Baby-shower: manual de uso

Una tradición estadounidense

La expresión baby-shower es de origen anglosajón y significa, literalmente, “ducha de bebé”, en el sentido de que éste recibe muchos regalos. Esta fiesta es similar a la despedida de soltera, que en Estados Unidos, de hecho, se llama “bridal shower”. La idea de esta fiesta es que la futura mamá se reúna con sus amigas para exorcizar angustias y recibir consejos de las que ya han sido madres.
A menudo, son las amigas las que la organizan. Y aunque al principio sólo se hacía con motivo del primer bebé, ahora se hace con cada nuevo embarazo; de hecho, existen baby-showers para adopciones.

Aspectos prácticos

La fiesta tiene lugar un mes antes de la fecha de parto. La tradición es formal: sólo las amigas están invitadas y la futura mamá no puede estar acompañada de su pareja. Aunque en principio es una reunión sólo de mujeres, la costumbre se ha flexibilizado en los últimos años.
En Estados Unidos suelen organizarse juegos en torno a la llegada del bebé: adivinar la fecha de su nacimiento o la talla de cintura de la mamá, probar potitos sin etiqueta, evaluar la rapidez para cambiar pañales practicando con un muñeco… En fin, todo es cuestión de darle rienda suelta a la imaginación. También es posible elegir una baby-shower temática. En cualquier caso, es importante no olvidar el menú: bebidas calientes, frías, aperitivos, dulces, etc.

¿Qué regalos para el futuro bebé?

Además de la reunión de amigas, el concepto baby-shower incluye la entrega de regalos tanto para la mamá como para el bebé. Para evitar duplicidades y poder precisar lo que necesitas, en algunas tiendas puedes crear una lista de regalos. También, claro está, puedes dejar que sean tus amigas quienes tomen la iniciativa y se encarguen de todo.
Es frecuente que la baby-shower sirva más bien para hacer regalos menos útiles y lúdicos, ya que los que afectan a la llegada del bebé se regalan una vez que ha nacido. Pero todo está permitido en tanto en cuanto dé alegría.
En fin, no olvides que lo esencial es reunirse y pasar un buen rato. Los regalos no son una obligación. De hecho, puedes decidir que no quieres recibir ninguno. A cambio, puedes organizar un trueque de ropa, juguetes o accesorios.
¡Feliz baby-shower!
L. Asana

Otros contenidos del dosier: Preparar la llegada del bebé

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test