Estoy embarazada, ¿puedo comer pescado?

Qué pescados evitar o reducir

Si bien a las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia infantil se les recomienda consumir una amplia variedad de pescados por sus grandes beneficios nutritivos, también se les aconseja evitar las especies más contaminadas con mercurio. De acuerdo a los lineamientos de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición  (AESAN) (1), los peces prohibidos son el pez espada, el tiburón, el atún rojo o atún azul (Thunnus thynnus (especie grande, normalmente consumida fresca o congelada y fileteada) y el lucio,

El 28 de septiembre de 2010, la AESAN aprobó el Informe en relación a los niveles de mercurio establecidos para los productos de la pesca, en el que se estima que “una mujer embarazada (60kg) que ingiera una ración (100 g) de pez espada a la semana, superaría la ingesta máxima tolerable de metil-mercurio”.

Cuanto más grande el pez, más mercurio

El mercurio está presente naturalmente en el suelo, los lagos, océanos y ríos, pero industrias como la combustión de basura, la minería y las plantas procesadoras de papel producen mercurio que termina en los ríos y el mar. Los peces pequeños que se alimentan de plancton con mercurio son devorados por las especies más grandes, que acumulan así niveles altos de mercurio. Cuando más grande el pez y cuanto más larga su vida, más mercurio acumulan. Como estos grandes depredadores suelen ser migratorios, según explica la AESAN, por seguridad, no se puedan excluir especímenes pescados en aguas menos contaminadas. Los peces criados en piscifactorías, como el salmón, no están expuestos a este riesgo. Por un lado tienen una vida relativamente breve y por el otro, el agua donde crecen está controlada.

Un peligro para el niño

El mercurio en su forma metilmercurio no afecta a la madre, pero presenta un verdadero peligro para el feto. Su cerebro y el sistema nervioso central son particularmente sensibles a la acción tóxica del metilmercurio. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS)(2), “la principal consecuencia sanitaria del metilmercurio es la alteración del desarrollo neurológico”. La OMS advierte que “la exposición a esta sustancia durante la etapa fetal puede afectar ulteriormente al pensamiento cognitivo, la memoria, la capacidad de concentración, el lenguaje y las aptitudes motoras y espacio-visuales finas del niño”.

Los datos disponibles, sin embargo, no permiten evaluar el grado de exposición máxima que resulta perjudicial. Si bien se sabe que el metilmercurio es tóxico y que su consumo va en aumento, no ha sido posible relacionar ninguna enfermedad concreta con ninguna dosis precisa.

Cuidarse del pescado crudo

El mercurio en el pescado no es el único peligro. También es importante cuidarse de los parásitos. Para evitar este riego hay que eliminar la ingesta de pescado crudo (sushi, sashimi y ceviche o pescado crudo marinado) ya que puede albergar un parásito conocido como anisakis, responsable de la anisakidosis. La enfermedad comenzó a extenderse en Europa gracias al éxito de la cocina japonesa. Si eres realmente adicta al sushi o al ceviche, congela el pescado que vayas a usar en su preparación durante un mínimo de 24 horas: la congelación elimina cualquier riesgo de contaminación.

A pesar de estos aspectos negativos, no hay que olvidar que el pescado tiene muchas propiedades. La AESAN (1) considera que “el pescado es una parte importante de la dieta”. Esto se debe, básicamente, a “la calidad de su proteína y su grasa, con aminoácidos esenciales en cantidad más que adecuada, escasa cantidad de grasas saturadas y una importante proporción de ácidos grasos Omega 3 y de vitaminas A, D, E, B6 y B12”.También rico en yodo, los productos del mar no deben faltar en una alimentación saludable.

Pescado, mercurio y cuánto comer por semana

Los niños menores de seis años, las mujeres embarazadas y las que están en período de lactancia infantil son más vulnerables a los efectos dañinos del mercurio que consumen. También se recomienda a las mujeres reducir la cantidad de pescado con mercurio un año antes de quedar embarazadas (3).

POCO MERCURIO

Consumir sin límite:

  • Anchoa
  • Almeja
  • Cangrejo de mar y de río
  • Rodaballo
  • Abadejo (del Atlántico)
  • Merluza (Pescadilla)
  • Arenque
  • Caballa (Atlántico Norte)
  • Ostras
  • Platija
  • Salmón (enlatado y fresco)
  • Sardina
  • Vieira
  • Sábalo
  • Camarón
  • Lenguado del Pacífico
  • Calamar (chipirón)
  • Tilapia (mojarra)

MERCURIO MODERADO

Consumir seis veces o menos al mes:

  • Lubina (negra, rayada)
  • Carpa
  • Bacalao
  • Halibut o fletán
  • Langosta
  • Dorada
  • Rape
  • Raya
  • Bonito
  • Corvina

MERCURIO ALTO

Consumir tres veces o menos al mes:

  • Mero
  • Lubina (chilena)
  • Atún (albacore o atún blanco)
  • Atún (aleta amarilla)

MERCURIO MUY ALTO

Evitar:

  • Lucio (1)
  • Caballa (gigante)
  • Tiburón
  • Pez espada
  • Atún rojo (atún azul)

H. Huret

Fuentes:

-Entrevista con el profesor A. Martin

1 Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición
2. El mercurio y la salud, OMS.
3. Evite Consumir Pescado Contaminado, Natural Resources Defense Council

Otros contenidos del dosier: Alimentación durante el embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test