Alumbramiento

El alumbramiento natural.

Tras el nacimiento del bebé, prosiguen las contracciones uterinas. Bajo su influencia, la placenta se desprende del útero y es expulsada a través de la vagina, ya sea por el efecto de los esfuerzos de la madre, ya sea gracias a una presión ejercida en el fondo del útero por la comadrona o el ginecólogo. El médico comprueba cuidadosamente la integridad de la placenta y de las membranas, para asegurarse de que el útero vacío puede retraerse sin obstáculos. Los sangrados, que habían aumentado,se reducen al mínimo.

El alumbramiento artificial.

En caso de sangrados importantes antes del alumbramiento o si la placenta no se despende media hora después del nacimiento del bebé, el médico practica un alumbramiento artificial. El riesgo de hemorragia puede hacer, además, que algunos ginecólogos no esperen más de 15 minutos después del parto.
El alumbramiento artificial tiene lugar bajo anestesia locorregional (epidural) o general. El ginecólogo introduce la mano en la vagina y luego en el útero para desprender la placenta y extraerla. Esta acción va seguida de una revisión uterina: el médico vuelve a explorar con una mano todas las caras del útero para comprobar que esté completamente vacío.

Otros contenidos del dosier: Enciclopedia del embarazo

Comentarios

Artículos destacados

El vínculo maternofilial tras el parto
El vínculo maternofilial tras el parto

¡Una no nace sabiendo ser madre! Por eso, a veces el vínculo con el bebé tarda en establecerse. ¿Cuál es la causa del...

Concebir gemelos: ¿de qué depende?
¿Qué es la hiperémesis gravídica?
Pedagogía Pikler: autonomía de bebés
Girar al bebé antes del parto
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test