10 frases que una mujer embarazada no quiere oír

1. «No engordes mucho, que luego no podrás bajar de peso»

El peso de las embarazadas se somete a control médico desde hace años. La recomendación general de los facultativos establece no engordar más de unos 12 kilos. ¡Se trata de comer el doble de bien, no solo el doble!

La idea de que hay que comer por dos está más que desfasada. No obstante, cada mujer y cada embarazo son diferentes. Si bien es normal controlar el peso para cuidar de nuestra salud (y la del bebé), tampoco hay que obsesionarse. Razona y no te disgustes: no debes ofenderte demasiado por un comentario así, pues carece de importancia.

2. «Las molestias del embarazo no son nada comparadas con el parto»

Las que ya han pasado por un embarazo no dudan en contarte sus recuerdos (y no siempre escogen los mejores). Es recomendable conocer las posibles consecuencias del embarazo, como el incremento de las ganas de ir al baño, las hemorroides y ciertos problemas cutáneos, ya que son síntomas más o menos frecuentes en embarazadas, aunque no todas los padecen. En cualquier caso, consulta siempre al médico para que te atienda y responda a tus dudas. Lo mejor es evitar las conversaciones sobre el tema y huir de esas «amigas» que te relatan su parto como si de una película de terror se tratara, aderezada con detalles más o menos fantasiosos.

3. «¿Te has quedado embarazada de gemelos de forma natural o ha sido fecundación in vitro?»

Es cierto que la fecundación in vitro aumenta las probabilidades de embarazo múltiple. Sin embargo, hayas recurrido o no a la fecundación artificial, la pregunta es muy indiscreta y no tienes por qué dar explicaciones, a menos que desees hablar de tus posibles dificultades por quedarte embarazada. Aunque, en principio, la pregunta no lleva mala intención, sí es muestra de una gran curiosidad y puede incomodarte. Si es así, simplemente contesta que no quieres hablar de tu vida privada.

4. «¡Qué contento estará tu marido/novio con ese pecho!»

Uno de los primeros signos del embarazo es el aumento de mamas, con el que quedan encantadas muchas mujeres con poco pecho. Y sus parejas, también. Sin embargo, que una persona ajena deje caer el tema puede resultar muy incómodo, ya que está indirectamente relacionado con tu vida sexual. La mejor reacción a esta frase es salirse por peteneras con humor, quitándole hierro.

5. «Estando embarazada, olvídate de darte cualquier gusto (deporte, dulces, alcohol…)»

Durante el embarazo hay que cumplir ciertas restricciones, que tienen como único objetivo preservar la salud de la madre y la del bebé. Esos meses sin beber, sin dulces, etcétera, transcurren rápido. Intenta vivirlos de forma positiva. El embarazo no es una enfermedad, sino un estado transitorio que proporciona múltiples alegrías, sobre todo si te centras en tu futuro bebé.

6. «¿Quieres tenerlo?»

A esta pregunta solo se puede contestar con humor, sobre todo cuando ya se te nota la barriga. Importante: decidas lo que decidas, no tienes que justificarte. Se trata de una importante elección que solo os incumbe a ti y a tu pareja. Por otro lado, no dudes en pedirle un poco de discreción y delicadeza a la persona que te pregunta.

7. «Te vistas como te vistas, con ese barrigón pareces un espantajo»

Estar embarazada no significa vestir prendas amorfas, tristes y sin atractivo. Se acabaron los tiempos en los que las embarazadas se enfundaban vestidos cómodos, pero anchones y de extrañas formas. Aunque tengas un «barrigón», existe una gran variedad de prendas para estar guapa. Además, puedes combinarlas con accesorios y probar colores llamativos. ¡Le sentará requetebién a tu estado de ánimo! Si todavía no te convence la idea, echa un vistazo a la moda premamá. También existen vestidos de gala para embarazadas. Sobra y basta para cerrar el pico a las lenguas viperinas.

8. «¿Es el último o vais a ir a por otro?»

Es otra pregunta muy indiscreta a la que los futuros padres no suelen saber qué responder. Aunque la pareja tenga ya una idea de cuántos hijos tener, una familia se construye paulatinamente. Por eso, en algunos casos, a pesar de haber alcanzado el número ideal de hijos, apetece «ir a por otro». En otros, por diferentes razones (embarazo difícil, problemas de pareja, incidencias laborales o económicas, etcétera) la pareja puede decidir no aumentar la familia. Decide tú misma si quieres responder seriamente («sí», «no», «no sabemos») o con humor.

9. «Después de los 35 años es peligrosísimo quedarse embarazada»

Es un hecho que cada vez se producen más embarazos en mujeres mayores de 35 años, por diferentes razones: el trabajo de ella, necesidad de estabilidad material antes de ser padres, tratamientos o intervenciones antes de tener hijos, etcétera. El personal médico supervisa muy de cerca los embarazos tardíos, y los avances en prevención y detección de incidencias permiten experimentar un embarazo con total tranquilidad aun pasados los 35 años. Además, la madurez de la edad hace que el embarazo se viva plenamente y de otra forma. Puedes aducir todos estos argumentos si te apetece debatir sobre la cuestión con quien te alerte. O también puedes tranquilizarlo informándolo de que te encuentras estupendamente.

10. «¿No has pensado en tu trabajo?»

A pesar de los avances en igualdad de sexos en el mundo laboral, siguen arraigadas algunas ideas sobre las consecuencias de la maternidad en el plano profesional. «Una madre no dispone de tanto tiempo para trabajar, cumplir con su horario o hacer viajes de trabajo…». En las empresas todavía es corriente oír ideas así. O, hipócritamente, se piensan pero no se expresan claramente. Entre una embarazada y un hombre soltero candidatos a un ascenso a un puesto que requiera frecuentes desplazamientos, ya sabemos a quién suelen elegir…

Con frecuencia, tener un hijo implica dejar de lado nuestra vida profesional por unos meses, lo que no significa que vayamos a dar al traste con ella. Claro que has reflexionado sobre las consecuencias de tu maternidad en el trabajo, pero con organización y un poco de ayuda no tienes por qué ser incapaz de conciliar trabajo y familia. Mantén tu nivel de confianza y no dudes en acercarte a redes profesionales femeninas en caso necesario.

M. Morizot

Otros contenidos del dosier: Embarazo: Cómo lo vive mi familia

Comentarios

Artículos destacados

8 posturas para dar el pecho
8 posturas para dar el pecho

¿Has elegido dar el pecho a tu bebé? Descubre las distintas posturas y las normas básicas para darle de mamar...

Aprende a darle un baño seguro a tu bebé
Cómo decorar una habitación infantil
¿Qué debe saber tu hijo si se pierde?
Tips para estar guapa durante el embarazo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test