Perfume y embarazo. ¿Cambio de fragancia?

Cuando el vientre comienza a crecer, los deseos cambian. Hay ganas de variar de perfume e, incluso, "de renunciar completamente a su uso", como señala la ginecóloga Anne-Marie Baudemain. Ante la alteración hormonal que se produce, las mujeres embarazadas a menudo reaccionan de manera similar. La afluencia de estrógeno, la hormona sexual femenina, provoca una hipersensibilidad olfativa. "Yo supe que estaba embarazada cuando mi sentido del olfato se duplicó", comenta Pilar. Lo cual no siempre es una buena noticia. "Ellas comienzan a oler notas en su perfume que no habían detectado antes. Y descubren que no les gustan", continúa la ginecóloga. Por otra parte, el aumento de la sudoración altera el comportamiento físico-químico del perfume, que lo hace virar". ¿Resultado? Poca seducción y en su lugar, náuseas o dolores de cabeza.

El papel de las emociones

La metamorfosis no se detiene allí. Si el cuerpo cambia, también lo hacen las emociones. "El embarazo es una etapa de la vida en la que la psiquis de la mujer se encuentra en primer plano", explica la ginecóloga. La nueva ecuación es así: olor= emoción = memoria. No solo Proust con sus magdalenas, sino también los científicos han estudiado el fenómeno de los olores en nuestra vida íntima. "El cerebro del olfato también llamado rinencéfalo es parte del sistema límbico y en este se asientan las emociones y el placer. Y a la inversa, el descontento", explica el biólogo Benoist Schaal del CNRS (Centre national de la recherche scientifique, de Francia). En otras palabras: dependiendo de que te sientas deprimida, vulnerable o plena, un perfume con bagaje emocional será percibido positiva o negativamente.

No renuncies a perfumarte

Los tiempos están cambiando. Y en vez de recurrir a los aguas de colonia de toda la vida, atrévete con nuevas fragancias. Si en el pasado el embarazo era un hándicap, ahora esperar un hijo es un signo de vitalidad. Las mujeres en la dulce espera muestran orgullosas sus vientres, los diseñadores crean modelos de avanzada para ellas y los perfumistas no se quedan atrás. En Francia, "un estudio muestra que el 57% de las mujeres embarazadas (o 450.000 al año) está satisfecha con el aroma de su piel o los olores sin carácter", señala Hervé Mateo, fundador de Fragrance Forward. "En un momento en que muchas mujeres sienten grandes dudas en cuanto a su seducción, el gesto de perfumarse puede tranquilizarlas". Él y su equipo han creado un mapa de las esencias capaces de crear un estado de bienestar en el cuerpo y la mente. Así, un toque de flores blancas como el jazmín, el muguete o el nenúfar es como abrir las ventanas al jardín después de la lluvia. Sin duda, un perfume para mujeres que aman lo natural.
En cambio las "mujeres que se sienten plenas y felices con su nueva imagen corporal", como precisa la psicoanalista Catherine Bergeret-Amselek en su libro Le Mystère des mères (El misterio de las madres), prefieren fragancias más fuertes, como limón, mandarina y  té verde.
 
Seas el tipo que seas de mujer embarazada, busca la fragancia que te haga oler, y sobre todo, sentir bien.
 
C. Maillard.

Otros contenidos del dosier: Belleza y embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Derechos de la mujer en el parto
Derechos de la mujer en el parto

La mujer es dueña de su propio cuerpo y, por tanto, tiene derecho a elegir de qué manera quiere dar a luz.

Padres en segundo plano
Parto: ¿hay que empujar?
¿Es bueno el pediatra de mi hijo?
Baja la fiebre de tu bebé sin medicinas
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test