Embarazada: controla tu consumo de sal

Embarazada o no, no es recomendable exceder de 6 a 8 g de sal, o 2,4 a 3,2 g de sodio por día (1 g de sal = 0,4 g de sodio). (1) Esta cifra supera con creces la necesidad mínima (2 g de sal por día), pero representa un buen compromiso, teniendo en cuenta el consumo de sal de los españoles, una media de 9,7 gramos diarios, el doble de lo recomendado por la OMS, y entre el 70 % y el 75 % de la sal consumida procede de alimentos procesados y consumidos fuera del hogar, según informa la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. En Francia, la media es de 7,7 g. (2)
Si bien hay que evitar su exceso, como con cualquier otro nutriente, no hay que olvidar que el sodio es uno de los minerales esenciales.

No disminuyas brutalmente la sal en el embarazo

Entre otras funciones, la sal ayuda en la transmisión de los impulsos nerviosos, la contracción muscular y la hidratación del cuerpo. "Nunca ofrecemos una dieta baja en sodio a nuestros pacientes", explica Catherine Cardiet, nutricionista del departamento materno-infantil del hospital Cochin de París. "Les animamos a moderar el consumo de productos industriales con alto contenido de sal, como galletas de aperitivo, comidas preparadas o agua carbonatada. Se trata de un buen consejo aplicable tanto a las embarazadas como al resto de la población". Los edemas de piernas, pies o dedos, frecuentes en el embarazo, se deben a un entorno específico hormonal que provoca la vasodilatación de los vasos sanguíneos, que al estar menos contraídos dejan pasar agua a los tejidos. En este tipo de edema un régimen sin sal no cambia nada.
Además, a las mujeres embarazadas se les recomienda consumir sal yodada con el fin de complementar la aportación de yodo, a menudo insuficiente y aún más durante el embarazo. La deficiencia de este elemento  puede causar bocio e hipotiroidismo en el feto.

Hipertensión crónica

En la población general, la hipertensión arterial (presión sistólica superior a14 y presión diastólica superior a 9) es una indicación para moderar la ingesta de sodio. Aproximadamente el 40 % de las personas hipertensas, especialmente cuando tienen sobrepeso o son de raza negra, es sensible a los cambios en la ingesta de sodio. Por lo tanto, si una mujer es hipertensa y se queda embarazada debe continuar con una dieta similar a la que seguía.
La razón es que la presión arterial disminuye de manera natural durante los primeros seis meses de embarazo por el aumento del volumen sanguíneo y la dilatación de los vasos sanguíneos. A tal punto disminuye  que los ginecólogos, dependiendo del nivel de la presión arterial, tienden a suprimir o modificar durante algunos meses el tratamiento para bajar la presión recomendado a estas mujeres antes del embarazo. El objetivo es evitar la hipotensión, la que puede ser perjudicial para el feto al recibir menos irrigación y por lo tanto, menos oxígeno y nutrientes (3).

Hipertensión gestacional

La hipertensión también puede ocurrir sólo durante el embarazo: se trata de la hipertensión gestacional que aparece a partir de la semana 20 de gestación. Esta complicación médica, la más común del embarazo, alcanza al 10 % de las mujeres embarazadas.
Este tipo de hipertensión es básicamente una enfermedad de la placenta y no está relacionada con la ingesta de sodio. Sin embargo, es mucho más común entre las mujeres obesas o con sobrepeso en el momento de la concepción. Su riesgo se multiplica por 2,5 a 5, de acuerdo con el índice de masa corporal (IMC) inicial. (4)  "Cuando una mujer empieza el embarazo con sobrepeso o engorda demasiado en el primer trimestre son deseables ciertos cambios dietéticos para limitar el exceso de peso”, señala la nutricionista. “El aumento de peso recomendado depende del Índice de Masa Corporal (IMC) previo al embarazo: siete kilos para las mujeres obesas y 12 kilos para las mujeres con ligero sobrepeso (5). No les pedimos seguir una dieta sin sal estricta, porque sería inútil", añade.
El descubrimiento de hipertensión arterial justifica la vigilancia y evaluación médica exhaustivas, ya que puede complicarse en el 3 % o 4 % de los casos con la aparición de preclampsia (antes llamada toxemia del embarazo). Es importante consultar urgentemente con el médico si aparece edema en la cara y los dedos pasadas las 24 semanas de gestación. La preeclampsia se caracteriza por proteinuria (proteínas en la orina), la  que indica una alteración de los vasos sanguíneos. Pero las dietas no sirven; el tratamiento combina diversos medicamentos, entre ellos hipotensores, y reposo absoluto. (6)

Cinco consejos para consumir la cantidad adecuada de sal

  • No añadir sal a los platos antes de haberlos probado;
  • Durante el embarazo, utilizar sal yodada;
  • Limitar el consumo de sopas comerciales, alimentos muy salados, platos preparados, pizzas, tartas;
  • Limitar el consumo de queso y completar la aportación de calcio con leche y productos lácteos;
  • Consumir pan normal (no sin sal).

F. Doe
Fuentes :
1 - A.Martin et al. Apports Nutritionnels conseillés pour la population française. (Aportaciones nutricionales para la población francesa) Ed Lavoisier, 2000.
2 - Etude INCA 2 (Enquête Individuelle et Nationale des Consommations Alimentaires) (Estudio INCA 2. Encuesta Individual y Nacional de Consumos Alimentarios). 2007
3 - S. Saint-Léger, K. Rezig. Hypertension artérielle et grossesse.(Hipertensión arterial y embarazo) www.ledamed.org
4 - Etude EDEN : Etude sur les déterminants pré et postnatals du développement de la santé de l'enfant. INSERM, (Estudio EDEN. Estudio sobre los determinantes pre y posnatales del desarrollo de la salud del niño), 2007
5 - F. Galtier, J. Bringer. Poids et grossesse : avant, pendant, après.(Peso y embarazo: antes, durante, después) Cahiers de Nutrition et de Diététique, 38, 5 : 287-290. Octubre 2003.
6 - Hypertension artérielle et grossesse. (Hipertensión arterial y embarazo) Module de formation de la Faculté de Médecine de Strasbourg

Otros contenidos del dosier: Alimentación durante el embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test