Cefalohematoma

El cefalohematoma, relativamente frecuente, también puede aparecer después de un parto normal, e incluso tras un nacimiento por cesárea. Se diagnostica unas horas después del nacimiento. La tumefacción se encuentra sobre la bóveda craneana, está bien limitada por las suturas óseas y crece progresivamente para alcanzar su máximo hacia el décimo día; normalmente se localiza en un lado del cráneo.
Si no es indicio de una lesión subyacente más importante (fractura del cráneo, hematoma intracerebral), un cefalohematoma es un accidente benigno, que se deshace progresivamente sin dejar secuelas. La resorción de la sangre contenida en el bulto puede, no obstante, provocar una ictericia que requiera una atención específica. En estos pocos casos, la protuberancia se calcifica y permanece en el cráneo de forma definitiva.
No es necesario ningún tratamiento, salvo calmantes si el bebé muestra malestar.

Otros contenidos del dosier: Enciclopedia del embarazo

Comentarios

Artículos destacados

Cosméticos básicos para el bebé
Cosméticos básicos para el bebé

La piel de los bebés es muy distinta a la de los adultos, lo que hace que sea imprescindible aplicarle unos cuidados...

El suelo pélvico tras el parto
Guía Doctissimo de los pañales
Malformaciones ginecológicas: ¿afectan al embarazo?
Pérdida de un bebé: cómo superarlo
¿Qué tipo de padre será tu pareja?

Valorando algunos comportamientos de tu pareja sabrás si será buen padre. Si los resultados de este test no son positivos,...

Hacer otros Test