Hiperémesis gravídica: cuando las náuseas del embarazo se vuelven severas

Se pueden adoptar ciertas medidas higiénico-dietéticas y tomar medicamentos antieméticos que permiten aliviar a las futuras mamás que sufren hiperémesis gravídica. Los casos más severos, cuando la vida de la embarazada y la del feto se ve amenazada, exigen una hospitalización inmediata. 

¿Qué es la hiperémesis gravídica?

Alrededor del 30% de las mujeres embarazadas sufre náuseas, sobre todo por la mañana y casi siempre durante el primer trimestre de embarazo. Estas náuseas son, sin lugar a dudas, incómodas, pero no tienen nada que ver con las náuseas que sufren las mujeres con hiperémesis gravídica. “Se utiliza el término de vómitos irreprimibles o hiperémesis gravídica cuando una mujer embarazada tiene náuseas o trastornos alimentarios relacionados con el embarazo y se registra una pérdida de peso; al menos un 5% menos que el peso inicial”, explica el profesor Philippe Deruelle, ginecólogo.

En realidad, se trata de un fenómeno extraño, que afecta al 1% de los embarazos actuales (antes era mucho más frecuente, pero no se ha descubierto por qué ha disminuido). Estos vómitos irreprimibles empiezan entre la 4ª y 8ª semana de amenorrea y, en la mayoría de casos, desaparecen cuando acaba el primer trimestre de embarazo. Solo un pequeño número de mujeres sufre estos vómitos durante todo el embarazo. Los síntomas pueden llegar a provocar una deshidratación además de problemas iónicos (pérdida de sal, cloro, potasio…) en la futura mamá.

Además, las mujeres que no cogen suficiente peso durante el embarazo (menos de 7 kg) están expuestas a varios riesgos: diabetes gestacional, parto prematuro y cesárea. “Si la pérdida de peso es importante, el bebé puede nacer con muy poco peso”, añade nuestro especialista. Según un estudio francés, el riesgo de retraso en el crecimiento intrauterino también sería mayor*.

Sin embargo, en la mayoría de casos, esta enfermedad es muy molesta pero benigna, siempre y cuando se coja a tiempo y se trate”, asegura el ginecólogo. Y a partir del momento en que los vómitos desaparecen, el embarazo deja de considerarse de riesgo. 

Causas de la hiperémesis gravídica

Varios factores podrían explicar estos vómitos severos durante el embarazo. Para empezar, existe una explicación fisiopatológica. “Las mujeres afectadas son más susceptibles a las hormonas del embarazo, en su caso más elevados, sobre todo a la beta-hCG (hormona gonadotropina coriónica)”, informa el profesor Deruelle. También existen casos familiares (en este caso la enfermedad se transmite de madres a hijas) en los que se ha demostrado una anomalía en los receptores de beta-hCG.

Por otro lado, varios estudios han demostrado una predisposición a la aparición de vómitos severos: la etnia (las mujeres de raza negra tienen más posibilidades de sufrirla que las caucásicas), un peso un poco elevado antes del embarazo, el hecho de ser nulípara o tener antecedentes de hiperémesis gravídica en un embarazo anterior. “El sexo del bebé también juega un papel importante cuando hay una susceptibilidad individual. Y es que se ha demostrado que hay más casos de hiperémesis gravídica cuando la futura mamá está embarazada de una niña”, subraya el ginecólogo, que explica este fenómeno por una producción de hormonas más importante cuando el feto es una niña.

Por último, los componentes psicológicos también podrían explicar estos vómitos severos. “Aquí, en Europa, no suele ser un componente a tener en cuenta, ya que apenas se registran embarazos no deseados, pero lo cierto es que este factor sí debe tenerse en cuenta en países en los que los embarazos no deseados son muy frecuentes”, explica el profesor Deruelle. 

Hiperémesis gravídica: ¿cuál es el tratamiento?

El tratamiento de estos vómitos se basa, sobre todo, en seguir unas reglas higiénico-dietéticas parecidas a las que se aconsejan para las náuseas “típicas” del embarazo:

  • Comer pequeñas cantidades, elegir alimentos líquidos que se ingieren rápido y sin problema y sin un sabor demasiado pronunciado. “Es muy importante intentar comer algo por la mañana, ya que ayunar produce cuerpos cetónicos que favorecen los vómitos”, explica el profesor Deruelle.
  • También se aconseja comer un poco de pan antes de irse a dormir.
  • Si no pasa nada, bebe alguna bebida azucarada, ya que así el cuerpo retendrá un poco de azúcar y acumulará glucosa.
  • No te olvides de descansar todo lo que puedas, ya que el cansancio agrava las náuseas y los vómitos.
  • Cuando los consejos dietéticos no son suficiente, se suelen recetar medicamentos antieméticos (para evitar los vómitos). “La respuesta puede variar según la paciente: para algunas mujeres, los antieméticos básicos bastan para aliviar los vómitos mientras que otras tienen que utilizar antieméticos muy fuertes, los mismos que se recetan para sobrellevar una quimioterapia”, comenta el experto. Si la paciente sigue teniendo náuseas, existe una última solución: ser hospitalizadas y recibir neurolépticos, que frenan los vómitos por un mecanismo central. “Llegados a este límite, hay que andarse con cuidado, ya que los medicamentos podrían ser peligrosos para el feto”, subraya el ginecólogo.

Cuando la pérdida de peso es superior al 10% del peso inicial, la futura mamá debe ser hospitalizada. El tratamiento es claro: hidratación por vía venosa y alimentación oral hasta que los vómitos hayan cesado y la paciente empiece a recuperar algo de peso.

A. S. Glover-Bondeau

Fuentes:

  • Entrevista al profesor Deruelle, martes 23 de junio de 2015
  • Marion Bouteleux, Vómitos irreprimibles durante el primer trimestre de embarazo, estudio retrospectivo de varios centros a 10 años, sobre 130 casos, diploma de comadrona, promoción de 2009, Hospital Universitario de Rouen. 

TE RECOMENDAMOS:

¿Vómitos y náuseas?

Náuseas y vómito, ¿cuándo y por qué ocurren?

Qué tomar si hay náuseas

Otros contenidos del dosier: Molestias del embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cómo escoger el cochecito del bebé
Cómo escoger el cochecito del bebé

Para salir con tu bebé, necesitas un carrito. A cada modo de vida (largos paseos, uso de transporte público…) le...

Siembra vaginal: ¿peligrosa para el bebé?
Las complicaciones en el parto
¿Por qué el primer parto se suele retrasar?
Afrontar una cesárea programada
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test