Diferentes embarazos múltiples: distintos seguimientos

Durante el primer trimestre es preciso determinar si el embarazo gemelar es bicorial o monocorial,  puesto que ello permitirá adaptar el seguimiento a un embarazo más o menos de riesgo.

Gemelos dicigóticos, los más frecuentes

Los embarazos dicigóticos representan más de dos tercios de los embarazos múltiples. Los mellizos son el resultado de dos espermatozoides que fecundan dos óvulos distintos, en la mayoría de los casos en una misma relación sexual, aunque no siempre. Determinados científicos atribuyen las diferencias en el desarrollo intrauterino de los mellizos a que su concepción tiene lugar con varios días de diferencia. Algunos consideran, incluso, que esa diferencia puede alcanzar un mes, dado que el primer embarazo no bloquea el funcionamiento de los ovarios. Por el momento, no hay pruebas de ello.

En los casos de embarazo gemelar dicigótico, ambos embriones se desarrollan por separado. Cada uno dispone de su propio saco amniótico y su propia placenta, es decir, no hay comunicación entre ellos. Se denomina embarazo bicorial (2 placentas) y biamniótico (2 sacos amnióticos).

Embarazo monocigótico: ¿mono o bicorial?

Los embarazos monocigóticos, que corresponden a un óvulo fecundado dividido, representan un tercio de los embarazos gemelares. Se dividen en embarazos monocoriales (una sola placenta para ambos fetos) o bicoriales (2 placentas); monoamnióticos (un saco amniótico) o biamnióticos (2 sacos amnióticos), en función de la fecha de división del cigoto tras la fecundación, a saber:

  • Antes de 4 días: embarazo bicorial (2 placentas), biambiótico (2 sacos amnióticos). Representan un tercio de los embarazos monocigóticos.
  • Entre 4 y 8 días: embarazo monocorial (1 placenta para ambos fetos), biamniótico (2 sacos amnióticos). Representan dos tercios de los embarazos monocigóticos.
  • Entre 8 y 13 días: embarazo monocorial (1 placenta) monoamniótico (1 saco amniótico). Los casos de embarazo monoamniótico son muy aislados (menos de un 1 % de los embarazos monocigóticos).
  • Después de 13 días: siameses, que representan 1 de cada 90.000 embarazos.

Por consiguiente, el 80 % de los embarazos múltiples son bicoriales y el 20 % monocoriales. Estos últimos son los embarazos con mayor riesgo de presentar complicaciones, como el crecimiento intrauterino retardado, la muerte fetal, etc. El 30 % de dichos embarazos cursan con complicaciones graves.

Identificar el tipo de corionicidad antes de los 3 meses

«La cuestión esencial es la de la corionicidad (número de placentas): si los embriones comparten la placenta, se producen anastomosis vasculares interfetales», indica el Dr. Laurent Salomon, de la unidad de maternidad del hospital Necker Brune (París). ¿Por qué? A veces la placenta compartida plantea problemas en las comunicaciones vasculares, por lo que, en un embarazo monocorial biamniótico, uno de los gemelos puede recibir un mayor volumen de sangre que el otro. El feto «receptor» corre el riesgo de recibir demasiada sangre y desarrollar una insuficiencia cardiaca, mientras que el feto «donante» no recibe sangre suficiente, y ello puede provocarle una anemia y una hipotrofia (crecimiento retardado). En dicho caso, se realiza una intervención intraútero (coagulación fetoscópica láser de las comunicaciones vasculares). Otros riesgos que puede causar este tipo de embarazo son el reparto placentario desigual y la incidencia elevada de malformaciones.

«Por lo tanto, hay que identificar el tipo de corionicidad al realizar la primera ecografía a las 12 semanas», afirma el Dr. Salomon. Si se trata de un embarazo bicorial, el seguimiento clínico y biológico tendrá carácter mensual. En los casos de embarazo monocorial, las visitas deberán realizarse cada dos meses. Tras la confirmación del diagnóstico, los casos de embarazo gemelar monocorial deben derivarse a un centro de referencia.

A-S. Glover-Bondeau

Otros contenidos del dosier: Embarazos especiales y de riesgo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test