Molestias en el embarazo: ¿cuándo hay que preocuparse?

Durante el embarazo, hay una tendencia general a preocuparse. A menudo es por nada, pero hay señales de que no deben dejar indiferente. Enumeramos las situaciones en las que hay que acudir a un médico:

El sangrado al principio del embarazo

Hay que consultar tan pronto como sea posible. El sangrado puede ser un signo de aborto involuntario pero también de un embarazo ectópico o una infección. El médico llevará a cabo un examen físico, controlará el volumen del útero, dosificará las hormonas beta HCG y realizará una ecografía. Esta puede mostrar, a partir de la quinta semana, la actividad cardiaca del embrión, lo cual es tranquilizador. 

Cuando se trata de un embarazo ectópico, el óvulo crece fuera del útero. Si se encuentra en una trompa debe operarse de emergencia.
Si el embarazo se interrumpe, el embrión se aspira o se expulsa con medicación. Cualquier otra causa de sangrado se puede tratar. La futura mamá tendrás que ser controlada más estrechamente durante algún tiempo.
Pero no hay que preocuparse indebidamente: los sangrados del primer trimestre son comunes (una mujer de cada cuatro), y el 50 % de las mujeres con sangrado temprano completa el embarazo.

Sangrado durante el segundo o tercer trimestre del embarazo

Hay que consultar rápidamente. El sangrado puede ser una amenaza de parto prematuro, lo que requiere tratamiento médico para detener las contracciones. Puede ser debido a la placenta previa: la placenta se inserta muy abajo, cerca del cuello uterino. La ecografía permite confirmar el diagnóstico. El embarazo puede continuar pero en algunos casos el médico ordenará reposo. Por último, al final del embarazo, si el sangrado se produce con las contracciones, puede tratarse de un hematoma retroplacentario, lo que requiere cesárea de emergencia.

Contracciones

Las contracciones se sienten como una tensión en la pelvis, con un endurecimiento del útero. Aisladas, de 10 a 20 contracciones por día, son normales durante el embarazo. Pero si van acompañadas de sangrado o pérdidas hay que consultar sin demora. Si se convierten en regulares y dolorosas son también preocupantes ya que puede tratarse de una amenaza de parto prematuro. El médico lo averiguará examinando el cuello uterino.

Aumento excesivo de peso

Al final del segundo trimestre, engordar más de dos kilos en una semana es una señal de advertencia. Si se acompaña de edema y alta tensión puede tratarse de eclampsia. La eclampsia se manifiesta por severo dolor de cabeza, náuseas, vómitos y dolor en el estómago y debe considerarse una emergencia.

Pérdida de líquido

Se debe consultar rápidamente. Puede ser una pérdida de líquido amniótico en un cuadro de ruptura prematura de las membranas. Si se presenta temprano, antes de las 24 semanas de embarazo, es muy mala señal. Más adelante habrá un alto riesgo de parto prematuro y de infección del feto. 

El bebé no se mueve

A partir del cuarto o quinto mes de embarazo se sentirán los movimientos del bebé. A final del embarazo estos cambian porque el bebé normal ya no tiene mucho espacio para moverse. Pero si los movimientos disminuyen o cesan repentinamente se debe consultar con el médico para asegurarse con una ecografía de que todo va bien.

Las náuseas y los vómitos

Son comunes  e incluso unos de los primeros signos de embarazo. Desaparecen después del primer trimestre. Mientras tanto, evitar las comidas pesadas e indigestas.Los vómitos en el segundo o tercer trimestre de embarazo pueden ser preocupantes, por lo que hay que consultar con el médico.

Trastornos menores

Además de las náuseas, la hipoglucemia es común en la madre. Es posible experimentar mareos o falta de aire. Si estos síntomas son moderados no deberían preocupar.

Comezón

Algunas mujeres durante el embarazo sienten picazón severa. Es importante hidratar la piel y usar jabones ácidos. Si la comezón se vuelve insoportable, un dermatólogo puede recetar un tratamiento.

Dolor de muelas

Durante el embarazo aumentan las probabilidades de padecer de caries. ¿Ves al dentista regularmente?

Dolor de espalda

El dolor de espalda es común porque el cuerpo debe cambiar su equilibrio y adaptarse al desplazamiento del centro de gravedad. Además, los cambios hormonales causan una relajación de los ligamentos, lo que contribuye al dolor. No es para preocuparse pero si el dolor es muy intenso hay que hablar con el médico. Hay que continuar con el ejercicio físico, sobre todo, la natación. Acuéstate con regularidad y no dudes en dormir una siesta.

Piernas pesadas

Al final del embarazo es común sentir las piernas pesadas. El bebé presiona sobre la vena cava, lo que dificulta el retorno venoso. Por la noche hay que tratar de dormir del lado izquierdo. Si hay propensión a las varices no hay que dudar en usar medias especiales durante este período. 

Micción frecuente

La nueva posición del útero y los cambios hormonales favorecen la micción frecuente. Hacia el final del embarazo el bebé se apoya sobre la vejiga. Esto no es alarmante, pero sí es incómodo. Si al orinar hay sensación de quemazón, podría ser por una infección urinaria que deberá tratarse.

Micción frecuente

La nueva posición del útero y los cambios hormonales favorecen la micción frecuente. Hacia el final del embarazo el bebé se apoya sobre la vejiga. Esto no es alarmante, pero sí es incómodo. Si al orinar hay sensación de quemazón, podría ser por una infección urinaria que deberá tratarse.

Ardor de estómago

El estómago arde porque la digestión es más lenta. Hay que tratar de fraccionar las comidas, lo que puede ser suficiente para arreglar las cosas.

Salivación excesiva

Salivar en exceso les sucede a algunas mujeres, pero no se sabe por qué. No existe un tratamiento específico y desaparece al final del embarazo.

Calambres

Los calambres suelen dar por la noche, especialmente en las piernas y los pies. Si son demasiado frecuentes, el médico puede prescribir calcio o vitaminas.

Acné

Sí, el acné puede volver a aparecer durante los cambios hormonales. Por supuesto, sólo se utilizará un tratamiento local, porque los otros están contraindicados en las mujeres embarazadas.

En todos los casos...

Pensar en el bebé antes de tomar cualquier medicamento y preguntarle al médico antes de hacerlo.

Dra. C. Bouchet

Otros contenidos del dosier: Complicaciones durante el embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Bebé y verano: errores a evitar
Bebé y verano: errores a evitar

El verano es sinónimo de calor y, en la mayoría de casos, de calor fuerte e intenso. Y precisamente porque los más...

Beneficios de hablar al bebé
Conoce beneficios del baño de sol para tu bebé
Embarazo: sobrellevar el calor
Cuida tus pezones durante la lactancia
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test