Embarazo: ¿Cuántas comidas al día?

El desayuno

Por la noche, tu organismo está en reposo, a diferencia del de tu bebé. Por esta razón, después de toda una noche en ayunas, es esencial tomar un desayuno variado y abundante que te permita recuperar energías. Si tienes náuseas o falta de apetito cuando te levantas, distribuye tu desayuno a lo largo de la mañana.
Algunos consejos
El desayuno puede ser dulce o salado, según tus preferencias. Lo ideal es que contenga una bebida para hidratarte, un producto con cereales (pan, biscotes o cereales), una pieza de fruta (o, si lo prefieres, un zumo de fruta o compota) y un producto lácteo (que también puede ser un té o café, acompañado de abundante leche). Las sugerencias que te ofrecemos a continuación incluyen todos estos productos:
Un zumo de frutas, cuatro tostadas con miel y un yogur.

  • Té o café con leche, tres rebanadas de pan integral, una loncha de jamón y una manzana.
  • Té o café, tres rebanadas de pan, una porción de queso fresco y un zumo de naranja.
  • Té o café, un bol de cereales con leche y una pera.
  • Té o café, un bollo, un kiwi y un yogur.
  • Un vaso de leche, cuatro biscotes con mermelada y mantequilla, y medio pomelo.

Bebidas hidratantes

¿En qué cantidad debo tomarlas?
Para eliminar los residuos del organismo (los tuyos y los del bebé) y para evitar el riesgo de infección urinaria, necesitas beber un litro y medio de líquido al día. Recuerda: aunque tengas edemas no debes dejar de ingerir líquidos, ya que podrías deshidratarte, y la hinchazón apenas depende de la cantidad de líquido que tomes.
¿Cuáles son las bebidas más indicadas?
El agua es la mejor bebida. También puedes tomar infusiones, leche, caldos y zumos de frutas. Los zumos puros de frutas o los zumos que prepares tú misma en casa no contendrán azúcar añadido, a diferencia de los zumos de frutas a base de concentrado. Cuidado con los refrescos: contienen el equivalente a veinte cucharaditas de azúcar por litro. Puedes tomar café, siempre que sea de forma moderada. Elimina por completo el consumo de alcohol en cualquiera de sus formas, ya que atraviesa la barrera de la placenta y puede alterar el desarrollo del feto. Una vez superado el primer trimestre, podrás permitirte alguna copita de champán o cava o medio vaso de vino, pero sólo de manera excepcional y siempre que evites cualquier otro tipo de alcohol.

La comida y la cena

Para que la comida y la cena sean equilibradas deben constar como mínimo de una porción de carne o de un alimento equivalente (pescado, por ejemplo), de féculas y/o de pan, de verduras crudas o cocidas, de un poco de materia grasa para cocinar o aderezar, de un producto lácteo y de una pieza de fruta. Según tus necesidades y tus gustos, puedes combinar estos alimentos básicos para prepararte comidas frías o rápidas. Si te gusta el dulce, date un capricho de vez en cuando y tómate una crema o algún otro postre que te aporte calcio.
Propuestas de menús
Las siguientes sugerencias, que incluyen todas las categorías de alimentos necesarios para tu salud y la de tu bebé, son ejemplos de menús variados y equilibrados para la comida y la cena que se complementan entre sí.
Comida: ensalada de pasta, bistec a la plancha con hierbas, tomates fritos, una macedonia, pan. Cena: sopa de verduras, filete de pescadilla con papas o patatas al perejil, requesón, una pera.
Comida: menestra de verduras, una rodaja de salmón al horno, arroz blanco, compota de manzanas con una bola de helado de vainilla. Cena: espinacas con jamón, tortilla de huevo, fresas con azúcar, pan.
Comida: lentejas con arroz, tortilla de patatas, un yogur, uvas. Cena: ensalada variada, rape a la plancha, queso fresco, ciruelas, pan.
Comida: garbanzos cocidos, pollo asado, ensalada, una manzana, pan. Cena: sopa de berros, bacalao fresco, requesón, pan.

¿Té o café?

El té y el café contienen teína y cafeína respectivamente, sustancias excitantes que, tomadas en grandes dosis, pueden provocar insomnio y palpitaciones. Por lo general, con el embarazo aumenta la sensibilidad a la cafeína, aunque el efecto varía de una mujer a otra. Nadie mejor que tú sabrá la cantidad de té o café que te conviene tomar, teniendo en cuenta que el café canephora o robusta contiene dos veces más cafeína que el arábica, y que el descafeinado no lleva cafeína.

Otros contenidos del dosier: Alimentación durante el embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test