Embarazo y placeres solitarios: ¿Cuáles son los riesgos?

En el segundo trimestre, las náuseas tienden a desaparecer, la idea de ser madre se integra poco a poco y el deseo femenino a menudo se dispara. La masturbación femenina crea, sin embargo, dudas y preguntas...

La disminución del deseo masculino

Los médicos lo dicen: el sexo es posible durante todo el embarazo. Obviamente, es necesario que ambas partes estén de acuerdo. Ver a su pareja embarazada puede frenar el deseo de algunos hombres. "Si hay un bloqueo este no suele ser porque las mujeres aumentan de peso. Detrás de esta razón que esgrimen muchos hombres a menudo se esconde el temor de tocar a la mujer en su condición de futura  madre," dice el doctor Sylvain Mimoun, andrólogo, ginecólogo y especialista en medicina psicosomática.
En general, la diminución del deseo masculino o femenino (entre otras razones  debido a las náuseas, la fatiga o la molestia física) no es dramática si es temporal y la comunicación sigue siendo fluida. Si la situación continua bloqueada, un psicólogo o terapeuta sexual puede ser un apoyo útil para la pareja. En general, la situación se normaliza después del parto.
Pase lo que pase, estar embarazada no tiene por qué impedir el placer, ni con tu pareja ni a solas.

Vibradores: ¿Un peligro para el bebé?

Para los amantes del placer en solitario, se plantea la cuestión de la utilización de un vibromasajeador. ¿Su uso está indicado en las mujeres embarazadas? ¿Hay un riesgo para el bebé? En primer lugar, hay que recordar que hay diferentes tipos de vibraciones. Las vibraciones que se sienten en un coche, por ejemplo, no son comparables a las de un juguete sexual.
"En un coche, la posición de sentada asociada a la vibración del camino puede, en un viaje largo, comprimir el útero y generar contracciones, pero la estimulación del clítoris con un vibrador en posición acostada, no tiene ningún riesgo", asegura el doctor Mimoun.

Vibradores: Los que hay que evitar

Si bien es posible utilizar un vibrador externamente (estimulación del clítoris) en todas las etapas del embarazo, se debe tener cuidado en caso de uso interno (estimulación vaginal). "Se debe evitar el uso de un vibrador con rotaciones ya que estas pueden ejercer presión sobre el cuello del útero. Un simple movimiento de ida y vuelta, sin vibración, normalmente es suficiente para desencadenar un orgasmo vaginal", añade el ginecólogo. En cualquier caso, se debe lavar muy bien el vibrador antes y después del uso para evitar infecciones.
Debes saber también que diversos estudios indican que los ftalatos presentes en los juguetes sexuales podrían dañar al feto, particularmente si es de sexo masculino. En Dinamarca, la Agencia de Medioambiente concluyó que las mujeres embarazadas o que estén dando el pecho a sus bebés no deben utilizar juguetes sexuales fabricados con ftalatos. No dudes en consultar con tu ginecólogo e informarte de los compuestos químicos que se encuentran en tu vibrador para asegurarte el disfrute sexual sin riesgos.
D. Bourdet - Estela Estrada
Fuentes: IceNews

Otros contenidos del dosier: Sexualidad y embarazo

Comentarios

Artículos destacados

El vínculo maternofilial tras el parto
El vínculo maternofilial tras el parto

¡Una no nace sabiendo ser madre! Por eso, a veces el vínculo con el bebé tarda en establecerse. ¿Cuál es la causa del...

Concebir gemelos: ¿de qué depende?
¿Qué es la hiperémesis gravídica?
Pedagogía Pikler: autonomía de bebés
Girar al bebé antes del parto
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test