Sexo y embarazo: las dudas del futuro papá

Mario: ¿No es arriesgado mantener relaciones sexuales, peligroso para ella o el bebé?

Todo depende. Cuando se trata de un embarazo normal no hay ninguna contraindicación, todo lo contrario, puesto que la sexualidad forma parte de la armonía de la pareja hasta el último día: ¡la penetración no provoca ningún dolor específico y no molesta en absoluto al bebé! En algunos casos, más complicados desde un punto de vista médico, el ginecólogo puede prescribir a la mujer embarazada «reposo» absoluto... y desaconsejarle que mantenga relaciones sexuales. Entonces, hay que contentarse con los mimos y la ternura, sin penetración (teniendo en cuenta que el orgasmo femenino puede provocar contracciones uterinas, sobre todo al final del embarazo).

¡Pero hay muchas cosas que descubrir!

David: me sigue apeteciendo muchísimo hacer el amor con ella, ¡pero la veo tan delicada! No sé cómo hacerle el amor, creo que me da un poco de miedo...

Mientras su vientre no sea demasiado prominente, puedes seguir «haciendo lo mismo de siempre», evitando, por si acaso, practicar nuevas acrobacias. Más tarde, cuando el vientre se vuelva más voluminoso, ciertamente algunas posturas resultarán casi imposibles. Tendrás que conformarte con posiciones más relajadas, que no le hagan daño en los senos, el vientre o la espalda: ella sentada sobre ti, ella a cuatro patas, los dos de costado, tú detrás de ella... No es que suponga mucha actividad, ¡pero no está tan mal!

Antonio: Está irreconocible, ella, que suele ser bastante reservada, tiene todo el tiempo ganas de hacer el amor y ¡«se pone manos a la obra» cada noche!

Nada fuera de lo normal: pasados los tres primeros meses, a veces complicados (náuseas, sueño, dolor de senos), el segundo trimestre suele ser un período muy agradable del embarazo. La mujer embarazada se siente deseable y sexy, sus senos son más voluminosos, pero aún no ha ganado mucho peso y está menos cansada... y sus hormonas, que están completamente alteradas, suelen despertar en ella un verdadero instinto sexual... ¡Aprovéchalo!

Eduardo: No tengo ganas de hacerlo con ella, y ¡cuanto más avanza el embarazo, peor!

Algunos hombres experimentan grandes dificultades para imaginarse a su compañera en su nuevo papel de madre, la que hasta entonces no había sido más que su amante. También puede «desconcertarles» ese nuevo cuerpo desconocido y lo que le sucede. Su cuerpo y sus cambios (es verdad que suelen ser bastante espectaculares) los dejan indiferentes, incluso les provocan un poco de rechazo, aprensión. ¿Qué hacer? No te sientas culpable, no te fuerces, pero tampoco te alejes, si no, puedes hacer sufrir a tu pareja, hacer que sea infeliz o que te guarde rencor. Mímala, sé tierno y mantente próximo a ella, lo más seguro es que vuelva tu apetito sexual. Si no, después del parto podrás recuperar el tiempo perdido, ¡ayudándola a recuperar lo antes posible esa silueta que te volvía loco! Consuélate, el 50 % de las parejas dejan de mantener relaciones sexuales por completo a lo largo del embarazo*.

I. Delaleu

Otros contenidos del dosier: Sexualidad y embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Las complicaciones en el parto
Las complicaciones en el parto

Tener un parto difícil, con un trabajo de parto prolongado y que requiera la intervención médica es uno de los mayores...

¿Por qué el primer parto se suele retrasar?
Afrontar una cesárea programada
Azul serenity para la habitación del bebé
Habitaciones infantiles en tonos pastel
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test