de leche. En edades posteriores, las proteínas llegaban a través del consumo de carnes, pescado y huevo, y en segundo lugar de productos lácteos.

Los autores del estudio señalan que "si el aporte proteico tuviera que ser reducido, debería ser a expensas de los productos con mayores concentraciones de proteínas, es decir de las carnes y los productos lácteos". 

¿Qué consecuencias puede tener el exceso de proteínas en el niño?

La creciente escalada de obesidad infantil ha encendido los focos de atención y se han iniciado múltiples estudios a nivel mundial dada su consabida relación con la obesidad del adulto, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer y la enorme repercusión sanitaria de todo ello.

Sabíamos que el riesgo de padecer obesidad es mayor cuando se consumen muchas grasas, azúcares, grasas saturada y trans, o alimentos de alta densidad energética y pobres en fibra y micronutrientes.

Se abusa de dulces, bebidas azucaradas, o aperitivos entre comidas y de alimentos grasos en la mesa, lo que conduce a elevar las calorías ingeridas y los niveles de glucemia, circunstancias que pueden modificar el apetito de nuestros niños en una edad crítica en la que los hábitos se están asentando.

Pero ahora tenemos otro dato, no sólo el exceso de grasa o de azúcares engorda a nuestros niños. También el exceso de proteínas puede ser perjudicial. El equilibrio dietético debe ser el objetivo final. Debemos replantearnos la frase "al menos, termina el filete".

¿Por qué se insiste tanto en la dieta variada?

Por otro lado, cuando una madre acuesta a su pequeño con poco más de dos yogures o un vaso de leche con galletas, tras rechazar el pescado y las judías verdes, quizás se quede tranquila, pero está desdeñando una etapa maravillosa para educar en la alimentación variada.
En ese sentido, el consumo excesivo de leche de vaca a partir del primer año de vida puede limitar la ingesta y diversificación de alimentos complementarios en la dieta (legumbres, verduras, frutas...), que es trascendental para exponer al niño a nuevos sabores y texturas que facilitan y promueven su autonomía para comer y la aceptación de mayor número de alimentos en el futuro.
La administración de altas cantidades de leche de vaca, superiores a 700ml al día, puede contribuir a una ingesta inadecuada de algunos nutrientes. Esto es así porque es rica en proteínas y grasa saturada pero pobre en grasa polinsaturada y en hierro, vitamina D y folatos. 

Ahora tenemos otra evidencia de la necesidad de ampliar el consumo de las verduras, hortalizas y legumbres y frutas y moderar las proteínas lácteas y cárnicas para contribuir al balance nutricional y prevenir el aumento excesivo de peso en los pequeños.

Bibliografía:

1- Baird J et al. Being big or growing fast. Systematic review of size and growth in infancy and later obesity. Br Med J. 2005; 331: 929-31

2- Dalmau J, Moráis A, Martínez V, Peña-Quintana L, Varea V, Martínez MJ y Soler B. Evaluación de la alimentación y consumo de nutrientes en menores de 3 años. Estudio piloto ALSALMA. An Pediatr (Barcelona) 2013.

3- Susana Domínguez Rovira. Qué como y por qué. Nueve claves para una alimentación familiar saludable. Ed. RBA 2014

Otros contenidos del dosier: Alimentación infantil de 1 a 3 años

Comentarios

Artículos destacados

Beneficios de hablar al bebé
Beneficios de hablar al bebé

En la comunicación escrita, resulta muy fácil distinguir unas palabras de otras. Sin embargo, en el lenguaje oral es...

Conoce beneficios del baño de sol para tu bebé
Embarazo: sobrellevar el calor
Cuida tus pezones durante la lactancia
Hidrocefalia en recién nacidos
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test